Reemplazan a los equipos de calentamiento indirecto

Tecnoheater avanza en un nuevo concepto de calentadores para la actividad petrolera

La empresa creada por Meip Ingeniería completó una línea de equipos eléctricos diseñados específicamente para tareas en boca de pozo, refinerías y baterías que no requieren mantenimiento y mejoran el desempeño de sus pares importados. Eso explica que hoy lidere las ventas de calentadores dentro de la industria petrolera y que tenga previsto exportar.

En 2014, los responsables de Meip Ingeniería decidieron crear una empresa paralela que desarrollará exclusivamente calentadores de alta especificidad para boca de pozo, refinerías y baterías que hasta entonces debían importarse desde Estados Unidos. Se trata de Tecnoheater, un emprendimiento que no sólo le permitió a la compañía ampliar su porfolio de negocios sino además sustituir importaciones por muchos miles de dólares.

“Mejoramos los productos que hasta ese momento se importaban desde Estados Unidos y los personalizamos a fin de darles a los clientes exactamente lo que necesitan para cada yacimiento. Antes, YPF o PAE compraban esos equipos estandarizados de fábrica y en ocasiones no funcionaban con cierto tipo de petróleo. Determinamos cuáles eran los apropiados para Manantiales Behr (Chubut), Llancanelo (Mendoza) y Loma Cam-pana (Neuquén), entre otros, por lo que hoy nos compran a nosotros”, comenta Horacio Pino, directivo de Meip Ingeniería, la empresa madre fundada en 1974. En efecto, en el caso de Llancanelo el petróleo es muy pesado, por lo que requiere más tiempo de calentamiento para poder fluir, mientras que en Neuquén tiene mucha parafina, la cual se solidifica a los 30 grados. “Se trata de equipos distintos que se diseñan como un traje a medida y por eso funcionan perfectamente. Y además no requieren mantenimiento. De hecho, en Llancanelo pusimos un prototipo diseñado específicamente que se armó a los seis meses y estaba intacto”, ilustra el directivo. 

Pino // “Mejoramos los calentadores que hasta hace poco se importaban desde Estados Unidos y los personalizamos a fin de darles a los clientes exactamente lo que necesitan para cada yacimiento”

Nuevo paradigma

A decir de Pino, los calentadores de Tecnoheater mejoran a los importados desde EEUU. en dos aspectos: la alta especificidad y la capacidad para usarse como reemplazo del calentador indirecto, que tiene mucho mantenimiento y por ende un costo muy elevado.  “El mercado local está más acostumbrado al calentamiento indirecto, por lo que no es fácil imponer este nuevo concepto. Sin embargo, aquellas empresas que lo han visto funcionar y pudieron comprobar que no necesita mantenimiento lo han adoptado por todas las ventajas operativas que ofrece. Ahora estamos desarrollando un nuevo producto específicamente para desparafinar pozos de petróleo en Loma Campana que reemplaza en parte el uso de químicos, hot water y hot oil, disminuyendo los costos operativos”, adelanta el directivo. “Se trata de una verdadera innovación en una Argentina que atraviesa una época de crisis y bajos precios del petróleo. Y las innovaciones con creatividad, trabajo y más trabajo en equipo es lo que permite crecer a una empresa”, completa. 

Pino // “Se trata de equipos que se diseñan como un traje a medida, por lo que funcionan perfectamente,
y además no requieren mantenimiento”

Pioneros

Según la visión del titular de Meip, con todos los pozos nuevos que hay en Vaca Muerta el prototipo móvil de Tecnoheater promete tener una fuerte aceptación. “Somos los primeros que estamos desarrollando este nuevo producto en el mercado argentino. Eso explica que lideremos las ventas de calentadores eléctricos dentro de la industria. Hoy estamos presentes con equipos en Vaca Muerta, Mendoza y Comodoro Rivadavia, entre otras zonas, donde ya hemos vendido más de 50 calentadores”, cuantifica.

Por estos días, la producción de Tecnoheater está en el 20% de su capacidad, que ronda los 60 calentadores por año. La empresa tiene sus dos plantas (Meip Ingeniería y Tecnoheater) en la localidad bonaerense de Villa Martelli, donde fabrica los tableros eléctricos, los skids, los cuerpos y los mazos; es decir, los cuatro elementos que componen un calentador.   

Crecimiento explosivo

Tomando en cuenta las dos compañías, en los últimos tres ejercicios (dos años) Meip multiplicó por cuatro su facturación. Lo hizo en función no sólo de la venta de calentadores sino principalmente de  plantas compresoras y centrales térmicas. Sin ir más lejos, recientemente habilitó la central térmica de Pampa Energy en la localidad bonaerense de Pilar, donde realizó toda la parte de gas, así como la unidad de Loma Campana I, en Vaca Muerta, y la reciente habillitación de Loma Campana II. Además están fabricando equipos y parte del montaje de otras centrales termicas en Tucumán para General Electric y Albanesi, y una en Caimancito (Jujuy). “El fuerte crecimiento en facturación nos obligó a reordenarnos en varios aspectos. Tuvimos que aggiornar los programas de costos y de software, adentrarnos en un proceso de mejora continua y capacitar a nuestra gente”, enumera Pino, cuyas compañías emplean actualmente a cerca de 100 personas. 

¿Qué proyectos están manejando por estos días?, preguntamos al titular de Meip Ingeniería.

Hoy es momento de aprovechar la revolución del mercado interno que ocasiona Vaca Muerta y la generación de energía. Hay nuevos proyectos en desarrollo impulsados por empresas como Tecpetrol, Shell, Exxonmobil  y Dow, entre otras, en las cuales podemos ofrecer nuestros productos y montajes con la calidad y experiencia de más de 40 años en el sector. Sin embargo, queremos ser más agresivos en la venta para la actividad de los pozos petroleros. También buscamos afianzarnos en todo lo que serán las centrales térmicas previstas para el año próximo. La idea es profundizar el crecimiento en esos dos rubros, que son los que más conocemos. Mientras tanto, les ponemos muchas pilas a los dos desarrollos móviles que estamos haciendo para desparafinar pozos y tratar petróleo pesado en Llancanelo. En ambos casos, obtuvimos financiamiento del Fondo Tecnológico Argentino (Fontar) y del Programa de Desarrollo de Proveedores (Prodepro). También queremos mejorar nuestra planta para lograr más eficiencia y optimización de cara a una nueva etapa de exportación, como la que supimos mantener hace años en Perú, Chile, Bolivia y Uruguay. Pero primero queremos ser más competitivos internamente. Otro aspecto importante para seguir creciendo es generar alianzas con empresas multinacionales que nos aporten nuevas tecnologías y capacidad financiera, lo cual sumado a la experiencia e inserción de Meip en el mercado puede redundar en buenos negocios.       

¿Qué objetivos de crecimiento se han propuesto para el año próximo?

El objetivo es obtener un crecimiento cercano al 40% durante el próximo ejercicio. Y creo que por la capacidad que nos otorga nuestra gente, que es el mayor valor que tenemos, podemos absorber trabajo como para lograrlo. ©

Compartir