Programa RenovAr

El Grupo Galileo puso en marcha la primera central térmica del mundo independiente de gasoductos

El secretario de Energía de la Nación, Alejandro Sruoga, el gobernador Alfredo Cornejo y el director ejecutivo del Grupo Galileo, Osvaldo del Campo, encabezaron hoy la inauguración de la nueva central termoeléctrica de la localidad mendocina de Anchoris, primera central térmica del mundo independiente de los gasoductos, que requirió una inversión de US$ 67 millones.

El secretario de Energía de la Nación, Alejandro Sruoga, el gobernador Alfredo Cornejo y el director ejecutivo del Grupo Galileo, Osvaldo del Campo, encabezaron hoy la inauguración de la nueva central termoeléctrica de la localidad mendocina de Anchoris, primera central térmica del mundo independiente de los gasoductos, que requirió una inversión de US$ 67 millones.
La compañía generadora Methax, del Grupo Galileo, inauguró la central que estará alimentada por gas natural proveniente de pozos no conectados a los gasoductos y localizados en la zona de Malargüe.
Es la primera central térmica en el mundo abastecida por un gasoducto virtual a gas natural licuado (GNL), uno de los combustibles más amigables con el medio ambiente, dado que emite menores cantidades de dióxido de carbono, gases de efecto invernadero y óxidos de nitrógeno.
Se trata de gas natural argentino que no podía ser aprovechado con la tecnología disponible y que ahora será licuado directamente en los pozos para ser llevado a la central en camiones equipados con cisternas criogénicas, una modalidad de transporte de gas natural licuado (GNL) que se define como Gasoducto Virtual.
Con una potencia instalada de 41 MW, suficiente para abastecer a 15.000 hogares, la central funciona utilizando el fluido de pozos petroleros que están venteando gas porque están inactivos o no están conectados al sistema.
En el recorrido por las distintas estaciones de la central, primero se capta el gas en la boca de los pozos, se licua mediante la tecnología Cryobox y se almacena en camiones para ser trasladado a la central por gasoducto virtual; y luego el GNL llega a la central y es transferido a los tanques en la zona de descarga.
Luego, el GNL almacenado debe vaporizarse para ser llevado nuevamente a estado gaseoso, y luego el gas regasificado pasa a la etapa de compresión; y el transformador de la subestación de maniobra eleva la tensión de 11 a 132 kilovatios, lo que le permite ingresar al sistema interconectado provincial y nacional.
Al reemplazar el diésel por gas natural, la generación eléctrica reducirá en un 30% sus emisiones de dióxido de carbono e incorpora 200.000 metros cúbicos diarios de gas que estaban fuera del sistema y que ahora beneficiarán a los mendocinos.
La inversión en la planta, ubicada en el distrito El Carrizal (al este de la ruta nacional N° 40, a la altura del kilómetro 48), ascendió a 67 millones de dólares, aportados por Methax, una UTE que integran las empresas Galileo, Tecnored y ProEnergy.
De acuerdo con el gobierno provincial, la central inyectará plenamente energía a partir de octubre en el nodo Anchoris, para reforzar la atención de la demanda en los distritos del Valle de Uco.
La central de Anchoris se suma a los proyectos de energía solar y energía eólica que la provincia se adjudicó en la ronda 1.5 del programa RenovAr, que añadirá otros 140 MW de potencia (50 de fuente eólica y el resto, solar).
La planta se ubica sobre la línea de interconexión de dos de los mayores puntos de consumo de la provincia, la Ciudad de Mendoza y San Rafael, y reforzará uno de los nodos con mayor déficit energético de la provincia y cercano a una zona de gran desarrollo vitivinícola y turístico.

Compartir