Sapag: “El tight gas es el futuro de la cuenca Neuquina, tanto o más que el shale oil”

Entrevista con el gobernador de Neuquén

Para el gobernador de Neuquén, el nivel de actividad petrolera está asegurado este año pese a la caída de los precios del petróleo. A punto de dejar el poder, defiende a la empresa provincial GyP, cuyo modelo fue cuestionado por algunos sectores del Gobierno, y anticipa que la llegada de Exxon mejorará la curva de aprendizaje en Vaca Muerta.

Jorge Sapag
Jorge Sapag

El impulso de la actividad petrolera de la cuenca Neuquina se explica, fundamentalmente, por la inversión de las empresas –encabezadas por YPF– destinadas a poner en valor los recursos no convencionales de Vaca Muerta. El petróleo que se extrae de las arcillas de la cuenca (shale oil) ya explica casi un 20% de la producción total de crudo de la provincia, el mayor polo hidrocarburífero del país. Sin embargo, algunas compañías están avanzando también con la explotación del gas proveniente de arenas compactas, tal como se conoce a las tight sands de la cuenca, caracterizadas por su menor porosidad y permeabilidad. El tight gas ya aporta el 22% de la oferta total de Neuquén. Y para Jorge Sapag, gobernador de la provincia, su potencial es más que importante. Tanto que no duda al afirmar que “el tight gas es el futuro de la cuenca Neuquina, tanto o más que el shale oil”.

“Para este año está prevista la perforación de 700 pozos y es muy probable que por eso se llegue a los u$s 7.000 millones de inversión”, señaló a Revista Petroquímica, Petróleo, Gas, Química & Energía, que lo entrevistó en la residencia provincial de Neuquén.

¿Cómo define el escenario actual de la industria petrolera en Neuquén?, preguntamos al mandatario.

Tenemos registrados compromisos de inversión por u$s 7.111 millones para este año, con desembolsos concretos que se registraron en 2014 por u$s 5.300 millones con la perforación de 540 pozos. Para 2015 están previstos 700 pozos y es muy probable que por eso se llegue a los u$s 7.000 millones de inversión como techo. El piso será el monto de 2014 por un convenio firmado entre Nación, Provincia, gremios y empresas para sostener el nivel de actividad y los equipos de perforación que hay en cada provincia. En Neuquén contamos con 58 equipos de perforación y los que se bajen por obsolescencia o por una caída en el rendimiento deberán ser reemplazados por otros.

¿Cuáles son las principales empresas inversoras?

YPF es la empresa que más invierte y más produce, y la inversión con Chevron en Loma Campana fue un acierto, pese a las manifestaciones y discusiones que trajo. Lo dije en la apertura de sesiones: no nos equivocamos. Para Neuquén es una bisagra en su historia, ya que desde 1999 la provincia llevaba una declinación constante en la producción de petróleo: pasamos de extraer 350.000 barriles por día en 1998 a 120.000 barriles el año pasado.

En gas, desde 2004 cayó abruptamente la producción en el orden del 50% y por primera vez desde ambas fechas en 2014 se produjo un crecimiento de la producción en la provincia: en petróleo un 2% y en gas un 3%, y si tomamos el segundo semestre contra el mismo período de 2013 el incremento es del 6% y 7% respectivamente.

YPF repetirá este año una inversión anual de u$s 1.500 millones en su proyecto con Chevron. También la inversión que está haciendo Gas y Petróleo del Neuquén (GyP), la petrolera provincial, desde 2008 hasta 2016 es destacable, ya que es una empresa que se creó sobre la base de las áreas marginales y consiguió movilizar inversiones por u$s 3.000 millones, de los cuales u$s 1.800 millones ya están invertidos y lo que resta será en el transcurso de este año y el próximo en exploración de No Convencionales. Conseguimos socios de primer nivel, como YPF, Total, Wintershall, ExxonMobil y Shell, entre otros.
 
¿Cuáles son los principales proyectos en carpeta?

Detrás del desarrollo de YPF-Chevron en Loma Campana, tenemos empresas que hicieron grandes inversiones, como Pan American Energy (PAE) en Lindero Atravesado, donde está operando con cinco equipos en horizontes de tight gas. Su producción se incrementó de 500.000 m³/d a 2 MMm³/d de gas.
Shell, por su parte, está explorando el potencial de shale oil de Sierras Blancas y Cruz de Lorena, y este año lanzará su primer piloto. A su vez, en marzo Wintershall comenzó a perforar, con GyP como socio, en el bloque Aguada Federal.

ExxonMobil termina este año una inversión de u$s 500 millones en seis áreas, dos de ellas con GyP, Bajo del Choique y La Invernada, dos con YPF y GyP, y dos con Americas Petrogas. Además, nos presentó XTO Energy, una de sus subsidiarias que compró en 2010 a cambio de u$s 43.000 millones, que es el principal productor del mundo de gas y petróleo no convencional y trabajaba solamente en Canadá y Estados Unidos. Eso elevará la curva de conocimiento en la cuenca Neuquina. Desde el punto de vista geológico, es una de las mejores del mundo según los máximos ejecutivos de ExxonMobil y XTO, lo cual nos posiciona en un lugar de privilegio.

¿Cómo avanzan los proyectos de tight gas?

Petrobras está invirtiendo en el área Río Neuquén, donde tenía un yacimiento maduro con decrecimiento de la producción, que a partir del descubrimiento de en arenas compactas en las formaciones de Lajas y Punta Rosada están avanzando fuertemente con la inversión en tight gas.

El tight aporta el 22% de la producción de gas de Neuquén. Creo que es la apuesta más importante que tiene la provincia, tanto o más que el shale oil.

El horizonte del tight es de 1.000 metros de espesor entre las formaciones Vaca Muerta y Molles. Allí están perforando varias empresas, como PAE, YPF, Petrobras y también Total. Creo que, teniendo en cuenta que el 56% de la matriz energética depende del gas, y que el país enfrenta el desafío prioritario de reemplazar las importaciones de GNL, es necesario incentivar la producción de tight gas. Si pudiera influir en las decisiones de los Directorios de las empresas y de la Secretaría de Energía de la Nación, recomendaría fuertemente avanzar en esa dirección. Todavía existen algunos prospectos de gas convencional que se deben desarrollar, pero creo que la gran oportunidad de la República Argentina es el tight gas que está en la cuenca Neuquina. Además, contamos con infraestructura suficiente para poner en producción esos recursos, y en materia de precios se nos abre una ventana de competencia, dado que el objetivo es reemplazar la importación de GNL que hoy pagamos hasta u$s 15 por millón de BTU, un importe más que adecuado para explotar los campos de tight gas de Neuquén. ℗

Responsabilidad Social

En agosto de 2013, se firmó el acuerdo de inversión entre YPF y Chevron para solventar el desarrollo no convencional del área Loma Campana. A raíz de ese convenio se establecieron –junto con la provincia– las condiciones para Neuquén en materia de Responsabilidad Social Empresaria (RSE), que previó el desembolso de $ 1.000 millones en la región. De ese monto, $ 500 millones estaban contemplados para construir una autopista o por lo menos una primera etapa de 37,5 km de trayecto, $ 250 millones para la localidad de Rincón de los Sauces y “otros 250 para localidades pequeñas y Añelo, donde estamos construyendo un hospital y viviendas, y estamos por firmar el convenio entre la unidad provincial y las empresas que ganaron la licitación para hacer los kilómetros mencionados por la ruta 7 con el empalme con la ruta 51 hasta la ruta 8”, precisó Sapag.

“También construiremos una rotonda entre las rutas 7 y 17 en Añelo, que es la bajada de la meseta, y un camino de circunvalación desde Centenario para desviar y evitar accidentes y tener efluencia debido a la multiplicación de tránsito pesado. Estamos trabajando con la Fundación de YPF y el Consejo Provincial de Desarrollo para que el impacto de la inversión sea regional y no puntual en la ciudad. A 40 km de Añelo se encuentran localidades como San Patricio del Chañar, Centenario –que cuenta con una buena infraestructura–, Plottier, Senillosa, Plaza Hiuncul, Cutral-có y Rincón de los Sauces, por lo que si se distribuyen armónicamente las megainversiones que harán los yacimientos no convencionales solucionaremos errores que se cometieron en el pasado, cuando se concentraba la inversión social y la infraestructura en una sola ciudad. Con la autopista garantizamos que el trabajador pueda ir y volver en el día y mantener la integración de su familia”, indicó el mandatario.

“Es muy probable que en los próximos 10 años la población en Neuquén crezca de forma sustancial. Queremos que las empresas petroleras compartan nuestros valores y un destino de la renta petrolera a una democracia social, permitiendo oportunidades y no una sobredemanda del mercado inmobiliario. Generamos una fuerte oferta de viviendas, donde Nación seguramente nos duplique los planes de vivienda para la región y exista una oferta que nivele los precios, que se dispararon. Quizás los petroleros pueden pagar un alquiler de $ 15.000, pero un maestro o un policía no y eso nos genera preocupación”, concluyó.

La relación con las comunidades mapuches

Uno de los desafíos que tiene por delante Neuquén es viabilizar un relacionamiento no conflictivo entre las empresas privadas (operadoras y de servicios) con las comunidades originarias. En los últimos meses el nivel de conflictividad entre esos actores –que exige la intervención del Estado neuquino– se incrementó.

Sapag desgranó el tema desde la siguiente óptica: “La relación con las comunidades mapuches debe ser visualizada en el contexto que se desprende de la Constitución provincial, que dice que a la comunidad le pertenecen las tierras que tradicionalmente ocupan, no las que ocuparon. A partir de un decreto de 1964 de Felipe Sapag se realizó un relevamiento territorial de las casi 30 comunidades mapuches, que arrojó que les correspondía una base de 150.000 hectáreas. Desde entonces, llevamos otorgadas en escrituras unas 450.000 hectáreas a unas 50 comunidades en función de la Ley 26.160”, precisó.

Para luego enfatizar: “Las comunidades pueden cobrar servidumbre como superficiarias y nosotros estamos preocupados para generar igualdad de oportunidades a todos los habitantes. Lo que está claro es que bajo ningún concepto la comunidad puede convertirse en una autoridad de aplicación de un Estado. La provincia tiene la autoridad y el dominio de su suelo. Tenemos que generar una convivencia pacífica, respetuosa y tolerante entre las empresas que la provincia faculta a trabajar en determinado lugar y las comunidades mapuches que vivan en ese mismo territorio”.

La gobernación neuquina tiene en carpeta un proyecto de Ley (de Valores Compartidos) que apunta a profundizar el nivel de compromiso de las compañías petroleras con el desarrollo social de la región en las que operan. “Las empresas están tomando conciencia de la importancia de los valores compartidos y de abordar los temas no como una problemática del Estado nacional, sino como una problemática propia. Los fondos de la renta petrolera tienen que generar condiciones óptimas de desarrollo integral en educación, trabajo y producción de las comunidades mapuches y criollas que están en la zona rural. 

Aquí hay que visualizar la situación de los pobladores y trabajar con integración. Para las empresas esto recién empieza. No llegamos a todos los objetivos aún en esta materia, hay que organizar protocolos de consulta, mecanismos de mediación y progreso, analizar los rubros en los cuales podemos mejorar las condiciones de vida de cada una de las comunidades rurales”, propuso.

Compartir