Proyectan una planta de reuso para el polo petroquímico que liberará 30% extra de agua potable para Bahía Blanca

La empresa Aguas Bonaerenses (ABSA) propuso a las empresas instaladas en el Polo Petroquímico Bahía Blanca la construcción de una planta de reuso que permitirá destinar el agua tratada de líquidos cloacales a las actividades industriales, lo que liberará para la ciudad un 30% adicional de su actual consumo.

La empresa Aguas Bonaerenses (ABSA) propuso a las empresas instaladas en el Polo Petroquímico Bahía Blanca la construcción de una planta de reuso que permitirá destinar el agua tratada de líquidos cloacales a las actividades industriales, lo que liberará para la ciudad un 30% adicional de su actual consumo.
El proyecto que, es parte de un incipiente diálogo entre las autoridades de ABSA y de las empresas del Polo Petroquímico, se podría encarar a partir de mediados de 2018, y resultará complementaria de las obras en ejecución de la planta depuradora de líquidos residuales que Aguas Bonaerenses construye en Bahía Blanca, con una inversión de 1.000 millones de pesos.
El presidente de ABSA, Raffaele Sardella, dijo a Télam que la obra en marcha en la Cuenca 1 “permitirá no contaminar más la ría, pero a partir del avance de esta planta parte otro proyecto muy ambicioso en el Polo Petroquímico en donde hay buena receptividad para afrontar la inversión”:
Se trata de la construcción de una planta de reuso que permitirá transformar el agua recuperada después de su tratamiento primario y secundario para ser destinada a la operatoria industrial, la que no requiere de potabilización.
“Esto permitiría recuperar entre un 25% y un 30% del agua potable para Bahía Blanca, donde el recurso es escaso, pero para poder hablar y avanzar con las empresas del polo es necesario demostrar el avance de las obras de tratamiento de la Cuenca 1 para luego poder seguir con la planta de reuso”, explicó el titular de ABSA.
El proyecto en ejecución que demanda una inversión de 1089 millones de pesos y estará finalizado en el primer semestre de 2019 “es integral desde el punto de vista ambiental”, ya que no sólo permitirá tratar los líquidos cloacales y evitar la contaminación de la ria, sino que con una obra adicional permitirá alimentar al polo petroquímico del agua que requiere.
También en la nueva planta de tratamiento se está instalando una antena de medición de vientos con la idea de poder atender el alto consumo eléctrico que tendrán las instalaciones con un parque eólico que permita autogenerar su energía limpia.
Al ser consultado sobre el incentivo que tendrían las empresas para apoyar la construcción millonaria de una planta de reuso, Sardella explicó que “el Polo Petroquímico ya no cuenta con los subsidios al servicio y las empresas están pagando una tarifa alta para los que son los estándares internacionales pero adecuada para lo que es la limitación de agua en el partido”.
“Seguramente la inversión les permitiría trabajar con una tarifa mas baja que la que les cobra ABSA y con un beneficio para ambos”, consideró Sardella al admitir que el proyecto está abierto a la discusión sobre distintos tipos de contratación y que espera se define en los primeros meses de 2018.

Compartir