Con tecnología y financiamiento italiano

Proyectan 20 plantas de biogás en la región Pampeana

La meta es generar calor, energía y biofertilizantes sólidos y líquidos a partir de desechos de la actividad ganadera. La primera de las instalaciones estará emplazada en Villa de María de Río Seco, en el norte de Córdoba.

Pilar histórico y plenamente vigente de la economía argentina, la industria ganadera se concentra sobre todo en la región Pampeana, con foco en el norte de la provincia de Buenos Aires, el sur de Entre Ríos y Santa Fe, y el este de Córdoba. A fin de aprovechar los cuantiosos desechos que genera esta actividad, una firma de capitales italianos propone instalar una veintena de plantas de biogás en esa privilegiada zona productiva. La compañía en cuestión es Rota Guido, líder en el diseño y la aplicación de soluciones tecnológicas destinadas al desarrollo del agro y al cuidado ambiental. Además de montar 20 complejos productores de biogás, la organización tiene previsto abrir una sucursal en la localidad de Tránsito, situada a unos 100 kilómetros de la capital cordobesa, dentro del departamento de San Justo. Lo hará en asociación Ganadería Confort, una empresa de servicios para el campo que se especializa en reducir el estrés del ganado y mejorar su producción láctea. Así se lo anticipó Javier Tonoli, director comercial de Rota Guido para Europa occidental y responsable de su arribo a la Argentina, a representantes de los Ministerios de Agroindustria y de Energía y Minería. “El campo puede contribuir decididamente con el suministro de energía nacional y –al mismo tiempo– ayudar a proteger el medio ambiente y a cumplir con los compromisos internacionales firmados. A través del agregado de valor, los desechos de los establecimientos rurales ofrecen la posibilidad de generar calor, gas o electricidad y biofertilizantes”, destacó el directivo. El máster plan de Rota Guido, apuntó, contempla la construcción de una primera planta en Villa de María de Río Seco, en el norte de Córdoba, cuyo diseño podría replicarse en otros puntos estratégicos de la región. “Será clave contar con el acompañamiento del Estado para impulsar el crecimiento de este rubro”, aseveró.

A fin de aprovechar los cuantiosos desechos que genera la actividad ganadera, una firma de capitales italianos propone instalar una veintena de plantas de biogás en distintos puntos de la región Pampeana.

 

Algunas precisiones

Fundada en 1964 en la provincia italiana de Piacenza, Rota Guido maneja actualmente más de 300 plantas de biogás en el Viejo Continente. En la Argentina, la compañía tiene planeado entregar las 20 nuevas instalaciones “llave en mano”. Dicho de otro modo, se encargará integralmente de su planificación, ejecución y equipamiento (que será en un principio importado desde Italia). “Teniendo en cuenta las necesarias contrataciones de ingeniería civil y mano de obra, el 55% de los trabajos a realizar será de origen local”, resaltó Tonoli. Según sus palabras, cada complejo tendrá un costo de entre u$s 1 y 5 millones. “El presupuesto depende, básicamente, del tamaño de cada unidad. Mientras que algunas producirán 50 kilowatts por hora (Kwh) de energía, otras llegarán hasta los 2.000 Kwh”, comparó. Lo que está claro, indicó, es que cada planta podrá amortizarse en unos siete años con una producción promedio de 300 Kwh. “Vale aclarar que, con la adecuada gestión, ese plazo puede acortarse significativamente. Y que los equipos tienen una vida útil de unos 25 años”, completó.

Tonoli // “El campo puede contribuir decididamente con el suministro de energía nacional y –al mismo tiempo– ayudar a proteger el medio ambiente y a cumplir con los compromisos internacionales firmados”

 

Recurso rural

El biogás es la mezcla de gases originada por la descomposición de la materia orgánica que se da ante la acción bacteriana en condiciones anaeróbicas; es decir, sin oxígeno. Habitualmente se produce en un recipiente cerrado de forma cilíndrica o esférica denominado biodigestor, que puede ser construido con ladrillo, cemento, metal o plástico. Durante el proceso de digestión que tiene lugar en el interior de ese tanque, los materiales ingresados liberan la energía química contenida en la materia orgánica, la cual se convierte en biogás. Aunque varía sobre la base de la biomasa utilizada, sus principales elementos constitutivos son el metano y el dióxido de carbono (CO₂), aunque también posee hidrógeno y sulfuro de hidrógeno. A nivel energético, suele empleárselo para cocinar en combustión directa en estufas simples, pero también puede ser utilizado para iluminación, calefacción y como reemplazo de algunos combustibles en motores de combustión interna. La explotación de este recurso se lleva a cabo desde hace siglos en el medio rural de países como India y China.©

Compartir