La radiografía petrolera de la provincia: autoabastecimiento en cinco años.

Neuquén: u$s 10 mil millones en inversión petrolera

El boom explosivo anunciado a un ritmo gradual, los nuevos anuncios de proyectos para desarrollar toda la cadena de valor energética que demanda Vaca Muerta le dan a la provincia el liderazgo de inversiones en el país. Su gobernador, Omar Gutiérrez, pretende alcanzar los u$s 10.000 en inversión petrolera anuales para llegar al autoabastecimiento en cinco años.

Inversiones, producción y desarrollo. En ese triángulo rondan las expectativas de Neuquén desde el descubrimiento de una de las mayores reservas mundiales de petróleo y gas no convencional en su territorio. Quizás por el escenario financiero, por decisiones de mercado o por simple casualidad, la provincia todavía no logra comenzar a explotar de forma masiva esa riqueza para que esas expectativas sean realidad. Si bien es claro que la petrolera es una industria que planea y concreta a largo plazo, algo que en la Argentina no es moneda común, a la provincia le basta para ser la número uno en llegada de inversiones y desarrollo industrial este año. “En ese rumbo, se lograrán unos u$s 5.000 millones de inversión en 2017, pero tenemos que llegar a u$s 10.000 millones anuales para lograr el autoabastecimiento en cuatro o cinco años”, asegura su gobernador, Omar Gutiérrez, en diálogo con Revista Petroquímica, Petróleo, Gas & Química.

Según sus palabras, ese objetivo no está lejos a partir del cumplimiento del acuerdo de competitividad y las mejoras en infraestructura, que incluye inversiones en rutas, gasoductos y servicios aeroportuarios. “Ya comenzaron los pozos con fracturas horizontales. Las experiencias demuestran que las técnicas que se utilizan en Estados Unidos son totalmente aplicables aquí y alcanzan excelentes resultados, con lo cual las compañías encontraron los requerimientos jurídicos, económicos, políticos y laborales para hacer de la cuenca un gran desarrollo industrial”, enfatiza. Con 20 concesiones otorgadas en aproximadamente el 10% de la superficie de Vaca Muerta, desde el Gobierno nacional y provincial especulan que crecería la demanda de pequeñas y medianas empresas que podrán asociarse en la provisión de bienes y servicios. Sucede que el precio sostén para el petróleo y el sendero de precios del gas –que parte de u$s 7,5 por millón de BTU (la unidad térmica británica) y concluye en u$s 6 hacia 2021– buscan avanzar en la totalidad de esos permisos, de los cuales hoy sólo dos están en desarrollo. A eso debe sumarle la decisión del Gobierno nacional de lanzar antes de fin de año la licitación para reparar los rieles y continuar la traza del ferrocarril desde Añelo, en el centro de Vaca Muerta, hasta el puerto de Ingeniero White, en Bahía Blanca. “Las iniciativas en infraestructura dan un fuerte impulso para que los empresarios vayan a sus casas matrices en Estados Unidos, Holanda, Alemania y Francia, y articulen acuerdos comerciales, algunos de los cuales ya están en marcha (como los de Shell, Pluspetrol y Tecpetrol), mientras que otros se decidieron hace pocos días y se están comunicando”, afirma el mandatario.

Según números aportados por la Dirección de Hidrocarburos y Energía de la provincia, las ganancias de recuperación de los pozos horizontales, con respecto a los verticales, son de 45% para el petróleo y de 54% para el gas. Esa tendencia permitirá ir transformando los recursos en reservas comprobadas. Sin embargo, un tema a resolver será superar cuellos de botella, por ejemplo, en la salida del gas: hace tres años la capacidad ociosa de los gasoductos era de 15 a 20 millones de metros cúbicos diarios, y hoy se redujo a 7 millones, por lo que se necesitarán más ramales para descomprimir la situación. En esa línea, la experiencia de Córdoba en la implementación de un clúster de petróleo y gas en la provincia a fin de promover la participación de Pymes suena como nueva implementación para Neuquén.

Acuerdos en marcha

Hay diferentes acuerdos en marcha en la provincia, no sólo para explotar petróleo y gas, sino para mejorar su infraestructura en pos de –en tiempos de bajos precios– optimizar los procesos. Gutiérrez mismo se encargó de firmar, por caso, la alianza de YPF con Petrolera Pampa (brazo petrolero de Pampa Energía) para el desarrollo de 13 nuevos pozos de gas no convencional en distintas formaciones geológicas no convencionales del área de Rincón del Mangrullo, con una inversión prevista de u$s 150 millones. En el área, YPF y Pampa ya tienen en producción desde 2013 unos 116 pozos verticales en Rincón de Mangrullo, un área de 182 kilómetros cuadrados, donde producen 5 millones de metros cúbicos diarios de tight gas, y que, a partir del convenio, permitirá la explotación de los recursos de shale gas. Con una etapa piloto prevista en cinco años, el proyecto comprende la perforación y terminación, incluyendo fracturas hidráulicas, conexiones e instalaciones para evacuar la producción de cinco pozos horizontales de 1.500 metros y 19 etapas de fractura en Vaca Muerta, siete pozos horizontales en la formación de tight gas Mulichinco y un pozo vertical en la formación de tight gas Lajas. Ambas empresas, además de la producción de gas, construyeron un gasoducto de 55 kilómetros de extensión, con una inversión de u$s 75 millones, que opera desde 2015 y permitió aumentar la capacidad de 1 a 5 millones de metros cúbicos de gas.

Las inversiones comprometidas en desarrollos pilotos ascienden a u$s 7.030 millones y se proyectan inversiones totales por u$s 142.464 millones para los próximos 35 años. YPF, pionera en el desarrollo de la formación, ya logró alcanzar la etapa de desarrollo masivo generando un fuerte crecimiento en la producción de petróleo y gas no convencional y en conjunto con la mayoría de las petroleras que actúan en el país. En ese sentido, la reciente incursión de Camuzzi también apunta a poner en valor otro sector de la cadena de la industria. La empresa realizará una serie de inversiones entre 2017 y 2021 en la provincia por $ 310 millones, que permitirá sumar 62.280 usuarios a la red de gas natural en la provincia y 46,6 kilómetros de nuevos ductos.

Actualmente, hay 166.706 usuarios en 18 ciudades neuquinas, por lo cual los nuevos usuarios representarán un 45% más. “La provincia tiene la energía que está necesitando el país”, es la frase más rutilante que dejó el funcionario desde su arribo a la conducción de la provincia.

Fase inicial en crecimiento

Pese al deseo de la política neuquina, Vaca Muerta sigue transitando la fase inicial de su explotación. Para materializar un desarrollo a gran escala habrá que esperar, en el mejor de los casos, dos o tres años más, coinciden en la industria. Este año se perforarán alrededor de 120 pozos horizontales. Son cifras que están todavía lejos de las que imagina el Gobierno nacional, que espera desembolsos por más de u$s 15.000 millones anuales a partir de 2019.

Los números de YPF, la mayor petrolera del país e indicador para el resto, sugieren la cautela. Daniel González, CFO de la compañía, precisó en conferencia con inversores este mes que el Capex presupuestado para 2018 se ubicará en torno a los u$s 4.000 millones, prácticamente en la misma línea que 2017 (u$s 3.900 millones), por lo que la petrolera no espera un salto significativo en el nivel de actividad de la formación. En el período 2017-2018, YPF planificó la consolidación de 18 proyectos en Vaca Muerta, la mayoría de ellos (12) todavía en instancia piloto. La compañía está empezando a perforar campos como Bandurria Sur, Rincón del Mangrullo, La Ribera y Aguada de la Arena, entre otros, para testear su comportamiento. Recién en 2019 prevé incrementar de forma considerable la actividad con 17 proyectos en desarrollo comercial, tres veces más que en la actualidad. La dinámica se repite en el caso de las petroleras privadas con intereses en Neuquén: Shell, ExxonMobil, que en Vaca Muerta opera a través de XTO Energy, una de las petroleras con mayor know-how no convencional de los Estados Unidos; y Wintershall, subsidiaria del gigante petroquímico BASF, están en fase de proyectos piloto.

En los tres casos, su nivel de inversión en Vaca Muerta oscila entre u$s 80 y u$s 160 millones, cifras aún modestas si se trata de pensar en una explotación a gran escala. La decisión de Tecpetrol, brazo petrolero del grupo Techint, de desem-bolsar u$s 2.300 millones en los próximos tres años para producir shale gas en el campo Fortín de Piedra, fue la que sacudió la agenda. La compañía del holding que lidera Paolo Rocca está perforando con cinco equipos y prevé sumar un sexto antes de marzo de 2018, para lo que desembolsará u$s 600 millones este año.

No hay otro proyecto que concentre por sí solo ese nivel de inversión. Si el proyecto demuestra ser exitoso, seguramente generará confianza en el potencial de la formación neuquina, señalada por el Departamento de Estado de los Estados Unidos (DOE, por sus siglas en inglés) como uno de los mayores emprendimientos energéticos del planeta.

Compartir