A través de resoluciones

Las petroleras pagarán hasta un 68% más a los dueños de las tierras

El Ejecutivo aumentó el monto de las indemnizaciones que las petroleras deben abonar a los superficiarios.

A través de las resoluciones conjuntas 1-E y 2-E entre la Secretaria de Recursos Hidrocarburíferos y la de Agricultura, Ganadería y Pesca, publicadas en el Boletín Oficial, el ejecutivo aumentó los valores del canon que perciben los superficiarios petroleros (los dueños de la tierra) “en concepto de servidumbres y daños y perjuicios inherentes a las actividades hidrocarburíferas”.

Para las cuencas del Golfo de San Jorge y la Austral el incremento es de 67,55% para la zona A y 48,61% para la zona B y C. Para las cuencas Neuquina y Cuyana los aumentos son de 67,55% para la zona A, 48,61%para la B, 30,02% para la zona C y 30,33% para la D. Esta actualización es retroactiva a agosto de 2017.

Se trata del cobro que reciben los superficiarios, los dueños de los terrenos de las concesiones hidrocarburíferas, en concepto de indemnización por el uso del subsuelo del predio por parte de las petroleras. El monto lo fija el poder ejecutivo y lo va actualizando periódicamente.

Además, las resoluciones de las secretarias pertenecientes a los ministerios de Energía y Agroindustria establecen incrementos en concepto de gastos de control y vigilancia. En este caso, para las cuencas del Golfo de San Jorge y Austral es de 10,90% para la zona A y C y 12,10% para la B. En las cuencas Neuquina y Cuyana el incremento en este concepto es de 9,90% para la zona A, 4% para la B, 11% para la C, 11,7% para la zona D y para las “tierras bajo riesgo” es de 9,90%.

Este aumento es producto de un pedido que los superficiarios realizaron en los últimos meses por el alza del precio internacional de la lana. Lo que ocurre es que el valor de la lana, que es uno de los componentes que se utilizan para fijar los valores de la indemnización (otro puede ser el gasoil), aumentó considerablemente a mitad de año y los superficiarios reclamaron un incremento.

Lo mismo ocurre cuando el precio de la lana baja, pero en este caso los que reclaman que el valor de las indemnizaciones baje son las petroleras.

Fuente: Boletín Oficial

Compartir