Tras la negativa de la provincia

El Gobierno busca ubicación para la quinta central nuclear, que no se construirá en Río Negro

El Gobierno nacional anunció hoy que reconsidera la ubicación del proyecto de construcción de la quinta central nuclear, que iba a ser localizada en Río Negro, "a la luz de la nueva posición" del gobernador Alberto Weretilneck, quien el viernes hizo pública la decisión de rechazar su instalación en la provincia, tras ser uno de sus impulsores.

Así lo planteó hoy el Ministerio de Energía a cargo de Juan José Aranguren mediante una comunicación en la que recordó que “el gobierno de la provincia manifestó su total acuerdo y entusiasmo con la iniciativa”, y afirmó que es necesario “fomentar y no clausurar a partir de un análisis electoral” el debate sobre el tema para que sea “la propia ciudadanía la que juzgue esto”.
La reacción oficial se conoce luego que el viernes el gobernador anunció el envío de una nota al Gobierno nacional “rechazando definitivamente la instalación de la central nuclear en Río Negro” luego de que en los últimos meses ambientalistas, vecinos y sectores políticos comenzaron manifestarse en oposición por los supuestos riesgos ambientales del proyecto energético.
En ese contexto, el Ministerio anunció que se está “reevaluando el proyecto a la luz de la nueva posición del gobernador Weretilneck”, el cual consiste en “la expansión de la fuente nucleoeléctrica para cumplir con los objetivos de seguridad energética y mitigación del impacto en el cambio climático, en el marco de un proyecto integral que incluye la expansión de fuentes de energías renovables (hidroeléctrica incluida) y térmicas”.
“No se trata solamente de construir una central nuclear en Rio Negro”; enfatizó la cartera energética en un extenso escrito en el que expresó las disculpas “con la gran cantidad de trabajadores, técnicos y profesionales argentinos que han trabajado en el proyecto, muchos de los cuales residen en Río Negro”.
Esta decisión fue comunicada hoy a todos los participantes de la segunda reunión del Consejo Federal de Energía (CFE) que cerró hoy en Buenos Aires, dentro del marco del Acuerdo Federal Energético, y del que participó Aranguren, el subsecretario de Energía Nuclear, Julián Gadano, junto a representantes de 18 provincias y los ex secretarios de Energía Daniel Montamat, Emilio Apud, Jorge Lapeña y Raúl Olloco.
El Ministerio repasó la cronología de estudios y decisiones que se tomaron desde el año pasado que llevaron a determinar que el área rionegrina de Sierra Grande reunía las condiciones apropiadas para la instalación de una central nuclear, lo cual aún no había sido oficializado pero que incluso contaba con el visto bueno de técnicos chinos, quienes tendrían a su cargo la construcción y la financiación de la obra por unos 8.000 millones de dólares.
El texto realiza un particular cuestionamiento a la actitud de Weretilneck, al señalar que el gobernador “calificó que el proyecto implicaría un antes y un después para la provincia, comparable con lo que significaron el riego y el ferrocarril en su momento” y que “no obstante todo lo actuado” desde 2016 entre los gobiernos nacional y el provincial “anunció públicamente que ha cambiado su posición respecto de este proyecto”.
Al comunicar que la provincia desistía del proyecto, Weretilneck mencionó detalles de una carta dirigida el ministro Aranguren, de la cual el Ministerio hoy revela que no se dieron conocer párrafos en los que se destaca que “no se pone en cuestión los aspectos técnicos y de seguridad del proyecto” y que “se reconoce y entienden las necesidades energéticas del país para permitir un desarrollo económico independiente”.
También se destaca que “se agradece la sana intención del gobierno nacional de apostar al desarrollo rionegrino lo que considera incluso más importante por tratarse de un gobierno provincial de distinto color político al nacional”.
“En resumen -sintetiza la comunicación-, puede concluirse que el gobernador entiende que el proyecto es muy conveniente, muy importante y muy seguro, pero lo cancela porque la ciudadanía rionegrina no lo quiere; impidiendo así un sano y necesario debate que apenas comenzaba, y que siempre se manifiesta en cualquier país democrático en relación a grandes proyectos de desarrollo”.
El Ministerio detalló cronológicamente que con la decisión de construir la quinta central nuclear “se evaluó una potencial locación” y en febrero de este año se realizaron “dos reuniones en las ciudades de Viedma y Cipolletti” en las cuales le fue transmitida esa información al gobernador de la provincia, a partir del cual “el gobierno de la provincia manifestó su total acuerdo y entusiasmo con la iniciativa”, lo que dio paso a “los estudios de factibilidad del proyecto”.
En esas reuniones y otras posteriores, “se diseñó el plan de acción y se identificaron varios sitios”, pero “ni el gobernador, ni el vicegobernador ni ninguno de los ministros manifestaron opinión negativa, ni siquiera alguna duda, sobre el proyecto. El apoyo fue tan contundente que luego de esa reunión (y no antes) el Ministerio de Energía y Minería decidió oficializar el Proyecto y comunicárselo al Presidente de la Nación”.
Entre el 13 y el 20 de mayo de este año, el gobernador formó parte de la comitiva oficial que integró la visita de Estado a la República Popular China, en la cual presenció la firma del contrato general para la construcción de las centrales nucleares entre los presidentes de las empresas NASA y CNNC.
El contrato formalizaba los trabajos previamente realizados y en ese contexto el gobernador Weretilneck visitó con el subsecretario Gadano y el presidente de NASA la ciudad de Fuquing donde la empresa energética china CNNC está construyendo una central nuclear de tercera generación, similar a la que se proyecta construir en Argentina.

Compartir