Sería del 10%

El Gobierno busca reducir el consumo de gas con energía solar mediante una nueva ley

El Ministerio de Energía y Minería prevé reducir 10% el consumo de gas mediante un pronto desarrollo del mercado interno de la energía solar, sustentado en un proyecto de ley para instaurar un régimen de fomento que contemplará beneficios promocionales tanto para la industria nacional como para favorecer la demanda de los nuevos equipamientos.

El proyecto de ley respectivo se encuentra actualmente en discusión parlamentaria y alienta la instalación de colectores solares para que calefones, termotanques, cocinas y otro tipo de artefactos que funcionen con esa fuente energética renovable, y de ese modo reducir hasta 10% el consumo de gas natural.
La iniciativa cuenta con el apoyo y el aporte técnico tanto de la cartera de Energía y Minería como del Ministerio de Producción, y de actores de los ámbitos académico y fabril.
Impulsado originalmente por la senadora mendocina Pamela Verasay (UCR-Cambiemos), el proyecto podría obtener media sanción antes de fin de año y ser aprobado a comienzos de 2018.
El régimen de fomento, explicaron fuentes oficiales, prevé establecer “la obligación progresiva de implementación de la tecnología en el ámbito público y privado, bajo la exigencia de cumplimiento técnico normativo y una base de calidad, a fin de asegurar su sustentabilidad a futuro”.
La senadora Verasay anticipó que su proyecto contempla la creación de un fondo fiduciario denominado Fosol, que garantizará el financiamiento a tasas bajas para la compra de equipos solares térmicos de origen nacional, mecanismo similar al que funciona actualmente en Santa Fe mediante el programa “Un sol para tu techo”.
El Banco de Santa Fe ofrece a tales fines una línea preferencial de crédito con dos opciones, una de préstamos personales a tasas bajas hasta en 60 cuotas mensuales y otra en 18 cuotas sin interés, con la tarjeta de crédito de la entidad, para afrontar el costo inicial del equipo y optar por un calefón solar.
En su redacción actual el proyecto de ley que establecerá el régimen nacional de fomento exige la certificación de calidad y seguridad tanto de los equipos como de su instalación.
Con el objetivo de asegurar la calidad y la seguridad de los equipamientos se desarrollaron normas técnicas IRAM y ya se encuentran vigentes pautas de métodos de ensayo de colectores solares térmicos (210.007).
Están próximas a ser publicadas, en tanto, las normas de requisitos mínimos de sistemas compactos prefabricados termosifónicos (210.015-1) y colectores solares (210.022-1).
Asimismo, se encuentran en estudio las normas de requisitos mínimos de sistemas forzados prefabricados (210.023) y la actualización de la norma de instalación de sistemas solares térmicos (210.005).
Los lineamientos de calidad fueron comunicados y se están conversando con la Cámara de Fabricantes de tecnología solar térmica, recientemente conformada, a partir de lo cual las empresas se preparan para cumplir con la normativa de calidad IRAM, que será exigible por un reglamento técnico de comercialización. “Con el propósito de desarrollar la infraestructura de calidad nacional necesaria en esta materia, se está trabajando para impulsar el desarrollo de laboratorios públicos y privados con capacidad de realizar los ensayos de acuerdo con esas normas”, dijeron en Energía.
En cuanto a la instalación de equipos, se trabaja junto con el Instituto Nacional de Educación Técnica (INET, dependiente del Ministerio de Educación) en la formación de profesionales certificados para la instalación de sistemas solares térmicos.
Ya se lanzaron los primeros cursos de formación de capacitadores para la instrucción de instaladores, quienes luego recibirán una matrícula al completar el curso y se registrarán en su jurisdicción.

Compartir