Por falta de gas,creció el déficit en la balanza energética

Las importaciones del sector se elevaron más de un 31% hasta totalizar casi u$s 1.980 millones, al tiempo que las exportaciones crecieron un 19,6% y representaron poco más de 900 millones de la divisa estadounidense.

La falta de gas natural hizo que el déficit de la balanza comercial energética se ampliara considerablemente durante los primeros cinco meses del año. Así lo refleja un relevamiento de Investigaciones Económicas Sectoriales (IES). Según el trabajo, el rojo del segmento llegó a los u$s 1.076 millones, por lo que se incrementó un 43% en la comparación con enero-mayo de 2016. Debe recordarse que en dicho lapso el saldo negativo había sido de u$s 752 millones. Explicada por una suba de un 31,3% en las importaciones y un alza de un 19,6% en las exportaciones, la tendencia obedeció, en esencia, “al efecto del adelantamiento de compras de gas natural”, tal como indicó la consultora.
En el plano de la importación, durante los primeros cinco meses de 2017 el país compró energía en el mercado internacional por u$s 1.978 millones. Este mayor monto derivó sobre todo de un aumento en los precios internacionales de los bienes energéticos, “ya que las cantidades compradas crecieron a un ritmo muy inferior (11%) en el período analizado”.
En ese sentido, los valores medios de importación treparon un 18,3% en la comparación interanual, al pasar de los u$s 317 a los u$s 375 por tonelada (Tn).
Por el lado de las ventas al exterior, se alcanzó la nada despreciable –pero aún insuficiente– cifra de u$s 902 millones. “La recuperación en el precio de exportación de algunos productos energéticos logró compensar la caída sufrida en volúmenes de un 19,4%”, puntualizó el reporte.
En el transcurso de 2016, remarcó IES, las exportaciones energéticas retrocedieron un 11,3% en función de un notable abaratamiento de los productos comercializados, puesto que las cantidades lograron crecer un 16,2%.

Nafta y gasoil

Otra variable considerada por IES fue el comportamiento de la producción de combustibles, que entre enero y mayo registró un volumen de 8.937 millones de metros cúbicos (m³). En otras palabras, la oferta experimentó un leve descenso de un 0,6% con respecto a igual lapso del año anterior. Esta merma fue atribuida por la consultora “a la retracción de la demanda de gasoil relacionada con una actividad económica débil”.
Adicionalmente, se comercializaron unos 9.935 millones de m³, lo que significó un repunte interanual de un 0,5%. Esto respondió, de acuerdo con el informe, a un incremento de los volúmenes vendidos de nafta Súper (5,5%) y de las aeronaftas frente a una disminución de un 3,6% en la comercialización de diesel.
Para completar el panorama, IES especificó que el gasoil continúa liderando el consumo, con un 54,5% del mercado, al tiempo que las naftas especiales lograron una participación de un 37,7% y las aeronaftas explicaron un 7,7% (el 0,1% restante estuvo a cargo de la nafta común, que se encuentra en pleno proceso de desaparición).

Formación y experiencia

IES es una consultora integral compuesta por economistas y profesionales de diferentes áreas, con una sólida formación académica y vasta trayectoria en la prestación de servicios a empresas, entidades y organismos, tanto en el ámbito privado como en el público.
Su staff cuenta con el aval y la experiencia de más de 20 años en la prestación de servicios a empresas y entidades financieras de primer nivel, en el mercado local e internacional. Asimismo, la firma dispone de una red de contactos profesionales en el país que le aporta información relevante de primera mano.
Dedicada a buscar la satisfacción de los requerimientos de sus clientes mediante un trato personalizado y un servicio acorde con sus necesidades, IES promueve el conocimiento de la problemática particular de cada sector u organización. Sus informes técnicos se centran principalmente en el rubro agrícola, los alimentos, la construcción, la energía, la industria automotriz, la minería, la siderurgia, las telecomunicaciones y el transporte, entre otras actividades.©

Fuente: Revista Petroquimica

Compartir