El Gobierno especula que aumentarán tras las elecciones

Definen a fin de mes si aplican una suba del 3% en el precio de las naftas

El tipo de cambio entre el lunes y el viernes de la semana que viene será crucial para fijar los nuevos valores de los combustibles líquidos para el último trimestre del año.

A pesar de que la cotización del dólar salió hace un mes de la tapa de los diarios, hay un sector que estará vigilando lo que pase en estos días. La industria petrolera mirará con atención el tipo de cambio toda la semana que viene, ya que eso definirá en gran medida el nivel de aumento que aplicarán en los combustibles líquidos desde octubre.

Con el dólar minorista que cerró ayer a $ 17,45, el peso se depreció un 3,4% desde el 30 de junio, el día en que se decidió para el tercer trimestre del año un incremento de 7,2% de las naftas y del 6% en el gasoil.

Tal como consignó El Cronista semanas atrás, el precio al público de los combustibles en las estaciones de servicio debería subir en los primeros días de octubre. Sin embargo, el Gobierno especula con que, al igual que lo sucedido en 2015, las petroleras atenuarán su pedido hasta el día después de las elecciones legislativas, que se realizarán el domingo 22.

Entre el lunes 25 y el viernes 29 de este mes, el dólar volverá a ser tema de agenda. Si todo se cumple tal cual lo establecido en el Acuerdo para la transición a precios internacionales de la industria hidrocarburífera argentina, en las últimas horas de la semana próxima se conocerían los precios de las naftas y el gasoil para octubre, noviembre y diciembre. De todas maneras, se da por descontado que no habrá ningún cambio por lo menos hasta el 23 de octubre.

Como, además de la divisa estadounidense, para alterar los valores también se tienen en cuenta los precios de los biocombustibles, la inflación local y el crudo Brent, es casi imposible que haya una variación hacia abajo, como sucedió en la primera semana de abril, cuando las naftas cayeron 0,1% y el gasoil 2,6%, por una leve apreciación del peso. Anteriormente, en enero habían aumentado 8%.

De hecho, el Brent, que es el petróleo que se cotiza a futuro en el mercado de Londres, cerró ayer a u$s 56,19 el barril y tuvo un salto mayor a u$s 7 en dos meses y medio, lo que representa un incremento de casi 15%, que presionará al alza a los combustibles en la Argentina. Incluso, si el Brent se mantuviera en ese precio (mayor al de u$s 55 por barril que se paga el crudo Medanito, de Neuquén, a nivel local) por diez días consecutivos, se suspenderá el acuerdo firmado este año.

Por ahora, el sector está muy tranquilo y aduce que no tiene novedades al respecto. Oscar Díaz, secretario general de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina (Cecha), apuntó: “Lo más probable es que se haga todo después de las elecciones. Pero queremos que el aumento de combustibles al menos iguale a la inflación este año para no perder rentabilidad”.

A los dueños de estaciones de servicio les preocupa que no se repita lo de 2016, cuando las naftas subieron 31% y quedaron por debajo de la inflación. Para que no suceda, debería haber un incremento cercano al 5%, teniendo en cuenta que se estima que el Índice de Precios al Consumidor tendrá una variación acumulada a fin de año de entre 20% y 22%.

El de los combustibles líquidos es uno de los precios regulados que modificará su valor en el último trimestre de 2017 y traccionará la inflación. Los otros son la electricidad y el gas, que aumentarán “entre noviembre y diciembre”, según dijo el ministro de Energía, Juan José Aranguren.

Desde 2018, se resgularían las ventas de combustibles líquidos por la quita del barril criollo.

Compartir