El pozo frente a la costa de Tabasco contiene entre 1,4 y 2 mil millones de barriles de crudo liviano

Anuncian enorme descubrimiento de petróleo en México

El consorcio internacional dice que el descubrimiento es el quinto mayor del mundo en los últimos cinco años, muy superior a las previsiones.

Un consorcio internacional encontró petróleo en México en lo que dice ser el quinto mayor descubrimiento en el mundo en los últimos cinco años, tras una histórica reforma que abrió el sector energético del país después de ocho décadas de control estatal.

Talos Energy de EE.UU., Sierra Oil & Gas de México y Premier Oil del Reino Unido anunciaron el “histórico e importante” descubrimiento en las aguas poco profundas del Golfo de México, casi dos años después de la fecha en que recibieron los dos únicos bloques adjudicados en la histórica primera licitación de petróleo del país, en julio de 2015.

Sierra posee el 40% del bloque, Talos, el 35%, y Premier, el 25%. “Éste es verdaderamente un proyecto de exploración”, dijo Tim Duncan, presidente y jefe ejecutivo de Talos, el operador del bloque. Es lo que la industria llama perforación “wildcat”, o de exploración, en un área que nunca antes había sido explorada.

El pozo más cercano estaba a 20 km de distancia y había salido seco. Este pozo, llamado Zama, a unos 60 km de la costa del estado de Tabasco en el sureste, contiene un estimado de 1,4 mil millones a 2 mil millones de barriles de petróleo ligero, y se extiende potencialmente a un bloque vecino. “Es enorme”, dijo Iván Sandra, jefe ejecutivo de Sierra. “Era el doble de lo que esperábamos”.

Pablo Medina, analista de petróleos de Wood Mackenzie, dijo que el descubrimiento era uno de los “20 más grandes en aguas poco profundas en todo el mundo en los últimos 20 años”.

Stephane Foucaud, analista de GMP FirstEnergy, dijo que el tamaño del descubrimiento era muy superior a las previsiones y que había varias señales “muy alentadoras”, incluyendo que es petróleo ligero preferible al petróleo más pesado porque es más fácil de procesar y que el depósito es de buena calidad.

Sin embargo, Foucaud añadió: “No hay duda de que se debe ser cauteloso hasta que se haya probado el pozo”.

El anuncio se produjo en momentos en que México se preparaba para subastar 24 bloques terrestres el miércoles.

Diez de los 15 bloques de aguas poco profundas en oferta se adjudicaron hace un mes y ocho de los 10 bloques en aguas profundas del Golfo, considerados la joya de la corona de la prospección petrolera mexicana, se adjudicaron en diciembre pasado.

México ya ha atraído casi u$s 50 mil millones de inversión en este sector clave desde la primera subasta. Los nuevos participantes, que incluyen ExxonMobil, Total, Chevron, Shell y CNOOC, de China, aportan los fondos tan necesarios y los conocimientos especializados a un sector donde Pemex ha vuelto a ser rentable después de un doloroso programa de austeridad, pero donde la producción de este año se espera que llegue a su punto más bajo en cuatro décadas.

Duncan dijo que el pozo ahora sería valorado en 2018-2019 y que la producción potencialmente comenzaría de tres a cinco años después de eso.

Zama es dos veces más grande que Trion, un campo de aguas profundas en el norte del Golfo que BHP Billiton en asociación con Pemex está desarrollando, en la primera empresa mixta con la compañía mexicana en sus 79 años de historia.

La inversión en Trion se estima en más de u$s 11 mil millones y se espera que Zama cueste una “fracción” de esa cifra porque está en aguas poco profundas con más fácil acceso. Una vez que el bloque entre en producción, el gobierno tendrá un 68,99% de las ganancias de cada barril producido.

La llegada de nuevas empresas al sector petrolero mexicano “crea una sensación de urgencia que es muy necesaria”, dijo Duncan. “Un gran descubrimiento eleva el perfil de México para todo el mundo. Si tenemos éxito, otros operadores sentirán que pueden tener éxito”.

Compartir