Yacyretá recibió ofertas técnicas para preservar la capacidad de generación de 2 turbinas

La Entidad Binacional Yacyretá (EBY) recibió hoy las ofertas técnicas y económicas para el concurso de precios del conjunto de repuestos de dos turbinas de su parque generador con el objetivo de mantener a plena capacidad de generación la potencia instalada en la central hirdroeléctrica.

“Nuestra prioridad en Yacyretá es llevar el rendimiento del complejo hidroeléctrico al ciento por ciento de su capacidad operativa”, manifestó el director ejecutivo de la EBY, Humberto Schiavoni.

De esta manera se inició la adquisición del conjunto de repuestos de partes móviles y su ensamblaje en obra para dos turbinas, a través de un concurso de precios por invitación a las empresas IMPSA, Voith y Andritz, que participaron en la provisión de las turbinas originales.
El monto aproximado de la contratación será de u$s 80 millones y el plazo de entrega será a partir del año próximo.
Estas tareas de recuperación de la plena capacidad de generación de las turbinas es necesaria porque en el año 2014, se produjo una rotura en los sistemas Kaplan de tres unidades, las cuales funcionan en modo hélice, impidiendo generar a pleno.
En este escenario es que, preventivamente, se redujo en 20 MW la potencia original de 155 MW a las restantes turbinas.
Yacyretá es una gran central hidroeléctrica construída por Argentina y Paraguay sobre el río Paraná. Es una de las principales empresas generadoras de energía eléctrica de América Latina y provee el 45% de la energía hidroeléctrica que recibe el sistema interconectado nacional de la Argentina.

El tratado entre Argentina y Paraguay -por el cual los dos países se comprometieron a emprender conjuntamente la obra- fue firmado el 3 de diciembre de 1973, y se creó también la Entidad Binacional Yacyretá (EBY).
El origen del término Yacyretá es guaraní, y significa “lugar donde brilla la luna”. Es el nombre de la isla del río Paraná en la que fue instalada la central hidroeléctrica, entre Ituzaingó, provincia de Corrientes, y San Cosme y Damián, Paraguay.
Geográficamente, está a 220 kilómetros al este de la ciudad de Corrientes y a 90 kilómetros al oeste de Posadas.
La hidroeléctrica Yacyretá es una central de llanura que aprovecha el caudal del río Paraná para la producción continua de energía limpia, renovable, no contaminante y de bajo costo.
La presa de contención y las estructuras de hormigón que contienen el embalse tienen una longitud de 66,8 kilómetros.

Para realizar la obra hubo que construir dos puentes que unieran las costas paraguaya y argentina con la isla Yacyretá: uno permanente sobre un brazo del río, llamado Aña Cuá, y el otro sobre el brazo principal del Paraná, que fue demolido al finalizar los trabajos.
El cemento para la elaboración de todo el hormigón de la construcción fue provisto por una fábrica transitoria instalada en la obra.
El edificio de la casa de máquinas, donde se encuentran las 20 turbinas hidrogeneradoras, tiene 70 metros de altura por 80 de ancho y 816 metros de largo, algo así como un edificio de 20 pisos con una superficie de 8 manzanas.
Para la construcción de los 20 hidrogeneradores se utilizó más acero que en 70.000 automóviles grandes.
La central hidroeléctrica cuenta también con cuatro estructuras electromecánicas o “ascensores” (elevadores tipo torno).
Las instalaciones para peces (IPP) están dispuestas de a dos en cada extremo de la casa de máquinas para permitir la migración de peces desde aguas abajo hacia aguas arriba a cota (altura del agua) del embalse.

Los peces son atraídos por una corriente artificial hacia las bocas de captación y descargados luego cerca de la superficie del embalse, de manera de protegerlos de los flujos de atracción de las unidades y del vertedero, que podrían apartarlos de su curso de migración.
El objetivo principal de las IPP es mantener el flujo génico de las poblaciones de peces de aguas abajo hacia las poblaciones que se encuentran aguas arriba.
Yacyretá también cuenta con una esclusa de navegación que consiste en una estructura de hormigón que forma un cuenco de 27 metros de ancho y 236 metros de largo, con una compuerta aguas arriba y otra aguas abajo.
Sirve como un “ascensor de barcos” porque salva el desnivel producido por la represa, y hace posible la libre navegación de las embarcaciones.
Al ingresar un barco, el agua sube o baja dentro del receptáculo o cuenco hasta igualar el nivel del lado de destino (embalse o río).

En general navegan embarcaciones llamadas barcazas (12 m x 60 m), que transportan soja u otros productos a granel, y son impulsadas por un remolcador de potencia.
Las operaciones de esclusados durante 2015 permitieron transportar 2.846.148 toneladas y en lo que va del año ya se han registrado 2.098.543 de toneladas de cargas que conforman el comercio bilateral entre Argentina y Paraguay, a través de complejo binacional, con destino a los puertos exportadores de la zona de Rosario, en la provincia de Santa Fe.

Compartir