Diálogo con Pablo Videla, referente del sector para Techint Ingeniería y Construcción

“Vemos señales de reactivación y gran potencial en el mercado de Oil & Gas”

Techint Ingeniería y Construcción confía en replicar a nivel local su exitosa experiencia europea en el desarrollo de obras de regasificación, además de prepararse para colaborar con la reducción de costos operativos en el segmento de los hidrocarburos no convencionales.

Techint juzga positivamente lo que está ocurriendo y lo que puede llegar a ocurrir en la industria nacional. Así lo asegura Pablo Videla, director comercial de Oil & Gas y Petroquímica en la empresa.
“Nuestro optimismo no se limita al ámbito hidrocarburífero, un mercado que estuvo muy parado durante los últimos tiempos, sino que también incluye al sector petroquímico, como consecuencia del despegue que vislumbramos para el gas, uno de los principales insumos de dicho segmento”, asegura el directivo en diálogo con Revista Petroquímica, Petróleo, Gas, Química & Energía.
A su entender, la Argentina viene creciendo en el campo petrolero, pero involucionando en el gasífero. “En lo últimos 12 años el país pasó a ser un importador neto de gas y cubre un 30% de su demanda con compras en el exterior”, advierte.
No obstante, indica, es enorme el potencial que ofrecen el shale gas y el tight gas de Vaca Muerta, donde se avizoran interesantes oportunidades para los servicios de ingeniería y construcción. “Con las condiciones adecuadas, el desarrollo no convencional de la cuenca Neuquina permitirá crear empleo, garantizar el abastecimiento energético y recuperar el rol exportador en un plazo de entre cinco y 10 años. Asimismo, se beneficiarán sustancialmente grandes complejos industriales, como el polo petroquímico de Bahía Blanca”, proyecta.
Según sus palabras, el Grupo Techint posee una visión común de lo que debería hacer el país para ampliar sus niveles de industrialización y no restringirse a la producción de materias primas. “Desde Ingeniería y Construcción, en particular, buscamos transformarnos en esta nueva etapa en un proveedor de servicios eficiente y de alto valor agregado, con elevados estándares de calidad. Estamos preparados para ello y venimos actuando así en otros países”, asegura.
La firma viene de sumar una importante experiencia en el exterior que buscará capitalizar en el país. “Confiamos en que el mercado argentino generará las condiciones para su reactivación, especialmente en Oil & Gas”, completa.

¿En qué iniciativas gasíferas estuvo involucrado Techint en Europa?

Acabamos de construir tres terminales de regasificación. El año pasado pusimos en marcha la de Dunkerque, en Francia, para las firmas EDF, Fluxys y Total. Con una capacidad de 13.000 millones de metros cúbicos (m³), es la más grande del Viejo Continente.
Asimismo, en el puerto de Zeebrugge, en Bélgica, llevamos a cabo la expansión de una planta regasificadora que opera desde hace casi 25 años en el mar Báltico.
Y para el Gobierno polaco desarrollamos la terminal de Świnoujściu, que permitirá reducir la dependencia del gas ruso.

Videla
“Nuestro optimismo no se limita al ámbito hidrocarburífero, un mercado que estuvo muy parado durante los últimos tiempos, sino que también incluye al sector petroquímico, como consecuencia del despegue que vislumbramos
para el gas”

 

 

¿Por qué ese tipo de propuestas podría prosperar en el medio local?

Al no hacer en tiempo y forma todas las inversiones de infraestructura requeridas, Bolivia no pudo cumplir con su compromiso de enviarle a la Argentina cerca de 30 millones de m³ en 2016 (sólo le entregó 17 millones). En ese contexto, el país recibió alrededor de 100 buques metaneros de entre 150.000 y 200.000 m³.
El mercado local precisa seguir incorporando el recurso, sobre todo a nivel estacional, al menos hasta que haya una disponibilidad a gran escala de gas no convencional. Por ende, será necesario ampliar las terminales regasificadoras. El Estado tiene iniciativas en carpeta para construir una o dos más.
Es paradójico que, contando con los recursos y las reservas, necesitemos importar. Esto debería llevarnos a los argentinos a reflexionar sobre lo que no hemos hecho correctamente y sobre lo que deberíamos hacer.

 

 

Videla 
“Nuestro optimismo no se limita al ámbito hidrocarburífero, un mercado que estuvo muy parado durante los últimos tiempos, sino que también incluye al sector petroquímico, como consecuencia del despegue que vislumbramos
para el gas”

 

¿Qué hace falta para poner en valor las riquezas de Vaca Muerta?

Observamos una voluntad de avance por parte de los operadores, además de que hay algunas inversiones en función de la recuperación paulatina del precio del crudo y de que este año se reglamentó la renovación de las tarifas de gas por un quinquenio. En este último ítem, los incentivos podrían haberse profundizado, aunque no deja de ser una ayuda importante (esperemos que sea suficiente).
En adelante, tienen que seguir dándose condiciones de estabilidad política y reglas de juego claras. Pero no puede obviarse que, hasta hace poco, grandes empresas internacionales con larga trayectoria en la Argentina pensaban sus inversiones en otros mercados. Hoy esa realidad está cambiando. Ésa es una señal buenísima.
Tampoco podemos ignorar que la cuenca Neuquina es una zona de mucho conflicto social. Se trata de un tema no menor que habrá que gestionar. En ese sentido, el acuerdo laboral alcanzado en Vaca Muerta es bueno, ya que permite transitar un camino de eficiencia. Pero para ver sus resultados se requerirá tiempo.

 

 

Videla 
“Desde Techint Ingeniería y Construcción buscamos transformarnos en esta nueva etapa en un proveedor de servicios eficiente y de alto valor agregado, con elevados estándares de calidad. Estamos preparados
para ello”

 

¿Qué puede aportar la empresa al desarrollo del sector?

En los últimos años, hemos trabajado mucho en diseños modulares de plantas de tratamiento de gas. Contamos con un equipo de proceso muy importante y conocemos bien las necesidades del mercado. Podemos ayudar a agilizar los tiempos y a reducir los costos. Nuestra ventaja diferencial pasa, justamente, por lo rápido que diseñamos, construimos y montamos estas instalaciones.
Tenemos un desarrollo interno con Tecpetrol, estamos haciendo ingeniería para Total y recibiendo nuevos pedidos. La regulación de precios del gas, que tanto esperaban los operadores, es muy reciente. Por ende, esperamos un mayor movimiento del mercado a partir de ahora.
En el Upstream creemos que podrían promoverse facilidades comunes que integren las necesidades de varios operadores. En ese sentido, Techint podría desempeñar un rol estratégico con inversiones de equity, desarrollo y aportes de ingeniería compleja, tecnología y capacidad logística.
De no ser posible implementar un sistema común que dote de sinergia y eficiencia a la actividad –teniendo en cuenta que es difícil congeniar los objetivos y las realidades de los distintos operadores–, cada firma desarrollará sus
facilidades a partir de sus necesidades, pero sí se convergerá en el tema del Midstream, donde hay un cuello de botella en términos de infraestructura. Seguramente hará falta un nuevo gasoducto troncal. Y estamos dispuestos a invertir en su desarrollo.

¿Cómo ve el crecimiento del mercado de las energías renovables?

Lo más interesante es que hay una ley que debe cumplirse. Será difícil, de todas maneras, alcanzar el objetivo de elevar a un 20% la participación de estas fuentes en la matriz energética para 2025.
No me opongo al desarrollo de estas energías, todo lo contrario, pero pienso que su expansión debería ser gradual. Hay que tener el equilibrio suficiente para no atentar en cierto modo contra el desarrollo del gas y así profundizar en el aprovechamiento del potencial de Vaca Muerta, que alberga la tercera reserva de shale gas más grande del mundo. ©

Experiencia internacional

Videla tiene 30 años de experiencia en el sector. En 20 de ellos trabajó fuera del país. En el transcurso de los últimos cuatro, de hecho, vivió en suelo europeo.
Durante las citadas obras de regasificación que Techint concretó en Francia, Bélgica y Polonia, ocupaba el cargo de Managing Director de la firma para Europa, Medio Oriente y África (EMEA, por sus siglas en inglés). “Era el responsable del desarrollo de negocios en todo ese sector”, precisa.
Al regresar al país, asumió el puesto de Business Development Director para Latinoamérica (con excepción de Brasil). “Me desempeño fundamentalmente en la industria Oil & Gas y la actividad petroquímica”, puntualiza.

 

 

 

Compartir