El país vecino cubrió todo su consumo eléctrico por medio de energías renovables en 2016

Uruguay apunta a que su matriz energética se constituya por un 100 % con renovables

La oferta eléctrica uruguaya necesaria para que el país pueda operar ronda los 1300 MW y la potencia instalada total supera con creces esa cifra. Cuenta con un respaldo termoeléctrico que ronda los 800 MW, que se encienden sólo cuando las renovables no llegan a hacerle frente al consumo eléctrico o bien cuando la Argentina requiere de energía

“El sector eólico está maduro y en un estado de meseta, entonces los temas centrales ahora pasan por continuar desarrollando el mercado eléctrico en otras variantes, impulsando la introducción de mayor energías renovables no ya para tender una matriz eléctrica 100 por ciento renovable, sino energética 100 por ciento renovable”, confía en diálogo, Jorge Dosil, quien además de ser Jefe de Generación Eólica de la Administración Nacional de Usinas y Trasmisiones Eléctricas (UTE) es Presidente de la AUdEE.
Durante buena parte del 2016, el vecino país cubrió todo su consumo eléctrico por medio de energías renovables tales como la hidroeléctrica, la biomasa, solar (en muy pequeña proporción) y eólica, esta última aportando ni más ni menos que el 20 por ciento de lo demandado en el año.
Asimismo Uruguay cuenta con un respaldo termoeléctrico Turbo Gas y de Ciclo Combinado que ronda los 800 MW, que, según Dosil, se encienden sólo cómo último recurso cuando las renovables no llegan a hacerle frente al consumo eléctrico o bien cuando la Argentina requiere de energía, y se la venden.
La oferta eléctrica uruguaya necesaria para que el país pueda operar ronda los 1300 MW y la potencia instalada total supera con creces esa cifra. Si bien, como en todo sitio del mundo, se espera que el consumo energético sea creciente, el miembro de UTE asevera que el Gobierno proyectó que para el 2040 no se incorpore más energía térmica fósil. La prioridad para la plaza oriental será continuar sobre las renovables.
En estos momentos, Uruguay tiene un cuadro de sobreoferta energética, sobre todo eólica. Según la AUdEE, hay 40 parques eólicos entregando energía limpia a la red, que representan 1274,2 MW, y se espera que para el año que viene la potencia trepe a los 1500 MW.
Como se dijo, el crecimiento de Uruguay requerirá de mayor cantidad de potencia eléctrica y, cuenta Dosil, ya hay “miles de MW” eólicos identificados para ello. Explica: “todo el territorio uruguayo es apto para energía eólica, porque es suavemente ondulado y es barrido por buenos vientos”.
Pero el Jefe de Generación Eólica de UTE dice que no sólo apuntarán a erigir aerogeneradores. Entre las proyecciones también se apostará por parques solares y la masificación de vehículos eléctricos, donde ambas tecnologías representan el “complemento ideal”, en palabras de Dosil.
“Habitualmente, me animo a decir que un 80 por ciento de los días, los vientos en Uruguay comienzan a soplar a las 6 de la tarde hasta las 9 o 10 de la mañana. Y la energía solar fotovoltaica encaja perfecto en ese hueco que deja la eólica. Lo mismo con los autos eléctricos: la gente puede cargar las baterías de sus vehículos por la noche, cuando duerme y utilizarlas luego en el día”, precisa.
Con esta fórmula Uruguay pretende entonces llegar a un 100 por ciento de su matriz energética con renovables y ya lo está proyectado.
Sin embargo aún debe sortear un factor que hoy día relentece este proceso y tiene que ver con los altos costos de los vehículos eléctricos en Sudamérica. “Habría que patear el tablero y comenzar a ofertar un auto atractivo, económico de calidad y con una batería de buena autonomía”, proyecta el jerárquico de UTE.

Compartir