Una petrolera noruega quiere buscar hidrocarburos no convencionales en Neuquén

Incentivada por los últimos hallazgos de YPF

Statoil está interesada en detectar y desarrollar depósitos de shale oil y shale gas en la provincia goberna da por Jorge Sapag. La firma, que maneja un campo de gas no convencional en Estados Unidos, acaba de promover su mayor descubrimiento de crudo de la última década fuera de Noruega.

A tono con el optimismo impulsado por los importantes hallazgos de petróleo y de gas no convencional que YPF acaba de registrar en Neuquén, la petrolera estatal de origen noruego Statoil planea efectuar inversiones hidrocarburíferas en esa provincia. Así lo manifestaron directivos de la empresa, quienes se reunieron recientemente con el gobernador Jorge Sapag y el presidente de Gas y Petróleo del Neuquén (G&P Nqn), Rubén Etcheverry, para expresarles su intención de buscar y desarrollar depósitos de shale oil y shale gas dentro del territorio neuquino.

“La compañía podría participar activamente en la licitación de áreas hidrocarburíferas que lanzaremos próximamente”, confirmó Etcheverry a este medio. Según el directivo, esa participación no debería sorprender a nadie, ya que –si bien son de mediano y alto riesgo– desde hace algún tiempo esos campos vienen acaparando la atención de varias operadoras de renombre.

“Las perspectivas que ofrece la provincia en particular y la Cuenca Neuquina en general para hallar y explotar petróleo y gas no convencional son inmejorables. La región cuenta con la formación Vaca Muerta como roca típica de shale, con una distribución areal que la abarca prácticamente en su totalidad, además de disponer de un importante espesor y encontrarse en profundidades adecuadas para permitir su correcto desarrollo. Y en una posición subordinada en importancia posee la formación Los Molles, que también dará bastante que hablar”, precisó.

A su entender, el atractivo neuquino en el rubro quedó demostrado en la tercera ronda licitatoria de G&P Nqn recientemente concursada. “De hecho, recibimos ofertas por las 13 áreas involucradas con importantes compromisos de inversiones”, destacó.

En ese sentido, remarcó los esfuerzos que tiene en carpeta la provincia para estar a la altura de los desafíos legales, técnicos y financieros planteados por el incipiente negocio. “Ejemplo de ello será la creación de un centro tecnológico provincial especializado en yacimientos no convencionales que servirá para reunir, sistematizar y compartir toda la información vinculante, al tiempo que será sede de capacitación y entrenamiento de personal”, apuntó.

Líder global

Nacida en 1972, la noruega Statoil es una empresa internacional de energía enfocada en la exploración de petróleo y de gas natural que posee actividades en 34 países alrededor del mundo. Aunque figura listada en la Bolsa de Valores de Nueva York, el Estado noruego aún mantiene la mayor parte de su propiedad.

La oficina central de la empresa se encuentra ubicada en Stavanger, capital petrolera del país escandinavo. Cuenta con unos 17.000 empleados y opera alrededor de 2.000 estaciones de servicio en nueve naciones. Su producción hidrocarburífera oscila en torno a los 1,89 millones de barriles equivalentes de crudo por día.

Se trata de la segunda exportadora de gas a Europa y de la primera operadora mundial en aguas más profundas a los 100 metros.

En el ámbito del shale gas, se destaca por sus operaciones extensivas en Estados Unidos (en los campos Eagle Ford y Marcellus).

En 2006 Statoil firmó un acuerdo de compra con la empresa Norsk Hydro, también noruega, dedicada a la explotación de hidrocarburos. El 1 de octubre de 2007 ambas corporaciones se fusionaron para pasar a llamarse StatoilHydro. La resultante de dicha fusión es la mayor firma del mundo en materia de petróleo off shore.

En los últimos días, la petrolera fue noticia por haber logrado, en el Mar de Barents, el descubrimiento de crudo más significativo de la última década fuera de Noruega. Denominada Skrugard, el área en cuestión se sitúa a unos 200 kilómetros de la costa norte del país escandinavo y, según un comunicado de prensa de Statoil, podría tener reservas recuperables de entre 150 y 250 millones de barriles equivalentes de petróleo, con un potencial de 250 millones de barriles adicionales hasta ascender a un total de 500 millones de unidades.

Estimación auspiciosa

La obtención a gran escala de los campos de petróleo y gas ‘no convencional’ tanto a nivel nacional como provincial demandará varios años de investigación y trabajo. Actualmente, las operadoras locales recién se están familiarizando con la tecnología que demanda la explotación de los campos, mucho más moderna y costosa que la que se utiliza con normalidad.

“Según un estudio que realizamos, tan sólo en términos gasíferos los recursos no convencionales de la Cuenca Neuquina oscilarían en torno a los 257 trillones de TCF’s”, señaló a este medio Héctor Mendiberri, subsecretario de Hidrocarburos de Neuquén.

No obstante, un informe de la respetada Agencia de la Energía de Estados Unidos (EIA, según su sigla en inglés) elaborado a su pedido por la consultora internacional Advances Resources International (ASI), es todavía más ambicioso: sostiene que los volúmenes técnicamente recuperables de la cuenca llegarían a los 408 TCF’s.

De acuerdo con el organismo estadounidense, “los estudios estratigráficos de la Cuenca Neuquina exhiben un interés particular en las formaciones Los Molles y Vaca Muerta, que ofrecen estructuras profundas de espesor como las que dan origen a la mayoría de los yacimientos de petróleo y de gas. De ahí que la zona guarde muy buenas prospectivas”.

De todos modos, para transformar esa estimación en reservas concretas habrá que certificar su existencia y otorgarles un precio que vuelva comercial su extracción.

Compartir