Según expresó Marcelo Mindlin, presidente de Pampa Energía

“Un hogar en la Argentina consume un 40% más de energía que el promedio latinoamericano”

El empresario calculó que del 40% más de energía que consume un usuario argentino, un 15% es derroche ocasionado por la distorsión de los precios y tarifas de gas y electricidad durante los últimos 15 años. Mindlin se mostró optimista de cara a incrementar la producción de gas si el Gobierno avanza en un esquema previsible de precios.

Marcelo Mindlin abandonó por unos instantes el tono componedor que lo caracteriza para adentrarse en una cuestión que le interesa al Gobierno: la relacionada con la eficiencia energética. El presidente de Pampa Energía cargó, en esa diatriba, contra la política de la administración anterior de mantener artificialmente bajos los precios y tarifas de la energía.
“La combinación entre la falta de reglas estables y claras y la no aplicación de los marcos regulatorios y la distorsión de los precios relativos generó problemas enormes como la caída de la producción”, cuestionó el ejecutivo, que maneja la principal empresa de energía eléctrica del país.
“En 2002 teníamos una reserva técnica (del segmento de generación eléctrica) del 25%, hoy tenemos reservas prácticamente nulas que vuelven inestable el sistema. Todos sabemos los problemas que esta situación ha producido como consecuencia de la enorme distorsión de precios relativos”, añadió.
Mindlin presentó una serie de indicadores no del todo conocidos para el gran público que sirve para adentrarse en el análisis de la crisis energética que atraviesa la Argentina. El empresario sostuvo que un usuario residencial tipo consume en el país un 40% más de energía que la media latinoamericana. Ese guarismo permite, a su entender, dimensionar el nivel de derroche energético que se agudizó en los últimos años.

Derroche

“Regalar el gas al sector residencial creó un enorme derroche. Un hogar argentino consume un 40% más que el promedio latinoamericano. De ese número, podemos calcular el factor de derroche en un 15%. Si eliminamos ese consumo ineficiente vamos a tener un factor de ahorro importante”, ponderó.
En esa línea, destacó el camino elegido por el Ejecutivo de elevar el nivel de las deprimidas tarifas de gas y electricidad. “Con precios distorsionados es imposible luchar contra el derroche. El Gobierno ha avanzado en la dirección correcta. La normalización de servicios públicos ha sido notable. Aunque parezca extraño, es la primera vez que estamos aplicando la ley en 14 años. Sin embargo, la reacción del sector privado ha sido diferente según el subsector. En el área eléctrica, la respuesta ha sido más rápida que en el sector hidrocarburífero”, admitió.
Pese a eso, Mindlin afirmó que si el Ejecutivo avanza hacia un esquema previsible de precios internos del petróleo y el gas, la reacción del empresariado petrolero se intensificará a fin de incrementar el nivel de inversión en los yacimientos.
“Si no contamos con un esquema de precios del gas para cuando termine el Plan Gas (en diciembre de 2017), el sector de hidrocarburos apostará por un incremento de la producción de gas”, aseguró.

Fondo de inversión

Como presidente de Pampa Energía, Mindlin está apostando por el desarrollo de las energías renovables. El empresario fue uno de los impulsores del primer fondo común de inversión cerrado destinado a nuevos proyectos de energía.
El fondo, que se llamará Pampa Energía SBS l FCIC, busca ser una alternativa de inversión para recepcionar los flujos de fondos que generará el Régimen de Sinceramiento Fiscal.
Los inversores que adhieran al blanqueo de capitales y deseen invertir en esta herramienta no estarán sujetos al pago del impuesto especial, con la condición de permanecer en el Fondo por un plazo mínimo de 5 años.
El Fondo invertirá únicamente financiando proyectos de Pampa Energía, que permitan darle al inversor una rentabilidad en dólares con riesgos definidos adquiriendo obligaciones negociables sin oferta pública a cinco años de plazo.
La rentabilidad esperada del fondo debería estar en línea con inversiones en ONs de similares características, hoy en un rango del 5 al 7%. La autorización del fondo ya fue solicitada a CNV y se estima que su aprobación y colocación se concretará antes de fin de año.
“Éste es un vehículo para que los inversores puedan participar en proyectos estratégicos en pos del el desarrollo del país, a través de la producción de nueva energía”, indicaron fuentes cercanas a Pampa Energía.

Proyectos

La compañía, la mayor empresa de energía eléctrica del país, pondrá en marcha un parque eólico en la zona de Bahía Blanca. El proyecto, que  acaba de ser adjudicado en el marco del Programa Renovar, aportará 100 megawatts (Mw) nuevos al sistema eléctrico y demandará una inversión de alrededor de u$s 135 millones.
Además, Pampa Energía está desarrollando dos proyectos de energía térmica. En Loma la Lata, provincia de Neuquén, ampliará la central con la instalación de una nueva turbina de 100 Mw. Y también instalará una nueva central que producirá 100 Mw en el Parque Industrial Pilar, provincia de Buenos Aires. Ambos proyectos demandarán una inversión de alrededor de u$s 185 millones.
En Pilar, la empresa anunció en septiembre una inversión de u$s 100 millones en una nueva usina que será instalada en el Parque Industrial Pilar, en la provincia de Buenos Aires.
Pampa es controlante de Albares Renovables, una firma que resultó adjudicataria de la licitación realizada por el Ministerio de Energía para ampliar la capacidad del parque de generación termoeléctrica. ©

Compartir