Tag: shale gas

Las petroleras YPF, Total y Pampa Energía controlan un 57,9% en la superficie de Vaca Muerta, el mayor reservorio de shale gas y shale...

El consumo de energía de la Argentina es muy particular. Según Marcos Sabelli, gerente ejecutivo del área Química de YPF, a diferencia de las...

Paolo Rocca elige los momentos para hablar. Son apenas un par de ocasiones por año en las que el presidente del grupo Techint, el...

Las soluciones de control y automatización y las nuevas tecnologías destinadas al rubro de la refinación ocuparon un espacio destacado durante la cumbre “Emerson...

La meta no parece tan compleja de cumplir desde lo numérico. Sin embargo, requiere un ingente y sostenido nivel de inversiones que no aún...

En la antesala de la 36° Reunión Anual de APLA, el ejecutivo analizó los desafíos que enfrenta la industria petroquímica regional. En ese sentido, repasó la agenda del congreso que se realizará en el Sheraton Buenos Aires y trazó los principales lineamientos del escenario del sector a mediano plazo.

El país tiene un déficit de abastecimiento de gas natural que se compensa con importaciones desde Bolivia de aproximadamente 18-20 MMm³/d, LNG 30 MMm³/d especialmente en invierno, también en forma de gasoil 20 MMm³/d en invierno para consumo de ciclos combinados y cortes del orden de 10 MMm³/d durante los meses más fríos.

Así lo confirman desde la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional (ex Fundación Exportar), que hoy está facilitando inversiones en el país por u$s 25.000 millones anuales, principalmente en los sectores energético, minero, de bienes industriales, agroindustrial y de transporte.

El Gobierno de Michel Temer anticipó que reducirá a la mitad las compras del fluido procedente del Altiplano. Hasta ahora, Brasil importaba desde Bolivia unos 30 millones de metros cúbicos diarios. De concretarse la medida, el mercado boliviano dispondrá de un excedente de 15 millones que podría volcar a la Argentina.

El Gobierno y las empresas productoras coinciden en que es momento de poner foco en la mejora de la productividad laboral y de la competitividad de la industria petrolera local en su conjunto. En ese marco, las compañías reclaman una serie de puntos, entre los que figuran la reducción de la carga impositiva sobre la actividad, beneficios fiscales y el ordenamiento de la regulación ambiental.