Según Mauricio Russo, director comercial de Oilstone Energía

“Si la decisión es ir al precio internacional del barril, no debería haber un tope”

En caso de buscar una mayor paridad con respecto a la cotización global, el valor local del crudo no debería admitir la fijación de ningún techo, ya que eso perjudicaría mucho la rentabilidad de la industria. Así lo cree el director comercial de Oilstone, Mauricio Russo, quien destaca algunos hitos positivos registrados a lo largo del año.

Tal como se preveía a finales de la temporada pasada, 2016 fue un año de transición para la industria local de Oil & Gas, según la visión de Mauricio Russo, director comercial de Oilstone Energía. “Con la asunción del nuevo Gobierno nacional, se intentó corregir gran parte de las irregularidades que presentaba el país en materia económica y regulatoria del mercado energético. Aun así, la implementación de estos cambios no alcanzó para impulsar las inversiones en el sector petrolero”, señala el directivo en diálogo con Revista Petroquímica, Petróleo, Gas, Química & Energía.
Según sus palabras, la definición del nuevo precio de gas en boca de pozo fue muy cuestionada por muchos sectores de la sociedad. “Si bien se pudo establecer un nuevo valor con un sendero de crecimiento, lo cual resultó muy bueno, todavía queda por definir si continúa el plan de estímulo a la inyección excedente de gas que fija una cotización de u$s 7,50  por millón de BTU, cuyo vencimiento se dará en diciembre de 2017”, advierte.
Con respecto al precio interno de petróleo, indica que aunque el Gobierno ha definido la finalización del “barril criollo” para acoplarlo al valor internacional, aún no ha establecido en cuánto tiempo se alcanzará este objetivo. “No obstante, ya se ha iniciado un proceso de disminución gradual de la tasación”, reconoció.
Por otro lado, añadió, existe mucha presión para ir al precio internacional a fin de que el consumidor deje de subsidiar a la industria petrolera. “Es importante destacar, en ese sentido, que desde que se abandonó la cotización internacional del petróleo en 2002, a instancias del presidente interino Eduardo Duhalde, la industria subsidió al consumidor (y al Tesoro nacional a través de las retenciones fijas, en primer término, y variables, después) por un monto más de cinco veces superior a aquel con el que los consumidores subsidiaron la industria durante los últimos dos años; es decir, desde que la tasación local se tornó mayor que la internacional”, puntualizó.
A su criterio, debe aclararse que si la decisión es ir a los precios internacionales, esto no debería tener ningún tope. “En caso de aplicarse un techo de precios ante un incremento del valor internacional, volveríamos a sufrir lo mismo que padecimos años atrás, cuando los costos de los servicios (de perforación, fractura, químicos, equipos, etc.) aumentaban a cifras internacionales y aquí percibíamos precios ‘topeados’, lo que impactaba significativamente en la rentabilidad y en el nivel de actividad”, recordó.

Otras variables

A decir de Russo, otra variable a considerar a la hora de hacer un balance del año tiene que ver con el comportamiento de los sindicatos, que en la cuenca Neuquina han registrado una moderación de sus demandas. “Acorde con la situación que está atravesando el sector, han decidido acompañar y evitar reducción de personal”, subrayó.
En contrapartida, a-puntó, el reclamo de grupos sociales con cortes, tomas y manifestaciones ha ido en ascenso. “Asimismo, la respuesta por parte de las autoridades locales, provinciales y nacionales ha sido escasa”, comentó.
Por último, aseguró, se percibe una gran cantidad de reversiones de concesiones de explotación a las provincias, tanto por incumplimientos contractuales de los concesionarios como por vencimientos de plazos de concesión sin interés de extensión. “Y también se dieron muchas ventas de empresas concesionarias, lo cual impactó directamente en el nivel de actividad, la producción de hidrocarburos y la consecuente liquidación de regalías a las provincias”, enumeró.

Lo que viene

Dado que hasta el momento todavía existen incertidumbres en materia de precios y todas las empresas están cerrando sus presupuestos de inversión, Russo estimó que en el corto plazo el nivel de actividad será moderado. “Ésa es mi presunción en lo que respecta a inversiones de petróleo, aunque quizás haya un poco más de movimiento en las inversiones que involucren la producción de gas natural”, diferenció.
El gran desafío a sortear durante el próximo año, anticipó, estará orientado al exhaustivo control de los costos operativos. “Adicionalmente, habrá que poner el foco en la eficiencia de los procesos productivos y en la reducción de tiempos en la intervención con equipos”, precisó.
En el caso específico de Oilstone, detalló, durante este año la compañía finalizó con éxito una campaña de workover en la Unión Transitoria (UT) Dorsal que incorporó una producción de gas natural de 120.000 metros cúbicos (m³) diarios. “Pudimos revertir la tendencia declinatoria que venían trayendo estos campos al momento en que tomamos la operación, en octubre de 2015”, remarcó.
Para 2017, proyectó, la idea es seguir invirtiendo con el objetivo de continuar incrementando la producción de gas natural. “Además, estamos evaluando la adquisición de nuevos campos maduros en la cuenca Neuquina para que sean operados a partir del año que viene”, completó. ©

Compartir