Sapag: “Este año hay mejor clima de negocios y nuestra producción de crudo crecerá más del 10%”

Entrevista con el gobernador de la provincia patagónica

En una entrevista a fondo, el mandatario aseguró que a fines de 2014 la producción de shale oil alcanzará los 30.000 barriles diarios, el doble que en la actualidad. Y avizoró que para 2018 se duplicará la oferta de crudo Medanito. También destacó los desembolsos apalancados por Gas & Petróleo, la petrolera provincial, y se ilusionó con el relanzamiento de las inversiones hidrocarburíferas a partir del acuerdo con Repsol por la expropiación de YPF.

Los encargados de promocionar las virtudes energéticas que ofrecen los yacimientos no convencionales deben lidiar con una tarea engorrosa: ni más ni menos que el propio nombre del mayor campo de shale gas y shale oil de la Argentina. A los ojos de los gurúes del marketing, Vaca Muerta no aporta demasiados recursos estéticos ni discursivos para generar slogans que ayuden a difundir las oportunidades hidrocarburíferas del subsuelo neuquino. Algunos pensaron incluso en rebautizar el reservorio con algún lema más amigable, como “Manantial de vida”, pero la idea no prosperó.
Lo cierto es que Vaca Muerta es una de las formaciones de roca madre de hidrocarburos –al igual que otras como Los Molles y Agrio– y lleva esa denominación en la jerga petrolera desde hace más de tres décadas. No está clara su genealogía ni origen, pero a esta altura nadie en la industria se anima a cuestionar su vigencia.
Jorge Sapag tiene su propia teoría para explicar las raíces del nombre del yacimiento que podría sustentar el cambio copernicano del paradigma energético argentino. A diferencia de los que aseguran que la denominación proviene de la figura que se forma al observar el reservorio desde una vista aérea (se asemejaría a una vaca muerta), el gobernador de Neuquén sostiene que la formación hidrocarburífera recibe su gracia en honor a un paraje cercano a la localidad de Zapala, uno de los primeros lugares donde se perforó la formación de roca generadora de petróleo y gas. “Hay mil historias sobre por qué el yacimiento se bautizó de esa manera, pero ésa es la que más me cierra”, reconoció el mandatario.
Revista Petroquímica, Petróleo, Gas & Química lo entrevistó en marzo en la Casa de la Gobernación, horas después de inaugurar las sesiones ordinarias en la Legislatura. Después de una larga noche de ensayos y preparación de su discurso ante los diputados provinciales –“me quedé puliendo los detalles finales, por lo que sólo dormí unas horas”, se excusó–, Sapag no dio muestras de cansancio y brindó un pormenorizado análisis del escenario actual de la industria petrolera, destacó el exponencial crecimiento de las inversiones en el upstream de hidrocarburos –se multiplicaron por seis desde 2010 hasta 2014– y pronosticó que este año aumentará la producción de crudo Medanito, el más codiciado por las refinerías locales.
A continuación, la entrevista completa con el gobernador de Neuquén, el mayor pulmón hidrocarburífero del país (es el principal productor de gas, con un 44% de la oferta nacional).

¿Qué inversiones en exploración y producción de petróleo y gas se concretarán en Neuquén durante 2014?, preguntamos al mandatario.

Hay una secuencia histórica en crecimiento de las inversiones que este año va a movilizar desembolsos por u$s 6.000 millones, entre gas y petróleo. En 2010 se invirtieron en la provincia u$s 1.000 millones; en 2011 fueron u$s 1.600 millones; en 2012, u$s 2.220 millones, y en 2013, u$s 4.100 millones.
Este año, las empresas tienen previsto invertir u$s 6.000 millones. El 50% de esa cifra corresponde a YPF y el 50% restante a empresas como Shell, ExxonMobil, EOG Resources, Petrobras, PAE, Total, Pluspetrol, Wintershall, Gas & Petróleo con Enarsa, Roch, Americas Petrogas y Argenta, entre otras.
Mientras que en 2010 había 60 equipos de torre radicados en la provincia, hoy estamos en 130 equipos. En tanto que de perforar 450 pozos el año pasado, en 2014 se van a colocar alrededor de 700. Para algunos que dudan de la producción de los no convencionales, basta decir que YPF explota un 20% de su producción de petróleo desde campos de shale oil (petróleo de arcillas). En total, el 10% de la producción de crudo de la provincia es de shale oil. Son alrededor de 15.000 barriles diarios. Y en materia de gas, el 10% es tight o shale gas. Con lo cual, la explotación de los reservorios no convencionales ya empezó a caminar.
Por supuesto que sigue declinando la producción convencional de petróleo, parcialmente equilibrada a partir del shale oil, que detuvo el declino de la oferta de crudo. Mientras que en 2014 seguramente ya vamos a ver un crecimiento, después de esta meseta. Chevron con YPF están invirtiendo u$s 1.200 millones en un proyecto piloto en Loma Campana que termina este año, el cual contempló la perforación de 110 pozos que se completarán en marzo; por lo que podemos esperar que la producción de shale oil a fines de 2014 alcance los 30.000 barriles diarios. Este crecimiento del petróleo no convencional permite avizorar un panorama distinto para la provincia de Neuquén, dado que en 4 ó 5 años vamos a duplicar la producción de crudo; no tengo ninguna duda.

¿Cuál es la situación de la oferta de gas?

En el caso del gas, la recuperación será mucho más lenta, dado que seguimos con una declinación importante, del 7 a 8% anual. En los últimos 10 años, la producción del fluido ha caído a la mitad. Es una situación muy preocupante que debemos revertir rápidamente. Nosotros, con Gas & Petróleo de Neuquén y con Enarsa, en agosto ponemos en marcha ocho pozos de gas conectados con un gasoducto que en este momento se está construyendo, con una inversión de u$s 130 millones. La provincia puso el yacimiento, Enarsa puso el dinero y nosotros vamos a devolver parte de esa inversión con lo producido. El gasoducto va a transportar un 2% de la producción total de Neuquén, así que de movida Enarsa y G&P van a producir un 1% la producción total del país, dado que Neuquén aporta un 45% de la producción nacional.

¿Cómo definiría el clima de negocios que existe en la industria petrolera?

Está mucho mejor que el año pasado, a la luz del convenio de Nación con Repsol. Esto traerá mucha seguridad jurídica, en el sentido de que se terminó con un tema muy polémico a los ojos de los inversores. Es más, para este mes esperamos la visita de varios inversores, muchos de la mano de YPF y otros de la mano de G&P.
A la vez, nosotros vamos a viajar en abril a Houston y seguramente también a Canadá, porque tenemos 10 bloques de la empresa provincial. Y notamos más interés que hace una semana atrás. El acuerdo Nación-Repsol tendrá efectos inmediatos, porque había algunas desconfianzas, limitaciones por parte de algunas empresas que temían juicios. No olvidemos que Repsol inició 31 juicios, algunos contra Neuquén, otros contra YPF, otros contra Argentina y contra empresas que se asociaron con YPF, como Chevron y Bridas. Por eso, yo soy muy optimista con que ahora van a aparecer nuevas e importantes inversiones.

¿Cómo evalúa el clima político y sindical?

En la provincia, el sindicato conducido por Guillermo Pereyra tiene trabajando a 12.500 personas afiliadas al gremio. Pienso que la conducción gremial está en muy buenas manos, es ordenada, disciplinada y siempre ha acompañado todo el tema de inversiones. En este caso, ellos apoyan el acuerdo de Nación con Repsol porque saben el efecto positivo sobre los puestos de trabajo.
En 2013 se generaron en Neuquén 1.500 empleos en el sector de trabajo, más otros 1.500 en el sector de la construcción y otros 2.000 en el segmento de comercio y turismo. Frente a eso, tenemos que trabajar mucho en la capacitación; provincia, sindicato, universidades, empresas debemos articular entre todos para calificar a los futuros operarios de la industria.
Desde el punto de vista político, tuvimos una interna el año pasado en nuestro partido, que fue ganada por Guillermo Pereyra y Lucila Crexell, quienes luego ganaron las elecciones generales y hoy son senadores de la Nación. Y el diálogo es fluido y cordial.

¿Podría realizar un análisis pormenorizado de las inversiones que recibirá Neuquén?

La provincia firmó 54 UTEs petroleras con G&P de Neuquén. En las áreas donde la empresa provincial es socia, el inversor más importante es Shell, con u$s 770 millones que se desembolsarán entre 2014 y 2016. En segundo lugar está G&P, con u$s 440 millones. En tercero, YPF, con u$s 330 millones.
Destaco a una empresa como Shell invirtiendo fuertemente en la provincia, tanto en Sierras Blancas como en Cruz de Lorena y también Águila Mora, con excelentes resultados desde el punto de vista tecnológico y geológico. Las fracturas que han hecho les han dado muy buenos resultados. Creo que le han encontrado la vuelta a Vaca Muerta y están haciendo también exploración en Los Molles, una formación todavía más profunda. Se trata de una formación de arenas compactas, tan importante o más que Vaca Muerta, pero no se habla tanto porque no está siendo explorada suficientemente, a pesar de que ya tenemos pozos perforados, como el que hizo Apache en Huacalera, con 4.000 metros de profundidad.
ExxonMobil es otro inversor de peso, dado que está invirtiendo u$s 300 millones, y una vez que encuentra la parte tecnológica va a hacer grandes inversiones. En el caso de Petrobras, en diciembre estuve en Río de Janeiro con su presidenta, María Das GraÇas Foster, que me dijo que va a darles prioridad al Pre-Sal y a Brasil, pero que en segundo lugar va a comprar tecnología para los no convencionales, en pos de radicar sus inversiones en la cuenca Neuquina. Incluso me adelantó que Petrobras hará inversiones por alrededor de u$s 500 millones este año. Creo que el Directorio ya aprobó estas inversiones.
Total es otra empresa interesada en incrementar sus inversiones, al igual que PAE, que tiene el área Lindero Atravesada y también está asociada con otras petroleras en la cuenca. Pluspetrol es otro jugador nacional muy importante que ha acompañado a YPF en la compra de Apache y está muy interesado en hacer inversiones en la provincia de Neuquén.
Por su parte, Wintershall es nuestro socio en Aguada Federal y está haciendo una inversión muy importante. G&P perforó un pozo exploratorio con un objetivo no convencional que costó
u$s 17 millones, pagados con recursos de la empresa. Y con Wintershall firmamos en Alemania un contrato para realizar, primero, un piloto de 120 pozos que luego se convertirían, en una segunda etapa, en 1.200 pozos, con una inversión total de u$s 3.000 millones en partes iguales.
Después hay una serie de áreas chicas, donde están Pampa Energía, Roch, Medanito y Rovella Carranza y CGC, entre otras compañías. Son alrededor de 20 empresas entre pequeñas, medianas y grandes radicadas en la provincia. En Estados Unidos son 2.000 empresas, por lo que tengo la expectativa de que, en algún momento, sean 100 ó 200 las petroleras asentadas en Neuquén.

¿Cómo evolucionará la producción de petróleo y gas en la provincia?

La de gas es más complicada, a pesar de que se hayan concretado pozos descubridores en Vaca Muerta y Los Molles, y también en otros horizontes, como los que encontró Petrobras en El Mangrullo o como los que perforamos nosotros con Enarsa. Lo que pasa es que la caída del gas convencional es grande. Son un aliciente los u$s 7,50 por millón de BTU (en el marco del Plan Gas), dado que mejora las condiciones para los inversores, pero desde mi óptica hay que ir a trabajar fuerte en la exploración de gas en toda la zona de Los Molles, cercana a la Cordillera, donde es factible encontrar gas seco. Incluso habría que construir un nuevo gasoducto para desarrollar esa región, donde se han anunciado algunos descubrimientos. Es un desarrollo lento porque requiere infraestructura.
En petróleo es más rápido, porque el pozo que produce se va a buscar con camiones. Y, como decía antes, en 2013 terminamos prácticamente con la misma producción que en 2012. Pero para este año tengo fundadas y serias expectativas de que vamos a aumentar la producción de petróleo, por lo menos un 10% o un 15%. Es un excelente panorama a la luz de los pozos que se van a perforar. Teníamos 160 pozos shale y 160 pozos tight, que se perforaron en los últimos tres o cuatro años. Este año, únicamente de shale, va a haber 320 pozos. Es decir, en un solo año se va a duplicar la cantidad. ℗

Compartir