Sobre estudios de la Universidad Nacional de San Juan

Rincón Blanco tiene gas del bueno

El yacimiento ubicado en el departamento sanjuanino de Calingasta alberga esquistos bituminosos tan buenos en términos caloríferos como el shale gas de Vaca Muerta. Además, los recursos se ubican a sólo 140 metros de profundidad.

San Juan se ilusiona con la posibilidad de sumarse al negocio de la explotación de gas no convencional a partir del aprovechamiento de los esquistos bituminosos de Rincón Blanco, en el departamento de Calingasta. Según cálculos preliminares, su puesta en producción demandaría una inversión inicial de más de u$s 600 millones.
Si bien este campo apenas representa un 6% de la superficie de Vaca Muerta, en la cuenca Neuquina, la calidad de sus recursos es igual de buena en materia calorífera. Así lo demuestran diversos ensayos que se vienen llevando a cabo en el área durante los últimos tiempos.
Los primeros estudios en Rincón Blanco datan de 1967, cuando especialistas de Yacimientos Carboníferos Fiscales (YCF) enviaron muestras obtenidas en el reservorio a un laboratorio alemán que certificó su potencial. A partir de 2013, Rincón Blanco fue objeto de investigaciones centradas exclusivamente en su viabilidad petrolera (llegó a establecerse un horizonte productivo de más de tres décadas). Y ahora llegó el turno de estimar las oportunidades que ofrece para la recuperación de gas.
Se cree que el bloque tiene reservas hidrocarburíferas por 1.100 millones de toneladas (Tn) y es capaz de producir el equivalente a 40 millones de Tn de petróleo. Adicionalmente, Héctor Cáceres, subdirector del Instituto de Investigaciones Mineras, pondera su interesante potencialidad gasífera.
“Rincón Blanco permitiría la extracción de 6 metros cúbicos (m³) de gas por cada Tn tratada. Estamos hablando de una producción potencialmente significativa, sobre todo para zonas como Calingasta o Barreal, donde el fluido tiene un alto costo por cuestiones logísticas”, explica el experto, quien destaca los efectos positivos que la explotación del recurso podría introducir a la economía regional.

Compartir