Visión de Alberto Laverán, director de Dow Argentina

“Si recuperamos la producción de gas de 2004 podemos elevar la oferta de etileno”

El directivo analizó que si la producción local del fluido recupera los niveles de 2004, existiría materia prima para instalar un nuevo cracker de etano en el polo de Bahía Blanca.

La meta no parece tan compleja de cumplir desde lo numérico. Sin embargo, requiere un ingente y sostenido nivel de inversiones que no aún alcanza a divisarse en el horizonte.
Según proyecciones de Dow, el mayor representante del mercado petroquímico del país, si la Argentina recupera, en los próximos cinco años, los niveles de explotación de gas de 2004 –antes de que la oferta local comience a declinar–, la Argentina podría elevar su producción de etileno. En los hechos, la producción del fluido debería incrementarse un 20%, desde los actuales 125 millones de metros cúbicos diarios (MMm³/d) del hidrocarburo hasta los 150 millones que se extraían 12 años atrás.
“La Argentina tiene un gran potencial para elevar su oferta de gas. No es imposible recuperar en un plazo de cinco años los 150 MMm³/d de producción que poseíamos en 2004. Con un despacho diario a esos valores, podríamos ampliar la producción de etileno en el país”, analizó Alberto Laverán, director de Dow Argentina, en diálogo con Revista Petroquímica, Petróleo, Gas, Química & Energía.
En un escenario de esas características, la compañía norteamericana podría instalar un cracker de etileno al sur de la provincia de Buenos Aires. Es un proyecto que estaría operativo recién a mediados de la década que viene. La capacidad instalada para procesar ese derivado del gas ronda las 750.000 toneladas anuales (Tn/año), según datos de la Cámara de la Industria Química y Petroquímica (CICyP).
“Creemos que si la oferta de materias prima se recupera a los niveles que teníamos a mediados de la década pasada, podríamos encarar la construcción de una nueva planta para procesar una mayor cantidad de etano”, detalló Laverán.
Se trata de una obra industrial como la que no se encara hace décadas en la Argentina. Implicaría ampliar el puerto en Bahía Blanca, instalar una nueva planta de polietileno y elevar la capacidad de extracción de etano, la materia prima de la petroquímica.

Laverán //
“La demanda regional de etileno está, también los recursos de gas en la Argentina y ventajas competitivas e impositivas que otorga el Mercosur”

 

Integración regional

El proyecto tiene sentido cuando se proyecta la evolución del negocio de etileno en el Mercosur. Hoy en día, la capacidad instalada en Brasil y la Argentina, los dos máximos exponentes del bloque, ronda las 3,3 millones de toneladas anuales de PE, según datos de la CICyP. El mercado regional está balanceado: la Argentina importa cerca de 200.000 toneladas anuales y exporta otro tanto por cuestiones de estacionalidad. Y Brasil hace lo propio.
El mediano plazo exige la toma de decisiones: es que la demanda de derivados de etileno crece en Brasil y la Argentina a razón de 1,3 veces el crecimiento del PBI. Es decir que si el Producto Bruto se expande tres puntos en un año, el consumo del derivado petroquímico se eleva un 4%.
La pregunta es con qué oferta se cubrirá esa expansión del mercado. En ese escenario se abre una oportunidad para la Argentina. “La demanda regional está, también los recursos de gas en la Argentina y ventajas competitivas e impositivas que otorga el Mercosur”, interpreta Laverán.

Upstream

La Argentina es el sexto país en importancia para Dow Chemical. Tiene dos grandes ventajas competitivas en el concierto internacional: su agroindustria y las oportunidades que ofrece el sector energético. En ese marco, la compañía tomó la decisión de integrarse en el upstream (Exploración y Producción) de hidrocarburos, para lo cual se asoció con YPF en el área El Orejano para producir shale gas.
El proyecto ya cuenta con más de 40 pozos horizontales perforados en el bloque. Se trata de uno de los proyectos más importantes para poner en producción el gas proveniente de Vaca Muerta, una de las formaciones de roca generadora de hidrocarburos de la cuenca Neuquina. ©

 

Compartir