Un emprendimiento inédito a nivel nacional

Proyectan un Parque Industrial de Energías Renovables en Salta

La iniciativa, impulsada por el concejal Gastón Galíndez, apunta a convertir la capital salteña en un polo de desarrollo tecnológico que favorezca la provisión de equipos y servicios vinculados con la generación de fuentes energéticas alternativas.

El Concejo Deliberante (CD) de la ciudad de Salta tratará un proyecto de ordenanza que contempla la instalación de un Parque Industrial de Energías Renovables para promover in situ la producción de equipamiento y la prestación de soluciones que tengan como destino el incipiente mercado de la generación energética limpia.
La idea del concejal justicialista Gastón Galíndez es brindar un espacio de privilegio a aquellas empresas que se dedican a la fabricación, la construcción y el ensamblaje de materiales y equipos orientados a la producción de energías renovables. En ese sentido, la propuesta prevé interesantes beneficios impositivos para las organizaciones que decidan radicarse en el nuevo polo tecnológico.
“Si lo que realmente queremos es avanzar hacia el crecimiento desde el paradigma de la sustentabilidad, resulta clave replantear el modo en el que obtenemos los recursos energéticos que consumimos; es decir, preocuparnos por cómo impactan sobre el medio ambiente. Es por ello que considero tan importante apoyar la generación de las energías renovables”, justificó.
Según sus palabras, antes de que se apruebe la ordenanza en favor de la construcción del complejo será necesario que las autoridades municipales soliciten la correspondiente autorización a la provincia. “Recién entonces podremos determinar la mejor localización para el parque industrial, además de su diseño más apropiado, las normas que regirán su funcionamiento y las vías de financiamiento más adecuadas para su materialización”, explicó Galíndez, quien es el presidente de la Comisión de Obras Públicas y Urbanismo del CD de la capital salteña.

La intención, apuntó, es conjugar esfuerzos con organismos especializados y contar con la suscripción de todos los instrumentos pertinentes. “Será esencial garantizar un marco que fomente el desarrollo de esta industria, que puede cumplir un rol decisivo en el fortalecimiento de nuestra economía al generar mano de obra formal y ayudar a las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes) locales”, expresó.
A su criterio, la ciudad deberá trabajar sobre todo en materia de planificación y preservación de recursos a fin de brindar los niveles de infraestructura y seguridad que el proyecto requiere. “Se trata de una oportunidad de desarrollo que no podemos desaprovechar”, completó.

Proyecto solar

Aunque había nueve propuestas enmarcadas en la primera licitación del Plan RenovAr para desarrollar energías renovables en suelo salteño, finalmente sólo una resultó adjudicada. Mientras confía en tener mejor suerte en la próxima ronda licitatoria, la provincia gobernada por Juan Manuel Urtubey celebra la confirmación de una iniciativa presentada por las firmas de capitales españoles Fielfare e Isolux.
Dicho proyecto postula la construcción de una planta solar de 100 megawatts (Mw) en el departamento de Los Andes. La locación es estratégica, ya que permite el aprovechamiento de la línea de alta tensión que se extiende entre las estaciones transformadoras de Atacama (en la Segunda Región chilena) y Cobos (en Salta).

Galíndez: “La idea es brindar un espacio de privilegio a aquellas empresas que se dedican a la fabricación, la construcción y el ensamblaje de materiales y equipos orientados a la producción de energías renovables”

 

Gracias a esa red, será posible inyectar la electricidad producida al Sistema Interconectado Nacional (SIN). Vale destacar que por intermedio del tendido cordillerano la Argentina recibe desde hace meses los excedentes de la energía eléctrica fotovoltaica que se genera en la localidad chilena de Calama.
La única adjudicación salteña en esta etapa inicial del Plan RenovAr contrasta con el éxito conseguido por la vecina provincia de Jujuy, que a través de su empresa estatal Jemse se aseguró la instalación de tres plantas solares que –en conjunto– sumarán 300 Mw de potencia.

Experiencia legislativa

Además de presidir la Comisión de Obras Públicas y Urbanismo del CD de la ciudad de Salta, Galíndez es el vicepresidente de la Comisión de Derechos Humanos y Garantías Constitucionales.
Adicionalmente, el autor del proyecto de ordenanza para la instalación de un Parque Industrial de Energías Renovables integra la Comisión de Labor Parlamentaria, la
Comisión de Disciplina, Juicio Político y Responsabilidad Patrimonial y la Comisión de Medio Ambiente, Higiene y Seguridad.
Entre 1996 y 2000, se desempeñó como asesor en la Comisión Parlamentaria Mixta Revisora de Cuentas del Senado de la Nación. Durante los cuatro años siguientes fue asesor jurídico en las áreas de Seguridad, Asuntos Constitucionales y de la Junta de Interpretación de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires.
Recibido en 2004 como abogado de la Universidad de Buenos Aires (UBA), hizo luego un Posgrado en Gestión de Políticas Públicas de la Universidad Católica de Córdoba (UCC)
y la Universidad de Geor-getown (GU, por sus siglas en inglés), y otro en Derecho Minero, Regu-lación y Gestión Minera de la Universidad Católica de Salta (UCASAL).
Entre 2005 y 2006 accedió a la Dirección General de Reforma del Estado de la Municipalidad de la ciudad de Salta. Asimismo, ocupó en dicho organismo el cargo de coordinador de Relaciones Interjurisdiccionales de la Secretaría de Hacienda.
Entre 2007 y 2009 fue subsecretario de Planificación y Control Económico. Acto seguido, llegó a la Coordinación de la Intendencia.
En 2010 se convirtió en miembro del estudio jurídico Siciliano, Cruz, Galíndez &  Asoc. Desde ese año hasta 2013, ejerció el rol de subsecretario de Prevención y Emergencia dependiente de la Municipalidad de la ciudad de Salta. ©

Compartir