Conclusiones del 13 Congreso Argentino de Petroquímica

Promoción, trabajo mancomunado y capacitación, ejes clave para la petroquímica que se viene

La difusión de los beneficios del desarrollo del segmento, la articulación de los esfuerzos de cada actor involucrado y la formación de recursos humanos calificados figuran entre los mayores desafíos a sortear, según la visión del IPA y la CIQyP, para aprovechar las nuevas oportunidades ofrecidas por el mercado y la disponibilidad de materias primas.

Edición impresa № 324 | Octubre - Noviembre 2016

La industria petroquímica argentina enfrenta su desafío más importante ante la llegada de la quinta nueva ola de inversiones al sector. Para estar a la altura de las circunstancias, será necesaria la promoción del desarrollo sectorial en la sociedad, estableciendo un fuerte compromiso entre los distintos actores involucrados (es decir, las empresas, el Estado, los trabajadores, los investigadores y los formadores de talentos), a fin de volver a creer en las potencialidades del país y su gente. Así lo creen el Instituto Petroquímico Argentino (IPA) y la Cámara de la Industria Química y Petroquímica (CIQyP) de la República Argentina.
En este marco, ambas entidades creen que la actividad petroquímica será decisiva en formar los lazos que permitan la concreción del tan anhelado crecimiento de la industria y la mejora en la calidad de vida de los argentinos. “El mercado sudamericano continuará con acceso restringido a las materias primas y en la mira de los productores del norte, mientras los proyectos basados en carbón y no convencionales pierden competitividad en un entorno de precios de petróleo que continuarán en niveles más bajos que los valores del pasado. Cada país se verá afectado de manera muy diferente, pero con un denominador común: la búsqueda de materias primas competitivas que reformulen eficientemente los modelos de producción que abastezcan a la región”, indicaron los organismos en una declaración conjunta, elaborada a partir de las conclusiones del 13⁰ Congreso Argentino de Petroquímica.
En ese sentido, apuntaron, el desarrollo de las reservas argentinas en un nuevo entorno político-económico, ampliadas con el gran potencial del bloque de Vaca Muerta, llevará tiempo y esfuerzo, pero se dirige ciertamente en la dirección correcta. “La fuerte innovación en nuevas tecnologías desarrolladas por empresas de primera línea en el mercado permitirá el agregado de valor a las materias primas producidas localmente y el apuntalamiento de los nuevos proyectos a través de una mayor productividad y diversificación en un porfolio con demanda local y regional insatisfecha. Asimismo, la ruta “verde” a través de los biopolímeros procedentes de fuentes renovables es un camino complementario que irá ganando espacio poco a poco en sincronía con el desarrollo de las inversiones del agro en el sector de etanol y biodiesel”, aseguraron.

Nuevo paradigma

cpa2
A la hora de pensar en el suministro de materias primas, debe destacarse que el desarrollo de las reservas argentinas en un nuevo entorno político-económico llevará tiempo y esfuerzo, pero se dirige ciertamente en la dirección correcta.

Según el IPA y la CIQyP, las capacidades locales asociadas al área de construcción y montaje serán recursos imprescindibles para llevar adelante y concretar los proyectos en tiempo y costo adecuados, trabajando en sincronía con los gremios y las autoridades, buscando un continuo aumento de la productividad y la versatilidad ante contextos cambiantes. Adicionalmente, una eficiente planificación se convertirá en el eje para lograr estos objetivos.
“Desde el área de refino, los proyectos en curso para aumentar la capacidad de producción derivarán en una mayor disponibilidad de excedentes de LPG, gasolinas y azufre provenientes de las nuevas calidades de combustibles, y abrirán un marco de nuevas oportunidades de integración con proyectos petroquímicos”, expresaron.
De acuerdo con ambas entidades, ante el avance de un nuevo paradigma energético mundial que muy probablemente implique el incremento a largo plazo de la participación de la energía eléctrica de la economía (y teniendo en cuenta que los mercados no serán suficientes para satisfacerla), se tornará imprescindible contar con la reformulación de las regulaciones existentes y la participación en el proceso de instituciones educativas, legales y financieras en constante renovación y mejora, trabajando en un marco de buenas políticas de Estado con continuidad a través de sucesivos gobiernos. “El problema no será sólo los insuficentes de recursos, sino la escasez de buenas políticas de Estado a largo plazo e instituciones que aporten soluciones”, advirtieron.

Comprender que la energía más limpia y barata será precisamente aquella que sea posible ahorrar propulsará el desarrollo de nuevos materiales y compuestos generados por la industria petroquímica.

 

Por ende, comprender que la energía más limpia y barata será precisamente aquella que sea posible ahorrar propulsará el desarrollo de nuevos materiales y compuestos generados por la industria petroquímica, que maximizarán la eficiencia y los consumos específicos de energía, minimizando la huella de carbono y permitiendo así un desarrollo sustentable de la construcción y la industria. “La aplicación de regulaciones y normativas, nuevas y existentes, en edificios, equipamiento y procesos dará el marco legal para que este proceso se concrete en pos del bien común de la sociedad”, señalaron.

Replanteo educativo

Según la declaración del IPA y la CIQyP, las instituciones académicas del país afrontarán uno de los retos más difíciles a solucionar, como soporte fundamental en la formación y generación de los recursos humanos que cuenten con las incumbencias adecuadas a las necesidades futuras. “Los desafíos que plantea motivar a las nuevas generaciones en su elección por las ciencias ‘duras’ hacen necesario un replanteo de todo el esquema educativo desde los niveles básicos, nuevos planes de estudio basados en los programas tradicionales con mayor especificación y de menor duración, y la participación fundamental del sector privado mediante la creación de espacios de experiencia profesional”, enumeraron.
Para tal fin, acotaron, deberá trabajarse de manera mancomunada en dichos ejes de desarrollo. “Desde el área de la investigación, la creación de programas de trabajo en conjunto con el ámbito empresario permitirá direccionar la fuerza del conocimiento hacia el diseño de soluciones concretas, temporales y competitivas que permitan resolver las necesidades que seguramente surgirán en el desarrollo y la ejecución de los proyectos por venir”, agregaron.
En este contexto tan complejo, el IPA –en particular– afirmó tener por objetivo principal ser actor protagonista y generador de los ámbitos de comunicación que faciliten la integración de los eslabones en la cadena de valor de la industria, colaborando con su crecimiento y fortalecimiento. ©

Compartir