Con una inversión de más de u$s 200 millones

Procesarán shale oil en la cuenca Neuquina

Ya está lista la Planta de Tratamiento de Crudo de Loma Campana. Construida por AESA y operada por YPF, la instalación posibilitará el procesamiento in situ de 8.000 metros cúbicos por día de petróleo no convencional. Con el lanzamiento de esta planta, la cuenca se apresta a procesar el shale oil obtenido en Loma Campana Este, Loma Campana Oeste y otros yacimientos aledaños.

Dotada de una capacidad de procesamiento in situ de 8.000 metros cúbicos diarios (m³/d) , es la iniciativa de mayor envergadura en el rubro. De hecho, hasta ahora el petróleo no convencional era manipulado y acopiado a través de pequeñas centrales Easy Production Facilities (EPC).
“Con esta planta estamos pensando en el largo plazo. Y no sólo trataremos el crudo de Loma Campana, sino que progresivamente recibiremos volúmenes de otros sitios”, aseguraron fuentes cercanas a YPF, operadora de la PTC.
La idea es que, de manera complementaria al tratamiento de crudo (a partir de un proceso de separación primaria de sólidos y líquidos), el complejo posibilite stockear hidrocarburos. “El tiempo de residencia en instalaciones de acopio es –en sí mismo– una forma de tratar el petróleo. Después de todo, por su propia densidad las partículas sólidas se separan de las líquidas”, explicaron desde la petrolera.
Loma Campana constituye un yacimiento emblemático para el negocio local del shale. Se trata del primer cluster no convencional lanzado fuera de Estados Unidos. Por su capacidad de producción es, además, la segunda área petrolera de la Argentina (sólo ubicada por detrás del gigante Cerro Dragón, en Chubut).

La PTC de Loma Campana es la iniciativa de mayor envergadura en el rubro. De hecho, hasta ahora el petróleo no convencional era manipulado y acopiado a través de pequeñas centrales EPC.

 

En cifras

El proyecto de la PTC fue llevado a cabo por AESA, que se ocupó de la ingeniería de detalle, la logística y provisión de los suministros, la fabricación de los equipos, la construcción y el montaje electromecánico, el precomisionado y la asistencia al comisionado, junto con la puesta en marcha del complejo.
La iniciativa involucró a una treintena de subcontratistas y proveedores que, en conjunto, aportaron más de 2 millones de horas/hombre durante un período de
30 meses. Para su materialización, YPF invirtió una cifra superior a los u$s 200 millones.
Estos trabajos implicaron el desarrollo y montaje en zona campo de unas 1.000 toneladas (Tn) de equipos y alrededor de 400 Tn de estructuras metálicas, el empleo de 75.000 pulgadas de soldaduras totales, el despliegue de 150 kilómetros de cables, el uso de unos 700 instrumentos y la aplicación de 9.000 m³ de hormigón armado (de los cuales aproximadamente 3.500 m³ fueron premoldeados fuera del sitio).
La construcción de la PTC de Loma Campana requirió, en los momentos de mayor demanda de obras, el esfuerzo mancomunado de casi 500 trabajadores. Vale resaltar que todas las labores se concretaron sin lamentar incidentes con pérdidas de días ni fallos operativos de consideración.

Talento argentino

Perteneciente a YPF, AESA es una empresa local dedicada a la ingeniería, las construcciones y los servicios en sectores como la actividad petrolera y la petroquímica. Con 65 años de trayectoria dentro de la industria energética, trabaja para las compañías más importantes de la región.
Todas sus operaciones son desarrolladas bajo un Sistema de Gestión Integrado (SGI) que respeta los estándares de calidad, cuidado ambiental, seguridad y salud ocupacional sobre la base de las normas ISO 9.001, ISO 14.001 y OHSAS 18.001.
La firma nació en 1948, bajo la denominación Alfredo Evangelista y Cía. Inicialmente se orientó a diseñar, construir equipos y ejecutar obras para el ámbito energético. Tuvo su primer taller en el barrio porteño de Barracas.
En 1986 fue comprada por Astra, por lo que su nombre cambió a Astra Evangelista. En 2001 su paquete accionario pasó a formar parte de YPF. Cuatro años más tarde la compañía adquirió su actual denominación. ©

Según los planes de YPF, la idea es que, de manera complementaria al tratamiento de crudo (a partir de un proceso de separación primaria de sólidos y líquidos), el complejo posibilite stockear hidrocarburos.

 

Compartir