Entrevista con Sergio Giorgi, director de No Convencionales de Total Austral

“Podríamos lanzar un gran desarrollo de shale gas si las condiciones de mercado son las adecuadas”

El directivo destacó “el inmenso potencial de los recursos no convencionales”, pero advirtió que hasta que los procesos de reducción de costos en Vaca Muerta den resultado es necesario garantizar la continuidad de beneficios fiscales y de precio. Total podría lanzar en el corto plazo un desarrollo masivo de shale gas en Neuquén.

Edición impresa № 319| Abril 2016

A diferencia de otras petroleras que dieron sus primeros pasos en Vaca Muerta de la mano del desarrollo de shale oil (petróleo de arcillas), la francesa Total buscó desde el principio explorar oportunidades de producción de gas no convencional. La compañía europea, segunda productora del fluido del mercado local, entendió rápidamente que lo que existe en el país es un business case que permite la explotación de shale gas.

Un 52% de la matriz energética depende de ese hidrocarburo, por lo que el incremento de las alicaídas reservas y producción del fluido es una prioridad. Con esa certeza, Total puso en marcha con muy buenos resultados dos proyectos piloto en Vaca Muerta. Los dos están ubicados en Neuquén, uno en Aguada Pichana y otro en Rincón de la Ceniza. Aguada Pichana cuenta con más de 10 pozos productivos que están conectados a la red desde el año pasado. El segundo piloto, ubicado en la ventana de gas húmedo, comenzará a producir a mediados de 2016.
“Afortunadamente, la Argentina posee los recursos para revertir esta situación, ya sea por medio de la producción de yacimientos costa afuera, a través de la producción de los reservorios de tight gas o de la formación Vaca Muerta”, destacó Sergio Giorgi, director de No Convencionales de la petrolera francesa en diálogo con Revista Petroquímica, Petróleo, Gas, Química & Energía.

¿Cuáles son las oportunidades que ofrece Vaca Muerta?, preguntamos al directivo.

La matriz energética argentina está basada en los hidrocarburos y más es-pecíficamente en el gas.
Hoy el país tiene un déficit de producción de gas de aproximadamente 1,1 billones de pies cúbicos por día (bcfd), que es compensado a través de importaciones. La producción de los yacimientos convencionales se encuentra en una etapa de declinación, y si a esto le sumamos el potencial crecimiento de la demanda, ese déficit podría ampliarse hasta 3,5 bcfd en 2025 si no se desarrollan nuevas reservas. Afortunadamente, la Argentina posee los recursos para revertir esta situación, ya sea por medio de la producción de yacimientos costa afuera, a través de la producción de los reservorios de tight gas o de la formación Vaca Muerta. Total es el segundo productor de gas de Argentina y tiene posiciones sólidas en los tres sectores. Nuestra visión es que la recuperación  del autoabastecimiento es técnicamente posible si se generan las condiciones de negocio adecuadas.

¿Qué decisiones tomó la compañía para avanzar en el conocimiento de la formación?

En los últimos seis años Total Austral, junto con sus socios, ha puesto en ejecución un plan de trabajo ambicioso que comprendió la realización de estudios, la perforación de pozos de exploración en cada uno de los bloques operados y no operados. Esta primera fase  resultó en la realización de dos pilotos de producción; uno de dry gas en Aguada Pichana, que ya está en producción desde junio de 2015 con resultados muy satisfactorios, y otro en Rincón La Ceniza, que está orientado en la ventana de gas húmedo (wet gas), que estimamos comience a producir a mediados de 2016. Vale la pena también subrayar la importancia de los intercambios regulares de información con otros operadores. Compartir experiencias y buenas prácticas a nivel de la industria es indispensable en esta fase del desarrollo de Vaca Muerta.

¿Qué medidas y señales económicas son necesarias para facilitar la explotación de los recursos no convencionales?

Vaca Muerta es una oportunidad inmensa para la Argentina. Sin embargo, la necesidad de capital intensivo para los desarrollos no convencionales implica que todas las partes involucradas cooperen de manera estrecha para que la actividad sea sostenible. Las compañías operadoras son las que asumen el riesgo invirtiendo capitales en proyectos de largo plazo, que deben ser rentables y sustentables. Junto con las compañías de servicios, las operadoras deben continuar el proceso de reducción de costos con el objetivo de que esa rentabilidad se mantenga a precios aceptables para los consumidores y competitivos con las fuentes alternativas de energía. El Gobierno, a su vez, tiene que jugar un papel de catalizador de inversiones en la fase de despegue del desarrollo de Vaca Muerta. Mientras los mercados de gas se reorganizan y hasta que los esfuerzos de reducción de costos alcancen sus plenos resultados, es importante mantener los incentivos necesarios, tanto de mercado como fiscales, que permiten lanzar los nuevos proyectos. El proceso de reducción de costos es un proceso continuo que sólo es posible si hay perpetuidad en las operaciones. Además, no olvidemos el importante impacto de la actividad en las economías regionales, ya que ella genera renta y sostiene fuentes de trabajo, por lo tanto tiene un efecto multiplicador en el  PBI de Argentina.

Frente a la caída de los precios del petróleo, ¿es una alternativa el desarrollo de shale gas?

El petróleo y el gas tienen dinámicas de mercado bien diferentes. Cuando empezamos nuestras inversiones en Vaca Muerta, y contrario a muchos de nuestros pares, nos enfocamos en el shale gas porque considerábamos que el déficit gasífero era el desafío energético más importante que enfrentaba la Argentina. Es en esta ventana que hemos adquirido más experiencia a través de los dos pilotos en curso. Sin embargo, hemos realizado trabajos de exploración y de delineación en todas las ventanas de fluidos y no descartamos lanzar proyectos de shale oil en el futuro, si los precios internacionales así lo permiten.

Concretamente, ¿qué iniciativas o proyectos puso en marcha o tiene en carpeta la empresa en Vaca Muerta?

Además de los dos pilotos ya mencionados, estamos trabajando en un importante proyecto de desarrollo de shale gas que podría ser lanzado en el muy corto plazo si se dan las condiciones de mercado adecuadas. ℗

Compartir