Según datos del Ministerio de Energía

Chubut: A pesar de que la producción petrolera decayó, hay expectativas, luego del reacomodamiento de los precios

En el primer trimestre del año sólo se perforaron seis pozos de explotación en la provincia, frente a los 55 registrados en el mismo lapso de 2015 y a los 57 de 2014. En materia de terminación, entre enero y febrero apenas se contabilizaron 12 pozos, contra los 44 y 46 de los primeros bimestres de 2015 y 2014, respectivamente.

Edición impresa № 319| Abril 2016

Los últimos datos que maneja el Ministerio de Energía y Minería evidencian la magnitud de la crisis que vive la actividad petrolera en Chubut. La perforación de pozos cayó casi un 90% y se situó en su nivel más bajo desde 2009 (año que arrancó con una cotización internacional del barril apenas por encima de los u$s 30).
Según la cartera energética que conduce Juan José Aranguren, entre los meses de enero y marzo de 2016 se perforaron sólo seis pozos de explotación en suelo chubutense, cifra que contrasta fuertemente con los 55 del primer trimestre de 2015 y los 57 de similar período de 2014.
Para dimensionar mejor estos números –estrechamente vinculados con los conflictos sindicales y la suspensión temporal de más de una treintena de equipos que hoy padece la provincia gobernada por Mario Das Neves–, vale acotar que durante el lapso en cuestión se habían perforado 41 pozos en 2013, 46 en 2012, 44 en 2011 y 63 en 2010.

La producción petrolera de Chubut también cayó fuertemente. Durante enero, por caso, se extrajeron en la provincia unos 769.911,3 m3; es decir, cerca de un 10% menos que los 777.480 del primer mes de 2015.

El informe del Ministerio de Energía precisa, además, que entre enero y febrero de esta temporada Chubut terminó 12 pozos de explotación, una cantidad sensiblemente inferior a la relevada en los primeros bimestres de 2015 (44), 2014 (46), 2013 (38), 2012 (37), 2011 (75), 2010 (65) e incluso 2009 (49).
La producción provincial tampoco permaneció ajena a esta tendencia declinante. Durante enero se extrajeron en Chubut unos 769.911,3 metros cúbicos (m³); es decir, cerca de un 10% menos que los 777.480 del primer mes de 2015. En el transcurso de febrero, en tanto, la provincia produjo 706.847,8 m³, lo que implicó una baja de un 1% con respecto a los 713.637 m³ del segundo mes del año pasado.
En términos económicos, el especialista Alejandro Jones, asesor del Ministerio de Hidrocaburos chubutense, estima una pérdida de regalías por más de $ 75 millones (casi u$s 5 millones) tan sólo en el primer bimestre de 2016. Y, dado que la actividad de los equipos perforados aún no se encuentra normalizada, todo indica que el saldo negativo se extenderá un tiempo más.

Cuentas en rojo

Los datos finales del volumen de regalías petroleras captado por la industria nacional de Oil & Gas durante 2015 ilustran con contundencia la dramática situación que, por razones externas y particularidades internas, atraviesa la cuenca del Golfo San Jorge.
Según el Ministerio de Energía, durante el año pasado Chubut y Santa Cruz, las dos provincias productoras del crudo “Escalante” –variedad que no procesan las refinadoras locales y que tiene como destino mayoritario el mercado internacional–, recibieron u$s 179 millones menos que el año anterior.
En concreto, las arcas chubutenses perdieron un 23% anual (al recaudar alrededor de u$s 107 millones menos que en 2014), en tanto que las santacruceñas resignaron un 18% (con u$s 71,5 millones menos). En comparación con las cifras de 2011, la pérdida de ingresos de Chubut fue de u$s 124,6 millones.
Distinto resultó el caso de Neuquén, donde la crisis se vio paliada, en buena proporción, por la aplicación de medidas de sostenimiento del valor interno del barril. La tradicional plaza productora del crudo “Medanito”, que en su totalidad se comercializa puertas adentro, incrementó su nivel de regalías cerca de un 3%, al captar unos u$s 333,5
millones (frente a los u$s 324 millones de la temporada anterior).

Previsión de 2006 y evolución del mercado real.
Previsión de 2006 y evolución del mercado real.

Preocupación adicional

Al difícil panorama que muestra la cuenca del Golfo San Jorge, en general, y Chubut, en particular, debe sumarse la creciente presencia de agua en la producción petrolera de sus maduros yacimientos, lo que viene provocando una suba exponencial en los costos de extracción. Según la consultora Oil Production Consulting, la participación hídrica se elevó paulatinamente desde un 86% en 1998 hasta un 92,5% en la actualidad.
En definitiva, en un contexto signado por el abaratamiento del precio del “Escalante”, las producciones de Chubut y Santa Cruz ofrecen cada vez menos crudo, con cada vez más agua (salada).
Para darle un poco de alivio a la castigada extracción petrolera chubutense, el Ministerio de Energía lanzó la Resolución 21/2016, mediante la cual creó un programa de estímulo a la exportación del crudo “Escalante”.

La pérdida de regalías supera los $ 75 millones en el primer bimestre de 2016. Y, dado que la actividad de los equipos perforados aún no se encuentra normalizada, todo indica que el saldo negativo se extenderá un tiempo más.

La norma reconoce que “aun cuando la mayor parte de la producción local de petróleo crudo pesado se procesa en el mercado interno, existe un excedente que no puede ser procesado en las refinerías locales, que se destina a la exportación y que, por lo tanto, se ha visto afectado por el actual contexto internacional de disminución en los precios”.
En ese sentido, promueve el establecimiento de “un mecanismo que permita no sólo mantener el nivel de actividad de la cuenca del Golfo San Jorge, sino también aumentar su producción, con el objetivo de mantener el empleo regional y favorecer el crecimiento económico y el desarrollo local, posibilitando a la vez un incremento de las exportaciones y su consecuente beneficio en la balanza comercial energética”. ℗

 

 

Compartir