Para 2012, Total Austral planea aumentar sus inversiones en el país

Así lo confirmó Javier Rielo, director general de la petrolera

Junto con la puesta en marcha de nueva producción gasífera, para el año que viene la empresa piensa dar sus primeros pasos en materia de shale gas y shale oil. Y con 86 pozos off shore a su cargo, tampoco descuidará ese segmento, en el que incursiona de manera pionera desde 1989.

Posicionada en todos los planos del sector hidrocarburífero en la Argentina, Total Austral promete incrementar su presupuesto para el año que viene. “Solemos invertir anualmente unos 400 ó 500 millones de dólares en el país. No obstante, para 2012 esa cifra podría llegar a los u$s 600 millones”, anticipó Javier Rielo, director general de la petrolera, en diálogo con este medio.

Según sus palabras, el objetivo de la firma es seguir creciendo, desafío que representa una verdadera lucha cotidiana. “La declinación de los campos que operamos es fuerte y las reservas se agotan rápido, pero nuestra gente está trabajando muy bien al respecto”, aseguró en el marco del Congreso Interactivo de Energía (CIE) 2011, celebrado a mediados de octubre en el predio ferial de La Rural.

En materia de petróleo y de gas natural, Total produce 2,4 millones de barriles por día en el mercado local, y maneja un horizonte de reservas superior a los 20 años. La firma se encuentra instalada en la Cuenca Austral desde 1978 y en la Cuenca Neuquina desde 1994. Está a cargo de 120 pozos productivos, incluyendo varios off shore. “Nuestros dos principales campos de Neuquén (Aguada Pichana y San Roque) extraen alrededor de 20 millones de metros cúbicos (m³) de gas por día y requieren inversiones intensivas para mantener su tasa productiva. En esa provincia nos enfrentamos al doble desafío de trabajar en una topología complicada y con yacimientos de elevada madurez”, acotó Rielo.

Asimismo, destacó la participación de la organización tanto en la primera ronda licitatoria de exploración en suelo neuquino (en la que adquirió dos bloques) como en la tercera (en la que se adjudicó otros cuatro). “Actualmente tenemos bastante para entretenernos”, aseguró.

Un 90% de la actividad de la compañía a nivel local es gasífera. Dicha producción se multiplicó por 10 desde 1989 y hoy totaliza unos 38 millones de m³ diarios (20 millones en Neuquén y 18 millones en Tierra del Fuego).

Grandes esperanzas

Por estos días Total Austral tiene pensado dar sus primeros pasos en el incipiente negocio del shale gas y el shale oil en Neuquén. “Producimos tight gas desde 2009. Llevamos nueve pozos perforados con cinco o seis fracturas cada uno. En términos de shale, en tanto, empezamos a perforar pozos verticales y estamos viendo cómo continuaremos en los próximos años”, comentó Rielo.

A su entender, si bien el gas natural licuado (LNG) hoy está ayudando a abastecer la creciente demanda nacional, la idea es que esa participación sea la menor posible. “Para que así sea dependemos de la geología y de las decisiones inteligentes. De todos modos, considero que el potencial del país en recursos no convencionales y off shore son las grandes esperanzas de nuestra industria”, aseveró.

En esa dirección, reconoció que los 86 pozos costas afuera en manos de Total representan una mínima proporción de las posibilidades que ofrece el mar Argentino. “En materia marítima, estamos presentes en la Cuenca Austral, sobre todo en bloques asociados con Pan American Energy y con Wintershall. Somos pioneros en el rubro, pero sabemos que aún tenemos un largo camino por recorrer”, admitió.

La empresa produce petróleo a nivel off shore desde 1989 gracias a una significativa campaña exploratoria que se extendió desde el sur de Santa Cruz hasta el norte de Tierra del Fuego, con un largo kilometraje adquirido de sísmica 2D y 3D. “Nuestro campo Hidra fue el primer desarrollo en producción. Luego iniciamos una campaña de pozos de largo alcance y desarrollamos Argo con métodos no tradicionales (allí se encuentran los primeros y únicos pozos submarinos del país en producción). También perforamos desde la costa la zona de Cullen sur y Alfa sur, alcanzando récords mundiales de longitud que nos enorgullecen”, subrayó.

Desde su óptica, aún quedan muchos desafíos pendientes en el off shore fueguino, tales como profundizar el conocimiento sobre los recursos a explotar, incrementar la infraestructura vigente y seguir velando por el cuidado del medio ambiente. “Ya pusimos cuatro plataformas marítimas (dos de petróleo y dos de gas) y estamos preparando, junto con Sipetrol –la otra operadora off shore que trabaja en la Argentina–, un convenio para garantizar el equipamiento común a fin de minimizar los riesgos ambientales”, añadió.

Costosos avances

Siguiendo con la actividad costa afuera, grandes expectativas despierta la posible explotación de Vega Pléyade, que actualmente se encuentra en estudio y en el futuro podría reemplazar parte de la oferta en declinación. “Lo tenemos evaluado en base a datos estadísticos y seguramente cuando entre en producción –acaso en 2014– la situación variará. Pero por lo pronto podemos decir que el potencial de reservas es considerable. Hace más de un año que venimos trabajando en el proyecto, que está aprobado por el plan Gas Plus, y todo dependerá de la capacidad de transporte con la que contemos”, adelantó Rielo.

Asimismo, resaltó los avances en Carina y Aries, campos situados en Tierra del Fuego. “Allí estamos haciendo pozos innovadores desde lo técnico, de largo alcance, entrada horizontal y producción evacuada de manera multifásica. Dicho de otro modo, la separación se realiza en tierra. Se trata de una experiencia única y exitosa, pese a la carencia de medios logísticos. Ocurre que todo es muy costoso: cada movilización de un equipo representa, por caso, entre 20 y 30 millones de dólares”, graficó.

Compartir