Neuquén quiere revertir su caída en producción de hidrocarburos

Según Rubén Etcheverry, presidente de la provincial Gas & Petróleo (G&P)

La energética provincial G&P está definiendo los bloques que formarán parte de la cuarta ronda licitatoria prevista en su Plan Nuevos Horizontes, la cual se estima lanzará a mediados de junio. Además, pretende adaptar lo antes posible la normativa vinculada con el desarrollo y producción en yacimientos no convencionales. Sus responsables estiman que el gas de ese tipo podría reemplazar por completo a las demás fuentes fósiles que hoy conforman la matriz energética neuquina. No obstante, aclaran que por ahora son sólo recursos y, como tales, deben cuantificarse con exploración.

Tras el hallazgo de dos estructuras productivas en el área Aguada del Chañar, donde Gas & Petróleo del Neuquén (G&P) comparte responsabilidades con Enarsa en lo que constituye una operación bastante sui generis (la estatal está a cargo de la operación administrativa y la provincial de la técnica), la mayoría de los actores involucrados en la actividad energética de la administración gobernada por Jorge Sapag denotan cierta ansiedad. Aguardan el próximo paso que dará la sociedad para confirmar las muy buenas perspectivas que se abren tanto en gas como en petróleo a partir de las altas presiones de surgencia que se probaron en los dos pozos exploratorios que perforaron en ambas formaciones a una profundidad cercana a los 3.300 metros. El segundo de ellos, de hecho, practicó petróleo surgente, liviano y de buena calidad, aunque todavía no se ha cuantificado su potencial debido a que falta hacer la terminación, el punzado y los ensayos correspondientes. “Ya estamos trabajando para hacer un segundo pozo en alguna de las dos estructuras y buscar un plan de desarrollo para la totalidad del área, lo cual podría involucrar de 15 a 20 pozos; un plazo de dos años y una inversión final cercana a los 150 millones de dólares”, precisa Rubén Etcheverry, presidente de G&P, en diálogo con este medio.

A decir del directivo, están esperando que Enarsa defina la localización del tercer pozo dentro del lote para contratar el equipo y empezar la segunda fase de perforación lo antes posible, ya que “cada día de demora en poner la producción representa una pérdida importante”, según sus propias palabras.

Nuevo horizonte 

G&P se apresta a definir los bloques que formarán parte de la cuarta ronda licitatoria prevista en el denominado Plan Nuevos Horizontes, la cual se estima lanzará a mediados de junio. En esa dirección, al cierre de esta edición sus máximos responsables se encontraban a punto de viajar a Houston para exhibir los avances de los tres primeros llamados y presentar la nueva oferta ante la comunidad petrolera internacional. También estaba prevista la participación de algunas autoridades de las carteras de Hidrocarburos y Medio Ambiente de la provincia a fin de reunirse con funcionarios del área regulatoria del país del norte para acortar los tiempos de aprendizaje y adaptar lo antes posible la normativa vinculada con la nueva modalidad productiva en yacimientos no convencionales.

“En la Argentina hay todo el gas que el país quiera por los próximos 10 ó 20 años, incluso para volver a exportar y a precios mucho más competitivos que el actual mix ponderado de importación, donde se le compra a Bolivia a precios muy superiores a los que hoy pueden hacer rentable la producción en Neuquén. Hablamos de entre 8 y 9 dólares más la diferencia de transporte e impuestos por un gas que incluso no es firme, contra casi la mitad que hoy cuesta el recurso en el mercado local, lo cual además atenta contra la balanza comercial, ya que desestimula la generación de inversiones, nuevos puestos de trabajo, valor agregado e ingresos en concepto de regalías”, advierte Etcheverry.

A su entender, en la Argentina están dadas las condiciones para que en el corto plazo los recursos no convencionales representen una producción, una exploración y un desarrollo masivos. “Si bien se trata de formaciones que todavía deben ser estudiadas, sobre todo las denominadas Vaca Muerta, Los Molles y Punta Rosada, abren grandes oportunidades”, admite. “En el caso de Vaca Muerta, se trata de una formación con grandes espesores que califica de manera similar a muchos de los yacimientos que hoy son productivos en EE.UU., e incluso en ocasiones por encima de ellos”, resalta.

¿Qué porcentaje podría representar el gas no convencional en la matriz energética neuquina en cinco años?, preguntamos al titular de G&P.

El 100 por ciento. Desde luego que es un gas más caro de extraer, pero también de mayores reservas. Hoy son sólo recursos, y como tales deben cuantificarse con exploración. Aunque la roca madre generadora (Vaca Muerta), que a la vez es almacenadora, se encuentra presente en toda la cuenca y eso constituye un aspecto muy alentador.

¿Qué opina del programa Gas Plus?

Es lo que ha contribuido a la concreción de los proyectos en marcha. Y hacia allí se orienta la mayoría de las empresas del sector. Así queda demostrado en el creciente número de emprendimientos concebidos a la luz del programa. Creo que se trata de una herramienta adecuada para la transición, y que incluso permite adelantar dicho proceso.

¿Cuáles son los próximos pasos de G&P? 

Terminar de consolidar los casi 40 contratos que estamos administrando (algunos con operación); desarrollar Aguada del Chañar junto con Enarsa; asumir la operación de un par de áreas más; lanzar la cuarta ronda licitatoria; y poner en marcha el denominado Centro de Alejandría, un complejo de tecnología aplicada específicamente para yacimientos no convencionales. También nos encontramos actuando en el campo de las energías renovables. Y estamos analizando la posibilidad de generar electricidad en Aguada del Chañar, así como de materializar un parque eólico en Auquinco, para lo cual ya nos presentamos en la licitación que lanzó Enarsa bajo el marco del GENREN.

A largo plazo, en tanto, aspiramos a consolidar una empresa provincial con capacidad para operar no sólo localmente sino también en el exterior, fundamentalmente en asociación con las grandes petroleras, que cuentan con la tecnología, el know how, la experiencia y el capital necesarios.

¿Qué objetivos le gustaría cristalizar durante su gestión? 

Haber contribuido con el cambio de paradigma productivo que ya empieza a manifestarse en la cuenca me llena de orgullo. Y estimo que una vez concretadas las inversiones comprometidas en las tres rondas lanzadas estarán dadas las condiciones para que la actividad no se detenga y, al igual que en EE.UU., se incorporen en forma permanente nuevos pozos no sólo de exploración o pilotos sino ya de producción de gas no convencional, que pueden aportar sin mayores inconvenientes hasta 10.000 m³ todos los días. Hoy el problema en el país es más de costo que de hallar los recursos. Pero una vez que se den las coordenadas en ese terreno y en el plano regulatorio será posible empezar a revertir la actual tendencia de declinación de los yacimientos convencionales sustituyéndola por la producción de los no convencionales.

Compartir