Nagel: “En las áreas de G&P se invertirán u$s 2.000 millones en exploración hasta 2016”

Según indicó el director de Exploración y Producción de la petrolera de Neuquén

El directivo precisó que la petrolera provincial participa de siete concesiones de explotación y 55 permisos de exploración, que hasta fines de 2013 movilizaron desembolsos por u$s 640 millones.
A su vez, cuestionó las trabas a la importación en la Aduana que limitan los planes de perforación de las empresas en la cuenca Neuquina.

Convocado como representante de la petrolera provincial –Gas & Petróleo de Neuquén (G&P), que cuenta con un porfolio de 89 áreas hidrocarburíferas–, Gustavo Nagel, director de Exploración y Producción de la empresa creada en 2008, realizó una fuerte defensa de la gestión energética del gobernador Jorge Sapag. Lo escuchaban los principales directivos de la industria de Oil & Gas a nivel provincial, reunidos en el seminario “Exploración y desarrollo de reservorios no convencionales”, organizado por la Asociación de Ingenieros en Petróleo (SPE) a mediados de junio.
De los 89 bloques que controla G&P –por medio de su ley de creación, la provincia le traspasó la titularidad de todas las áreas de exploración que no estaban permisionadas–, 60 ya están activos: cinco como concesiones de explotación y los 55 restantes como campos en los que se están buscando depósitos de hidrocarburos.
Según los números aportados por Nagel, que además es director de YPF en representación de Neuquén, hasta fines del año pasado se habían desembolsado en esas áreas alrededor de
u$s 640 millones en materia exploratoria. Y en los próximos dos años –agregó–, las inversiones superarán los u$s 2.000 millones.
“GyP forma parte de la Unión Transitoria de Empresas (UTEs) que se adjudicaron las áreas. Mantiene un porcentaje mínimo de participación dentro de esas asociaciones y la propiedad de permiso exploratorio, y la posible concesión queda en nuestras manos”, destacó el directivo. Revista Petroquímica, Petróleo, Gas, Química & Energía fue el único medio acreditado para cubrir el seminario.

Escenario tenso

La presentación de Nagel tuvo lugar en un escenario signado por el conflicto entre Nación y las provincias petroleras que, con Neuquén a la cabeza, miran con desagrado la iniciativa de la Casa Rosada y de YPF de sancionar una nueva Ley de Hidrocarburos que restrinja el poder de las gobernaciones para participar del negocio petrolero.
El proyecto que impulsa el Gobierno nacional –al cierre de esta edición estaba siendo discutido con los mandatarios de la OFEPHI– limita el accionar de las petroleras provinciales y recorta la capacidad de las provincias para licitar áreas hidrocarburíferas.
“Como resultado de estos seis años de trabajo de la empresa, generamos 2.100 puestos de empleo directos en todas las actividades ligadas al sector. Hoy en día, nuestros activos están valorizados en u$s 1.400 millones, partiendo desde cero cuando iniciamos”, resaltó el directivo, de muy buena relación con el ministro de Energía de Neuquén, Guillermo Coco.
A la vez, agregó: “Traji-mos 15 empresas internacionales para desarrollar los yacimientos no convencionales de la cuenca Neuquina”. “En shale oil ya tenemos un pozo horizontal que produce de manera continua más de 700 barriles, además de otros tres de petróleo neto que suman 1.600 barriles”, añadió.

Para arriba

El directivo resaltó que la oferta de gas proveniente de arenas compactas, conocido en la jerga petrolera como tight gas, y de gas de esquisto (shale gas) se incrementó el año pasado de 5,6 millones de metros cúbicos diarios (MMm³/d) a 8 millones. En tanto que en el caso del petróleo de arcillas (shale oil), la  producción provincial pasó de 573 a 1.900 m³/día. “Esto muestra el avance y el desarrollo de todas las empresas que trabajan en el área no convencional”, enfatizó.
En las áreas donde participa como socio se han perforado nueve pozos exploratorios en 2010; 13 en 2011;
30 en 2012; 24 en 2013, y para este año se proyecta llegar a 54 nuevas perforaciones. “Con esto buscamos delinear y conocer la cuenca, ya que varía mucho horizontal y verticalmente. Para 2015 rondaremos, en total, una inversión tanto en exploración como en producción de u$s 3.200 millones acumulados dentro de las 55 UTEs”, precisó Nagel.

Trabas a la importación  

Al mismo tiempo, valoró el intercambio de técnicas de fractura a través de los distintos socios de G&P para incrementar la productividad a través de los equipos de trabajo tanto en la perforación como en la infraestructura de superficie, que –a su entender– están por debajo de los estándares que teníamos en la cuenca hace cinco años.
“A pesar de contar con empresas de alcance internacional, existen bajos estándares de productividad en referencia a otras partes del mundo. Hay justificaciones externas e internas que creemos que podemos mejorar a través del conocimiento de los problemas que hay en las compañías, a fin de lograr una mejor interrelación con el Gobierno nacional y provincial, así como también con los sindicatos”, indicó el ejecutivo.
La apuesta de G&P es desarrollar la infraestructura hidrocarburífera de la provincia, con el objetivo de realizar acueductos, plantas de tratamiento, entre otras operaciones, que permitan el desarrollo de los proveedores, minimizar los costos y aumentar la productividad de las instalaciones.
“Los proveedores tienen dificultades para conseguir materiales e insumos tanto nacionales como internacionales, por las trabas a la importación que se aplican en la Aduana”, lamentó el directivo. “La sustentabilidad del negocio se ve afectada a todas estas variables. Nosotros tenemos casos de equipos parados debido a la falta de gasoil. Necesitamos acuerdos y reglas a mediano y largo plazo que permitan que los proyectos sean viables”, advirtió. ℗

Compartir