Según la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes

Más de la mitad de los automóviles argentinos consume nafta

En el país con más autos por habitante de Latinoamérica, el parque automotor sigue siendo mayoritariamente naftero. El diesel y el GNC participan del mercado con un 35% y un 14%, respectivamente. Los vehículos eléctricos, cada vez más demandados en Europa y Norteamérica, aún carecen de presencia a nivel local.

Mientras la congestionada red de transporte de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) se erige como uno de los principales temas de campaña de los precandidatos a la Jefatura de Gobierno porteño, un informe de la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (AFAC) revela que la Argentina cerró 2014 como el mercado con más automóviles por habitante de toda Latinoamérica.

Más allá de ser un indicador positivo del estatus de vida de los argentinos en la comparación regional, el dato resulta inquietante si se tiene en cuenta el exponencial crecimiento de las importaciones de combustibles (que se pagan en dólares y al contado) durante los últimos tiempos. Debe considerarse que el sector automotriz demanda un tercio de esos carburantes (los otros dos se utilizan para la generación eléctrica).

Con una flota circulante de 11.520.380 unidades, el relevamiento –realizado en conjunto con la firma Promotive– plantea que en todo el país hay un auto por cada 3,8 ciudadanos. Un año atrás, el total era de 11.245.205 rodados, por lo que se registró un alza de 275.175 unidades (en términos porcentuales, un 2,4% más).

El trabajo señala que un 51% de los rodados consume nafta y un 35% demanda diesel. Y aunque en los últimos años hubo un crecimiento importante de las conversiones a gas natural comprimido (GNC), el rubro aún alimenta a una franja minoritaria (un 14%).

A decir de Fausto Maranca, presidente de la Cámara Argentina de GNC, si algo caracteriza el mercado local de los combustibles líquidos son los paulatinos incrementos en los precios y los repetidos períodos de escasez en el suministro. “Si a ese panorama le sumamos el aumento en el parque automotor, no debería sorprender a nadie que el GNC gane cada vez más terreno”, subrayó.

Debe destacarse, asimismo, que en 2014 la flota incorporada de vehículos a nafta fue de un 76,5%, a la vez que el rubro del diesel creció un 13,5%, sobre todo gracias al incremento en las ventas de pickups y unidades pesadas.

Futuro eléctrico

Según el reporte de la AFAC, las firmas Renault y Volkswagen lideran el mercado, con un 16% –cada una– del total de vehículos circulantes. Casi nueve de cada 10 automóviles pertenecen a un selecto grupo de siete empresas: las dos mencionadas más Fiat, Ford, Chevrolet, Peugeot y Toyota. Un 60% de la flota es de origen importado.

La presencia de vehículos híbridos (con motor a nafta y eléctrico) todavía resulta demasiado escasa, con menos de 300 unidades en las calles argentinas y una oferta comercial de sólo tres modelos (Toyota Prius, Porsche Cayenne y Volkswagen Touareg). No obstante, el panorama podría cambiar sustancialmente en los próximos años. Así lo cree el empresario Pablo Naya, la mente que está detrás de los primeros autos eléctricos producidos en el país.


El “Sero Electric”, que saldrá al mercado entre agosto y noviembre, contará con una estructura de aluminio y carrocería de fibra, y su peso será de sólo 340 kilos. Alimentado por baterías “AGM” de 450 kilowatts (Kw), otorgará una autonomía de 68 kilómetros y alcanzará los 45 kilómetros por hora.

“Sus frenos serán del tipo regenerativos, por lo que ayudarán a recargar la batería al ser accionados. Además, el automóvil podrá enchufarse como si se tratara de un teléfono móvil. Y el tiempo de carga completa no superará las seis horas”, adelantó el emprendedor.

Carácter dual

De acuerdo con el relevamiento, hoy la flota está conformada por un 86,7% de automóviles, un 9,7% de vehículos comerciales livianos y un 3,6% de comerciales pesados, incluyendo camiones y ómnibus (y omitiendo acoplados y remolques).

En función de la edad de los autos que lo componen, el parque automotor argentino exhibe un carácter dual, con dos segmentos bien diferenciados: uno moderno y otro antiguo. “La flota circulante que incluye unidades de hasta 20 años de antigüedad pasó de 8,8 millones en 2013 a 9,1 millones en 2014.  En tanto, el parque moderno con menos de 10 años concentra un 54,5% de los vehículos de la Argentina”, puntualiza la AFAC.

Si se considera la flota circulante para todos los segmentos, la edad promedio se sitúa en unos 12,1 años, mientras que para la flota que va de 1995 a 2014 ese promedio se reduce a 7,9 años. Para mantener esos valores, las ventas de vehículos “cero kilómetro” debería ser de unas 952.000 unidades por año.

Otro dato interesante es que la provincia de Buenos Aires y la CABA acaparan casi la mitad de la flota. Por su parte, las provincias de Córdoba y Santa Fe suman –en conjunto– un 19,4% del total. ℗

Compartir