“Las expropiaciones no resueltas y las restricciones cambiarias perjudican la inversión”

Entrevista con Rubén Etcheverry, candidato a diputado provincial por Nuevo Compromiso Neuquino (NCN)

El ex titular de Gas & Petróleo de Neuquén buscará en las próximas elecciones una banca en el Congreso por el partido que lidera Horacio Quiroga, opositor a su ex jefe político, el gobernador Jorge Sapag. “Para revertir la situación y reimpulsar inversiones, se requiere una actitud de escuchar y de establecer reglas claras y simples”, advirtió Etcheverry.

Rubén Etcheverry decidió dar el portazo y convulsionar la arena política neuquina al aceptar la candidatura como primer diputado nacional del partido Nuevo Compromiso Neuquino (NCN), liderado por Horacio Quiroga, que está enfrentado al gobernador Jorge Sapag, referente del Movimiento Popular Neuquino (MPN) y su antiguo jefe político.
Ya lanzando la campaña en la que buscará una banca en el Congreso, Etcheverry dialogó con Revista Petroquímica, Petróleo, Gas & Química. La agenda petrolera y energética sustentará uno de los ejes de su plataforma electoral. En ese sentido, el candidato, de profesión ingeniero, no dudó en cargar las tintas contra las decisiones del Gobierno nacional en el área. “En un contexto como el actual, con cambios súbitos de normativas, expropiaciones no resueltas, restricciones cambiarias, inflación en dólares, dificultades en repatriar dividendos, complicaciones para la importación y exportación, y precios bajos y regulados, es muy difícil que las empresas concreten inversiones”, cuestionó el ex titular de Gas & Petróleo de Neuquén, la petrolera provincial y titular de Fundación Alejandría.
Etcheverry fue funcionario durante distintos gobiernos del MPN, siempre vinculado al sector energético. También fue partícipe del staff de Enarsa, la compañía de energía nacional que creó Néstor Kirchner.

¿Qué medidas habría que implementar para reimpulsar la inversión en E&P?, preguntamos a Etcheverry.

La geología en Neuquén ha más que ayudado y es un factor determinante en su aspecto más positivo. Y prácticamente ha dejado de ser un factor crítico en el desarrollo hidrocarburífero. En especial en lo relacionado con los yacimientos no convencionales.
Por otra parte, las empresas privadas son cautelosas y se encuentran expectantes en un contexto como el actual, de cambios súbitos de normativas, de expropiaciones no resueltas, restricciones cambiarias, inflación en dólares, dificultades en repatriar dividendos, complicaciones para la importación y exportación, precios bajos y regulados, modificaciones en las autoridades competentes; y todo esto se ha debido a las políticas globales y sectoriales implementadas por el Gobierno nacional.
Para revertir la situación y reimpulsar inversiones, se requiere una actitud de observación. De escuchar e intentar comprender a los inversores y a los interesados. De establecer reglas claras y simples. Que sean entendibles y sobre todo estables. Ver y tratar de adaptar y emular situaciones exitosas en otras partes del mundo adonde están acudiendo las inversiones.

¿Qué opinión le merece el incremento de las importaciones de energía?

Es muy triste que un país como la Argentina –y más para Neuquén, que con las segundas reservas de gas en yacimientos no convencionales del planeta– se encuentre en esta situación. Y que encima se ha venido agravando año a año. No es una tendencia que se haya revertido.
Esto genera una tremenda salida de divisas. No produce ningún tipo de valor agregado en el país y se pagan precios en el exterior de hasta 10 veces los montos que se liquidan a las provincias vía regalías y a los productores que invierten, dan trabajo y arriesgan en Argentina.
Por otra parte, genera un mayor impacto ambiental el hecho de tener que sustituir la generación de energía eléctrica con gasoil o fuel oil en lugar de hacerlo con gas natural.

¿Qué rol deberían jugar las provincias en el relanzamiento de la política de hidrocarburos?

Las provincias se encuentran más cerca del problema y de la solución. Más comprometidas, con más experiencia y a su vez son las más afectadas por esta política sectorial energética. Debieran ser escuchadas y tenidas en cuenta.

¿Cómo analiza el rol de la Ofephi en los últimos años? ¿Y del gobernador de Neuquén, Jorge Sapag, en particular?

La Ofephi no se ha mostrado como un organismo compacto, de definiciones y debate de las políticas hidrocarburíferas. Es un ámbito que ha ido perdiendo posicionamiento a raíz de la fuerte imposición de las políticas y medidas del Gobierno nacional.
El gobernador Sapag siempre estuvo dispuesto al diálogo y al debate. Ha presentado siempre alternativas positivas, como lo fue el “Plan Neuquén+Energía”.
El Gobierno nacional pareciera no estar dispuesto a escuchar y mucho menos a cambiar su política de favorecer la importación en lugar de planificar y trabajar por el autoabastecimiento energético nacional. ℗

Compartir