Según Alejandro Colombo, jefe de Auditores de SGS Argentina

“Las empresas exitosas son las que consolidan grandes equipos de trabajo”

Estudiar la conducta humana de quienes componen una organización es clave para garantizar el buen desenvolvimiento de ésta. Así lo cree el especialista Alejandro Colombo, para quien todo aquel que conduce debe tener un conocimiento amplio de su planta de trabajo.

La gestión ambiental tiene una creciente importancia en el correcto desarrollo de los negocios energéticos. Y dentro de ella, ningún otro factor posee tanta incidencia como el humano, según Alejandro Colombo, jefe de Auditores de la firma de inspecciones, verificaciones, análisis y certificaciones SGS Argentina.
“Quienes movemos las compañías somos los seres humanos. Justamente por ello, la consolidación de los equipos de trabajo es la clave del éxito de las organizaciones”, aseguró el especialista convocado por la Cámara Empresaria de Medio Ambiente (CEMA) para disertar en su jornada técnica “Los riesgos de la no gestión ambiental”.
Según sus palabras, lo principal pasa por conocer el comportamiento humano, que es el conjunto de conductas exhibidas bajo la influencia de la cultura, las actividades, las emociones, los valores, la persuasión y la genética, entre otros factores. “Este comportamiento es estudiado por diversas disciplinas académicas, como la psicología, la sociología, etc. Pero no hay mejor forma de indagar sobre él que gastar la suela de los zapatos y caminar las plantas de trabajo”, graficó.
En esa dirección, puntualizó, los principios que rigen la conducta son tres: la casualidad (ya que siempre hay una causa), la motivación (puesto que la conducta siempre está motivada por algo) y la búsqueda de la finalidad (dado que siempre se persigue un porqué). “Sobre la base de estos tres principios pueden interpretarse las conductas”, recalcó.
Asimismo, apuntó, hay factores biológicos, que son los de genotipo y fenotipo. “Y luego están los factores ambientales y de sociabilización, que tienen que ver esencialmente con el entorno”, acotó.
Desde su óptica, las conductas están controladas por las instituciones, que establecen pautas definidas de antemano y se manifiestan de manera colectiva. “El comportamiento humano, en suma, se expresa en cómo se muestra y realmente es el hombre, cómo reacciona ante un ambiente hostil, cómo es su estructura psicofísica y cómo deberían ser sus cualidades y competencias (su actitud y aptitud) para el puesto de trabajo”, sintetizó.
La gestión ambiental, señaló, va desde los eslabones más débiles hasta los más fuertes de una organización. Dicho de otro modo, la responsabilidad es de todos. “Teniendo en cuenta que las personas somos el músculo de las organizaciones, deben recordarse las palabras del abogado y filósofo austríaco Peter Drucker, quien dijo que ‘allí donde hay una empresa de éxito alguna vez hubo alguien que tomó una decisión valiente e inteligente’”, citó.

Colombo:
“El comportamiento humano es estudiado por diversas disciplinas académicas, como la psicología, la sociología, etc. Pero no hay mejor forma de indagar sobre él que gastar la suela de los zapatos y caminar las plantas de trabajo”

 

Cultura del trabajo

A decir de Colombo, el conocimiento del comportamiento humano y los conceptos de la conducción debe aprovecharse en función de la gestión flora y fauna, los procesos, el producto o servicio, las materias primas, las partes interesadas, los factores de riesgo y los requisitos legales y corporativos, entre otros ítems.
Los estándares de certificación, precisó, son modelos perfectamente integrables y aplicables. “Estas normas resaltan la importancia de la orientación de los procesos, la identificación de los riesgos asociados al negocio y de los aspectos e impactos ambientales, la consideración de las partes interesadas y el cliente, y la correcta trazabilidad de las materias primas, entre otras variables”, detalló.
La nueva estructura de la norma 14.001, señaló, obliga a los auditores a mejorar la lectura de los indicadores de gestión y las habilidades de las empresas para cumplir con los requisitos. “La filosofía del cambio estriba en facilitar la integración de los sistemas (como lo refleja el nuevo Anexo SL de ISO) y actualizarse conforme al avance tecnológico y de las comunicaciones en un mundo cada vez más vertiginoso”, explicó.
En su opinión, en la Argentina de hoy hay que volver a generar la cultura del trabajo y a la par promover la conciencia de la calidad en términos ambientales y de seguridad. “Hay que convencer al músculo de la compañía de que debe operarse en un ambiente ordenado y ergonómicamente amigable para hacer productos confiables y servicios sustentables y sostenibles, con profesionales que trabajen en equipo. Si se quiere estar dentro del mercado, puede gustar o no, pero debe saberse que hacia allí va la gestión”, completó.

Sin recetas mágicas

De acuerdo con Colombo, sólo si se entiende el comportamiento humano del músculo que mueve las compañías resulta posible generar equipos de trabajo confiables y orientados hacia la gestión ambiental u otros modelos aplicables. “Todas las empresas hacen gestión, y dependiendo de lo prolijas que sean van a estar más lejos o cerca de un estándar internacional”, aseveró.
Una buena cultura, añadió, implica que los mandos medios y las personas con colaboradores a cargo caminen la planta de trabajo para conocer las necesidades de todos y se dé una correcta retroalimentación. “No hay recetas mágicas, se depende mucho de la habilidad del implementador del sistema, sin olvidar que la Dirección de la compañía es la que impone los lineamientos y brinda el apoyo pertinente”, remarcó.
La clase dirigente, por su parte, tiene que empezar a priorizar, además de la rentabilidad de la organización, la formación para conducir a las personas a su cargo. “En nuestro país los dirigentes tienen serios problemas de conducción, por lo que evidentemente hay escalones que se han salteado. Sobre el hecho consumado hay que continuar con la etapa de formación, que es continua. Las cámaras empresariales y las organizaciones no gubernamentales pueden brindar un importante aporte al respecto”, concluyó. ©

Compartir