“La industria tendrá que ajustar para seguir invirtiendo en este escenario de bajos precios”

Según Carlos Ormachea, CEO de Tecpetrol

El directivo precisó que los productores de hidrocarburos deben analizar oportunidades para elevar la eficiencia operativa y la productividad en sus yacimientos. Al mismo tiempo, de cara a garantizar la inversión en el upstream, propuso establecer un precio pleno del gas para la nueva producción del fluido.

El desafío de poner en valor el gran potencial de los recursos no convencionales de hidrocarburos encuentra a la Argentina en un momento complejo por el derrumbe del precio del crudo, que provocó una fuerte desaceleración de la inversión internacional. En el mercado doméstico, el efecto de la crisis ha sido amortiguado por la implementación de un plan anticíclico impulsado por el Gobierno que estableció un precio diferencial cercano a los u$s 77 para el crudo extraído en Neuquén y de u$s 63 para el proveniente de Chubut.
Aun así, Carlos Ormachea, CEO de Tecpetrol, brazo petrolero de Techint, advirtió que los productores deberán mejorar su eficiencia operativa para adaptarse a la coyuntura. “Vamos a tener precios bajos por un tiempo. Por ese motivo, toda la cadena de valor de la industria tendrá que ajustar para seguir invirtiendo en este nuevo escenario. Cada uno tiene que hacer el trabajo que le toca, el primer paso para mejorar los costos es revisar todas las posibilidades que existan para mejorar la eficiencia”, explicó el ejecutivo a Revista Petroquímica, Petróleo, Gas, Química & Energía, que lo consultó al cierre de su presentación en el Seminario Internacional de la Energía, realizado en septiembre en Neuquén como antesala del encuentro entre los gobernadores de la Ofephi y Daniel Scioli, candidato presidencial por el Frente Para la Victoria.
“Los que tenemos responsabilidades de producción debemos buscar oportunidades de mejora de la productividad y del factor de recuperación a fin de tener una ecuación más favorable”, agregó.
De cara a lo que viene y con el objetivo de enviar certezas al mundo inversor, propuso un esquema de precios de doble vía. “Por un lado, se precisa un incentivo inmediato para arrancar ahora con nuevos proyectos, que se podría traducir en otorgar un precio pleno para el precio del gas. Al mismo tiempo y a largo plazo, debemos apuntar a conseguir que el mercado pague un precio acorde por la oferta de energía”, señaló Ormachea.

Más gas

Ormachea destacó la implementación del Plan Gas, que autorizó el pago –mediante subsidios que solventa el Estado– de u$s 7,50 por millón de BTU para la producción incremental del fluido. “La Argentina ya tiene un mecanismo con un precio de referencia para el gas que viene de inversiones nuevas, que es el Plan Gas. Creo que usando ese precio como referencia se podría armar un esquema que permita recorrer una transición desde la situación actual hasta una en un horizonte donde podamos tener precio de mercado para toda la producción”, señaló el directivo de Tecpetrol, el quinto productor de gas del país, con una oferta de alrededor de 3,3 millones de metros cúbicos diarios (MMm³/d) del fluido, según datos del IAPG. “El valor que se está pagando (u$s 7,50 por millón de BTU) es un precio que no debe estar muy lejos de lo que necesita la industria para desarrollar nuevos proyectos de gas”, añadió.
Lo que está claro, a su entender, es que el importe de referencia para incentivar la inversión en gas –el principal combustible de la matriz energética argentina– debe estar dado por el costo de oportunidad que surge del valor del gas importado que llega por barco (LNG).

Visión

“Lo fundamental es definir dónde estamos hoy, dónde queremos estar y, finalmente, cómo hacemos para transitar ese camino”, planteó Ormachea. El derrumbe del precio internacional del petróleo afectó las perspectivas de la industria. “Hay un cambio de escenario en el mundo. En lo personal, tengo mucha incertidumbre; hubo un cambio brusco de los precios, me resulta difícil decir dónde va a terminar. Veníamos en un rango de u$s 100 y hoy estamos un poquito arriba de la mitad. Es difícil predecir qué sucederá, pero es probable que terminemos en un lugar que no sea el punto de partida. Por lo que la viabilidad de muchos proyectos que estaban lanzados y vendidos deberá ser revisada. Hay proyectos de alto costo que probablemente no funcionen, como el desarrollo de los oil sands o ultra pesados”, advirtió.
En sus palabras, para enfrentar el escenario que viene será clave encarar un proceso de normalización del sector. “Hay que normalizar el marco general financiero de la Argentina, con el fin de que pueda darse el flujo de capitales que necesitamos fundamentalmente para poner en producción Vaca Muerta. El desarrollo no convencional de Neuquén seguramente va a demandar montos del orden de los u$s 10.000
millones por varios años”, indicó. “No se puede realizar esa tarea con los capitales que hay en el país”, agregó.
“Necesitamos una herramienta para transitar el camino que va desde la situación de inicio actual hasta otra que nos permita volver a lo que podríamos llamar funcionamiento del mercado. Esto va a generar más debate. En lo personal, veo la necesidad de tener un proceso administrado durante un tiempo en materia de precios”, concluyó. ℗

Compartir