Según el especialista Gerardo Rabinovich

“La evolución de la producción de gas es muy beneficiosa para el país”

Aunque la obtención de petróleo está en baja, la explotación gasífera viene mostrando auspiciosas señales de recuperación a nivel nacional. A decir de un referente sectorial como Gerardo Rabinovich, de ahora en más el principal objetivo de la industria de Oil & Gas debe pasar por elevar sus niveles de competitividad.

La actividad en los yacimientos hidrocarburíferos argentinos ha caído sensiblemente durante el presente año, según la visión del especialista energético Gerardo Rabinovich. “En septiembre de 2015 había 128 equipos de perforación activos en el país, mientras que a fines del mismo mes de este año la dotación se redujo a 84 unidades, tal como indicó Weatherford a través de su informe “Rig Count Sep 2016”. Estamos hablando, por lo tanto, de una caída significativa, a pesar de que el barril producido localmente se ve favorecido por un precio superior al internacional”, advirtió.
En este contexto, apuntó, la petrolera controlada por el Estado nacional no escapó a la tendencia. “Entre septiembre de 2015 y de 2016 YPF disminuyó sus equipos activos desde 76 hasta 48”, precisó Rabinovich, quien actualmente conduce el Grupo Desarrollador de Fuentes Renovables de Energía y de Proyectos de Eficiencia Energética (GRENERG).
De acuerdo con datos del Ministerio de Energía y Minería de la Nación, señaló, la producción de petróleo crudo cayó un 3,1% durante los primeros siete meses del año con respecto a igual período de 2015, como consecuencia de un menor nivel de perforación (que experimentó una baja de un 62% en el lapso considerado). “Sin embargo, entre enero y julio de esta temporada la producción de gas natural se incrementó un 5,4% en la comparación interanual”, sostuvo.

Rabinovich: “Los actuales precios internacionales del petróleo no alientan la intensificación de las actividades en la industria petrolera argentina. Dificultan el desarrollo masivo de los yacimientos no convencionales, en particular de Vaca Muerta”

 

Según sus palabras, habrá que ver si esta tendencia gasífera se mantiene. “A priori se trata de una evolución muy beneficiosa para el país, dado que más del 50% de nuestra matriz energética depende del gas natural. Asimismo, el incremento de la producción del fluido contribuye de manera sustancial a sustituir importaciones que representan aproximadamente un 25% del consumo total anual”, detalló.

En ese sentido, destacó que YPF aumentó su obtención de gas natural un 6% en los primeros siete meses del año, lo que le ha permitido volver a ser el primer productor nacional, con el 30% del volumen total. “El rol de la petrolera en materia de crudo y de gas es de liderazgo indiscutido en la industria petrolera local. Por lo tanto, sus acciones definen el curso de la industria”, remarcó.
Total Austral, por su parte, incrementó su explotación gasífera un 8% en el transcurso de los primeros siete meses del año. “La producción total de esta empresa es similar a la de YPF, por lo que ayuda a mantener altos niveles de crecimiento en la producción nacional de gas natural”, subrayó.

Reto competitivo

rabinovich

A criterio de Rabinovich, los actuales precios internacionales del petróleo no alientan la intensificación de las actividades en la industria petrolera argentina. “En tanto se mantengan así, los niveles vigentes dificultan el desarrollo masivo de los yacimientos no convencionales, en particular de Vaca Muerta, además de las actividades exploratorias convencionales”, se lamentó.
Por otra parte, añadió, la productividad de los yacimientos locales es baja y requiere fuertes inversiones para alcanzar niveles aceptables de competitividad. “Resulta paradójico que la llegada del nuevo Gobierno, inspirando un nuevo clima de negocios, no haya tenido repercusiones en estos meses sobre la industria petrolera a la hora de elevar la actividad en el upstream”, acotó.
En su opinión, probablemente la incertidumbre que existe en el ámbito global tenga repercusiones negativas en las decisiones locales, donde la intención manifestada por las autoridades es volver a equilibrar los precios internos con las referencias internacionales. “Resulta claro que la industria de Oil & Gas deberá mejorar sensiblemente su competitividad para ser más atractiva, bajando costos de producción y colocándose dentro de los parámetros que fije el mercado mundial. Sólo así podrá desarrollar su inmenso potencial en recursos no convencionales”, completó.

Distinguida trayectoria

Luego de egresar como ingeniero industrial de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Rabinovich consiguió un “Master of Sciences” en Economía de la Energía del Institut d’Energie et de Politique de l’Energie (IEPE) de la Universidad de Ciencias Sociales de Grenoble, Francia. Adicionalmente, se especializó en el VIII Curso de Planeamiento Energético de la Universidad Fe-deral de Río de Janeiro (COPPE-UFRJ) y en la Universidad Compluten-se de Madrid.
Fue vicepresidente de Jorge Lapeña y Asociados. Se destacó como secretario general y director del Departamento Técnico del Instituto Argentino de la Energía “General Mosconi”.
Es miembro permanente de la Red Mon-dialisation, Energie et Environnement (MONDER) de la Uni-versidad de Montpellier (Francia) y la Universidad Laval de Québec (Canadá), además de ser miembro asociado de la International Association for Energy Economics (IAEE).
Fue profesor de la Maestría de Gestión de Energía de la Universidad Nacional de Lanús y la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), y de la Maestría de Energía de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo).
También se desempeñó como director de Carreras de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Belgrano y profesor titular de la materia Recursos Energéti-cos de dicha Facultad.
Asesoró en diversas ocasiones a la Comisión de Energía y Minería del Senado de la Nación, y hoy ejerce como consultor independiente en temas vinculados con el sector energético. ©

Compartir