Se especializa en la ejecución de proyectos de generación de energía y subestaciones de alta tensión

Ingener desembarca en la Argentina para acompañar el desarrollo de las renovables

La empresa uruguaya de ingeniería y construcción quiere replicar en la Argentina la experiencia que supo acuñar en su país de origen, donde participó en más de 350 Mw eólicos y solares, y hoy es referente en ejecución de proyectos de generación y subestaciones de alta tensión.

El caso de Ingener bien vale para dar cuenta de cómo una organización mediana puede, a partir del cumplimiento y la confianza que eso genera, competir mano a mano con los grandes jugadores de la ingeniería y la construcción a escala regional.
Especializada en la ejecución de proyectos de media y alta tensión, tales como subestaciones y plantas de generación de energía, entre otros, la empresa con base en Uruguay nació en 1998 y durante los últimos años tuvo un desarrollo muy importante a partir del auge de los emprendimientos de generación de energía tradicional y renovable en su tierra natal. En este segundo campo, participó en más de 200 Mw eólicos y en más de 150 Mw solares-fotovoltaicos, sobre un total de renovables a nivel país que roza los 1.500 Mw. Esa elevada participación dentro del mercado se explica en buena medida por su experiencia en ese tipo de proyectos, un equipo muy fuerte de ingeniería, un track récord de ejecución en tiempo y sin dificultades, y la recomendación de sus clientes. “Conseguimos nuevos proyectos sobre la base de la confianza que generamos con esos antecedentes”, asegura Diego Invernizzi, gerente comercial de la compañía.

A la altura de los desafíos

En Uruguay, donde atiende varios proyectos con una escala media de 50 Mw, Ingener  comenzó su participación en las renovables ejecutando obras de interconexión en alta tensión, para luego contratar el BOP eléctrico y las obras civiles de cimentación de los aerogeneradores. Actualmente, tiene en ejecución dos proyectos eólicos de 70 Mw
para un fabricante de aerogeneradores (uno de los cuales entra en servicio a fin de año y el otro a mediados de 2017), donde ejecuta en condición de EPC las obras de subestación y red eléctrica del parque, así como otros dos proyectos en solar-fotovoltaica, en los que realiza el BOS en condición llave en mano (obra civil, suministros, montaje y puesta en servicio).
Tras posicionarse como referente en términos de instalaciones eléctricas de potencia en su país de origen, la firma comenzó a expandirse a nivel regional y hoy está ejecutando dos contratos en Bolivia y uno en la Argentina. En nuestro país, se encuentra desembarcando en el proyecto de la central térmica Matheu (250 Mw), emplazada en la localidad bonaerense de Pilar, a cargo de la firma APR (que tiene el contrato de generación y con la cual trabajó en Uruguay montando 300 Mw en térmica), donde está haciendo el montaje mecánico y eléctrico de las máquinas y sus servicios, y la conexión en alta tensión a la subestación existente en 132 Kw.
En Bolivia, en tanto, está ejecutando un contrato EPC llave en mano de dos subestaciones en 230 Kw para dos centrales hidroeléctricas. “Estamos tratando de capitalizar la experiencia y la confianza generada en Uruguay como constructores y proveedores de ingeniería entre los fabricantes y los desarrolladores de clase mundial (que son los mismos en toda la región) para asistir proyectos en la Argentina”, revela Invernizzi. “La idea de encarar emprendimientos de energías renovables en este país es ejecutar la ingeniería y suministros de equipos y materiales, gerenciar el proyecto y subcontratar o hacer asociaciones estratégicas con empresas locales que provean la maquinaria y la mano de obra para la construcción; es decir, buscar complementos para poder resolver los desafíos”, completa el ejecutivo.

Un mercado muy interesante

El propósito de quienes conducen Ingener es acompañar los desafíos que genere para los desarrolladores que operan en la Argentina el programa Renovar (la puesta en práctica de la nueva Ley de Energías Renovables), que apunta a incorporar al mercado 1.000 Mw de potencia con base en energías renovables y plantea objetivos del orden del 20% de ese tipo de fuentes en la matriz nacional para el año 2020. “La Argentina es un mercado muy interesante. Ya estamos trabajando y se percibe una efervescencia importante con todo lo que son las renovables. El país tiene el recurso, la necesidad y muchos interesados en trabajar. Por eso creemos que hay un potencial de trabajo enorme de aquí a los próximos años”, asegura Invernizzi, que forma parte de un plantel estable de 700 personas (con capacidad para manejar a más de 1.000 en subcontratos de proyectos importantes) y contribuye para que la compañía a la que representa obtenga una facturación anual cercana a los u$s 60 millones.

¿Cuáles son las principales diferencias que exhiben frente a sus competidores en la región?, preguntamos al gerente comercial de Ingener.

La experiencia en este tipo de proyectos, un equipo muy fuerte de ingeniería, un track récord de proyectos ejecutados en tiempo y sin dificultades, y la recomendación de nuestros clientes.

Invernizzi: “La Argentina tiene los recursos, la necesidad y muchos interesados en trabajar. Por eso creemos que hay un potencial enorme de aquí a los próximos años”

 

¿Qué objetivos esperan cristalizar en la Argentina?

Los principales desafíos son para el próximo año y tienen que ver con participar en dos proyectos importantes de renovables, uno eólico y otro solar-fotovoltaico. Obviamente, dependemos de que el mercado genere esas oportunidades y los emprendimientos se concreten, pero tenemos mucha confianza en que así será y que habrá mucho trabajo por delante. Ya estamos ofertando las dos tecnologías y creemos que vamos a ser competitivos apostando a mejorar los plazos previstos de ejecución para no excedernos en los costos. Sabemos comprar a nivel internacional, tenemos alianzas con los fabricantes y proveedores estratégicos, y conocemos muy bien el trabajo.

¿Qué diferencias percibe entre los mercados en los que tienen presencia?

En Bolivia lo maneja todo el Estado, en Uruguay hay un mix público-privado y la Argentina es un mercado de privados donde existe una necesidad muy importante, y si deciden avanzar, deben hacerlo ya. También evaluamos la posibilidad de hacer pie en los mercados peruano y chileno, pero decidimos enfocarnos principalmente en la Argentina, ya que si esto va para adelante y los proyectos se empiezan a concretar, vamos a tener mucho trabajo.

¿Qué volumen de operaciones están preparados para asistir en nuestro país?

Podemos atender muchos proyectos porque en Uruguay, donde se centraba nuestra principal actividad, los emprendimientos ya cubrieron la demanda de energía y no se esperan grandes obras industriales durante los próximos años. Eso explica que estemos poniendo todas las pilas en la Argentina. ©

Compartir