De acuerdo con un relevamiento de Fundelec

Hubo más oferta que demanda eléctrica

El consumo de electricidad en la Argentina alcanzó en el cierre de 2016 un total de 11.751 gigawatts por hora; es decir, un 1,3% menos que en diciembre de 2015.

La revisión en las tarifas del servicio eléctrico se hizo sentir en el epílogo de 2016, ya que la demanda experimentó un descenso interanual de un 1,3%. En diciembre el consumo a nivel nacional totalizó unos 11.751 gigawatts por hora (Gwh), frente a los 11.909,4 Gwh que había registrado durante el mismo mes de 2015.
Según un informe elaborado por la Fundación para el Desarrollo Eléctrico (Fundelec) sobre la base de datos de la Compañía Administradora del Mercado Eléctrico (CAMMESA),
la caída se dio entre los usuarios residenciales (-1,2%) e indutriales (-4,4%), mientras que los comerciales experimentaron una suba de un 1,5%. Si bien en el total anual el consumo acumuló un leve incremento de un 0,6%, el declive se convirtió en tendencia a partir de agosto.
Debe destacarse, además, que la menor demanda de diciembre se verificó en el marco de una temperatura media muy alta, de 25,3 ⁰C. En idéntico período de 2015, esa cifra había promediado los 24,8 ⁰C, mientras que el valor histórico del mes oscila en torno a los 23 ⁰C.
En cuanto a la oferta, la Argentina logró generar un 0,4% más de electricidad, al llegar hasta los 12.248 Gwh (frente a los 12.193 de diciembre de 2015). El mayor aporte estuvo a cargo de la vía térmica, que explicó un 67,41% de la producción.
La hidroelectricidad proveyó un 26,16% del volumen total, al tiempo que las plantas nucleares representaron un 4,29% y las generadoras de fuentes alternativas (eólicas y fotovoltaicas) sumaron un 2,04%. La importación, en tanto, apenas cubrió un 0,1% de la oferta.

Análisis del consumo

En términos sectoriales, los hogares argentinos explicaron un 44% de la demanda final (5.134,8 Gwh).
En los comercios, ese porcentaje fue de un 29% (3.432,1 Gwh), en tanto que la industria fue responsable del 27% restante (3.184,4 Gwh).
Con respecto a la comparación regional, la mayor caída se observó en la Patagonia, acotada por Fundelec a Chubut y Santa Cruz (donde el consumo bajó un 10,6%); el Litoral, conformado por Entre Ríos y Santa Fe (-3,3%), y el Área Metropolitana, compuesta por la Ciudad Autó-noma de Buenos Aires –CABA– y el Gran Buenos Aires –GBA– (-3,3%).
En el interior bonaerense (incluyendo La Plata), la declinación fue de un 0,8%, mientras que el Noroeste Argentino (integrado por Tucumán, Salta, Jujuy, La Rioja, Catamarca y Santiago del Estero) mostró un descenso de un 0,5% y Cuyo (San Juan y Mendoza) presentó una reducción de un 0,3%.
En cambio, se registraron subas interanuales en el Área Centro (Córdoba y San Luis), Comahue (La Pampa, Río Negro y Neuquén) y el Noreste Argentino (Chaco, Formosa, Corrientes y Misiones) de un 1,1%, un 3,3% y un 9,3%, respectivamente.
Según se desprende del informe de Fundelec, el impacto del nuevo cuadro tarifario fue bastante disímil dentro de las distribuidoras de jurisdicción nacional de la CABA y el GBA (que, como ya quedó dicho, en su conjunto contrajeron su demanda un 3,3%). De hecho, las jurisdicciones de Edesur registraron una baja de un 6,1%, mientras que en las de Edenor esa caída fue de sólo un 1%.

Servicio sustentable

Fundelec es una institución sin fines de lucro que trabaja activamente para la difusión del desarrollo del sector eléctrico argentino, a partir de las necesidades de la industria y de sus consumidores, con la finalidad de hacer sustentable el servicio.
Nació en 1992, por iniciativa de un grupo de 100 técnicos que habían pertenecido a Agua y Energía. Por entonces, el Gobierno nacional había decidido transformar el segmento a través de las privatizaciones de la Ley 24.065.
Hoy representa una fuente de información técnica, objetiva y veraz, cuyo interés principal radica en asistir a la sustentabilidad del sector eléctrico. Su meta es “encaminar al país hacia una solución energética integral” y convertirse en un “punto de encuentro entre los usuarios, las empresas y los responsables de aplicar las políticas energéticas y de controlar que el servicio se cumpla de acuerdo con las normas”. ©

La menor demanda de diciembre se verificó en el marco de una temperatura media muy alta, de 25,3 ⁰C. En idéntico período de 2015, esa cifra había promediado los 24,8 ⁰C, mientras que el valor histórico del mes oscila en torno a los 23 ⁰C.

Compartir