De acuerdo con el especialista Marcelo Hirschfeldt

“Hay que seguir promoviendo la eficiencia en el Golfo San Jorge”

Dado que poco puede hacer para impulsar el repunte del precio internacional del petróleo, la industria local está obligada a seguir optimizando sus márgenes de productividad, según el consultor Marcelo Hirschfeldt, quien resalta la importancia de sembrar conciencia sobre los desafíos a sortear en la cuenca del Golfo San Jorge.

Culmina un año complejo para muchas zonas petroleras del país, en general, y para la cuenca del Golfo San Jorge, en particular. Así lo afirma un referente sectorial como Marcelo Hirschfeldt, quien considera que la región se encuentra atravesando una de las crisis más importantes de los últimos tiempos.
“La situación económica es crítica y la incertidumbre vigente no asegura planes concretos para 2017 ni tampoco la estabilidad laboral de quienes participan de la actividad”, advierte en diálogo con este medio.
En el caso puntual del Golfo San Jorge, indica, la temporada comenzó con un precio internacional de petróleo situado entre los valores más bajos de los últimos años, a lo que se sumaron otros factores como el cambio de Gobierno –tanto a nivel nacional como provincial– y una situación gremial impactada por las elecciones llevadas a cabo en el mes de noviembre.
“En términos concretos, 2016 comenzó con una caída en la terminación de pozos que pasó de un promedio de 57 por mes (de avanzada, de exploración, de explotación y de servicios) hasta diciembre de 2015, a un mínimo histórico de 22 en febrero de 2016. Si bien la actividad empezó a incrementarse, en la actualidad mantiene un régimen de 38 pozos terminados mensualmente”, detalla.
Independientemente de la situación económica global y de los cambios antes mencionados, aclara, la naturaleza propia de la cuenca del Golfo San Jorge, asociada a su estado de madurez, plantea desafíos permanentes que hacen a la optimización de costos de explotación y a los recursos requeridos para las operaciones. “A priori tenemos los temas técnicos, relacionados con la mayor producción de agua para mantener los mismos volúmenes de petróleo (característica típica de yacimientos afectados a proyectos de recuperación secundaria). Pero esta situación va ligada directamente con el costo incremental de cada metro cúbico (m³) de petróleo producido”, explica.
Si bien estos temas parecieran estar de moda, afirma, la realidad es que tanto la maximización de la eficiencia operativa (es decir, de la productividad) como la incorporación de tecnología son desafíos permanentes. “Se trata de variables clave para sostener no sólo la producción de hidrocarburos sino también la actividad en la región”, argumenta.

Panorama inquietante

Para 2017 las proyecciones de Hirschfeldt no son optimistas. “En lo que respecta al precio internacional del petróleo, no hay certezas acerca de su comportamiento, pero nada indica que se recuperará a valores extraordinarios”, vislumbra.
En el plano regional, añade, los despidos de personal, así como las jubilaciones y retiros acordados, se vienen dando en forma permanente. “Sin dudas éste será otro elemento que se sumará al deterioro de la actividad económica de la región”, avizora.
Bajo esta modalidad, lamenta, se está perdiendo gente muy valiosa para la industria, así como mucha experiencia, algo que una cuenca como la del Golfo San Jorge no está en condiciones de aceptar.
“Los cambios de directivos en YPF también forman parte de la lista de variables inciertas, por lo que será necesario esperar para conocer las estrategias de dicha compañía a corto, mediano y largo plazo en la región”, expresa.
A su entender, la otra operadora relevante, Pan American Energy, ha comprometido grandes inversiones para el desarrollo de Cerro Dragón. “No obstante, sería importante complementar ese compromiso con las actividades y planes concretos que pueda realizar el resto de las empresas operadoras de la cuenca”, destaca.
A pesar de todo esto, el especialista cree vital seguir trabajando de la manera más eficiente posible, concientizando a aquellos que desconocen los desafíos que presentan los yacimientos del Golfo San Jorge sobre la importancia de mejorar continuamente su desempeño.
“Nosotros no podemos cambiar el precio del petróleo, por eso tenemos que enfocarnos en seguir desarrollando nuestros recursos y nuestra actividad económica de una forma sustentable y sostenible, tanto para el bienestar de la región como para el beneficio del resto de la Argentina”, concluye.

Conocedor del sector

Hirschfeldt es ingeniero en Petróleo, graduado en la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco (UNPSJB). Con mas de 26 años de experiencia en la operación de campos hidrocarburíferos en la cuenca del Golfo San Jorge, ha formado parte de los equipos de trabajo de empresas como Astra E&P, CAPSA-Capex y PAE, entre otras.
Actualmente se desempeña como docente en la UNPSJB y es consultor independiente para Oil Production Consulting. Por otro lado, ocupa el rol de Chairperson de la sección Golfo San Jorge para la Sociedad de Ingenieros en Petróleo (SPE, por sus siglas en inglés).
Vale destacar, además, que ha formado parte del Comité Técnico de eventos como la Latin American and Caribbean Petroleum Engineering Conference (LACPEC) y en diversos workshops de tecnología aplicada de la SPE. ©

Compartir