Fumagalli: “La industria petroquímica necesita inversiones por u$s 30.000 millones”

Hoy el sector emplea a más de 108.000 personas

Los números que certifican la evolución del sector durante los últimos ocho años son contundentes. Para José María Fumagalli, director ejecutivo de la Cámara de la Industria Química y Petroquímica, a fin de apuntalar el crecimiento alcanzado la actividad requerirá inversiones por 30.000 millones de dólares hasta el año 2020.

La actividad química y petroquímica local viene experimentando una importante evolución, coincidente con el crecimiento de la economía argentina. De acuerdo con José María Fumagalli, director ejecutivo de la Cámara de la Industria Química y Petroquímica (CIQyP), a fin de apuntalar dicha tendencia serán necesarias inversiones por 30.000 millones de dólares hasta 2020.

“En los últimos ocho años la producción química y petroquímica superó los u$s 25.000 millones, con un consumo aparente de casi u$s 30.000 millones, exportaciones por cerca de u$s 6.000 millones, importaciones por más de u$s 10.000 millones y un saldo de u$s –4.434 millones, en tanto que el personal empleado, por su parte, llegó a las 108.300 personas”, puntualizó el directivo en el cierre de la III Conferencia y Exposición Latinoamericana de Seguridad de Procesos, llevada a cabo en el Hilton Hotel de Buenos Aires.

Según sus precisiones, mientras que un 53% de la producción estuvo representado por sustancias y productos químicos de uso intermedio (insumos básicos, agroquímicos y fertilizantes, entre otros) el 47% restante implicó a productos químicos de empleo final (artículos de limpieza, de pintura, cosméticos, farmacéuticos y medicinales, por citar algunos ejemplos).

Por otro lado, Fumagalli expuso los resultados de un sondeo realizado por la CIQyP que determinó que –en términos generales– los principales factores críticos para el sector son, hoy en día, el acceso a las materias primas y la energía, el marco regulatorio y los aspectos vinculados con el mercado y la logística, en ese orden de importancia.

“Obviamente, cada sub–grupo productivo tiene sus propias preocupaciones”, manifestó.

En ese sentido, detalló que las firmas petroquímicas y las grandes empresas, por caso, se muestran más alarmadas por el abastecimiento de materias primas y de energía. Las productoras de químicos inorgánicos y las pequeñas firmas lo hacen por las regulaciones. A su vez, los fabricantes de agroquímicos y las compañías medianas admiten su incertidumbre por el mercado y la logística. “Finalmente, para las organizaciones orientadas a los fine chemicals el mayor desafío estriba en la tecnología y el know how, mientras que las empresas dedicadas a las especialidades químicas temen por la disponibilidad de personal”, completó.

Potencial hacia 2020

Con miras al año 2020, la producción de la industria química y petroquímica podría acumular un total de entre u$s 43.714 millones y u$s 64.347 millones en base a distintos escenarios posibles. Según Fumagalli, la obtención de sustancias y productos químicos de uso intermedio podría representar entre u$s 24.968 millones y u$s 37.664 millones, mientras que la de productos de uso final se situará entre los u$s 18.746 millones y los u$s 26.683 millones.

“Esto prueba la necesidad de realizar inversiones sumamente significativas, siempre y cuando haya materias primas y energía para todos. Para 2020 el segmento podría dar empleo a unos 140.000 trabajadores”, vaticinó.

En esa dirección, subrayó la importancia de implementar mecanismos orientados a estimular el diálogo permanente entre los sectores público y privado, además de contar con un menú de políticas e instrumentos específicos para la actividad química. “Sólo así podremos elevar la disponibilidad y el acceso a los insumos, garantizar el desarrollo logístico y de infraestructura, promocionar las inversiones, defender el cuidado del medio ambiente, cumplir con el marco regulatorio, apoyar el avance científico y tecnológico e impulsar la formación y capacitación del personal”, enumeró.

Grandes retos

“A cargo del Programa de Cuidado Responsable del Medio Ambiente, que contempla especialmente la seguridad de los procesos, desde la CIQyP creemos que la posibilidad de duplicar la capacidad productiva instalada en el país generará grandes desafíos en el rubro”, comentó Fumagalli.

A su entender, resultará clave intensificar las relaciones de la entidad con las asociaciones profesionales del área, en particular con la Asociación Argentina de Ingenieros Químicos (AAIQ). “Hay que trabajar mucho en materia de capacitación –sobre todo con respecto a las actividades vinculadas con la biotecnología y la nanotecnología–, además de impulsar la instrumentación de mejores técnicas y prácticas preventivas”, señaló.

Aunar esfuerzos

En última instancia, Oscar Pagola, presidente de la AAIQ, cerró la conferencia con la satisfacción de haber recibido el apoyo de un gran número de empresas de primer nivel. “Fundamentalmente quisimos transmitir el conocimiento de nuestros expertos a fin de contribuir con la enorme misión de formar a los jóvenes valores que están surgiendo para lograr el cambio cultural que necesita la petroquímica argentina”, aseguró. Asimismo, anunció que el próximo Congreso Nacional de la AAIQ, que tendrá lugar el año que viene, cobijará al primer Congreso Nacional de Seguridad en los Procesos. “De ese modo apuntamos a aunar esfuerzos para fortalecer las buenas prácticas industriales”, agregó.

Por su parte, Rolando Meninato, presidente de la CIQyP, confesó que lo único que le preocupa de su trabajo es tener un accidente. “La sustentabilidad es vital, y no depende tanto de los recursos económicos sino de la concientización del personal. La sociedad nos está obligando a ser cada vez más seguros. Frente a esa realidad, hay que abrir nuestras puertas, despejar dudas y miedos y seguir apoyándonos entre nosotros en el día a día”, manifestó.

En su opinión, un accidente en cualquier compañía constituye un problema para todas las firmas. “Por eso debemos aprender unos de otros y colaborar de manera mancomunada por el bien del sector”, concluyó.

Compartir