Exxon analiza construir una planta de etileno y polietileno en Latinoamérica

La firma aún no tiene proyectos de esas características en la región

La empresa norteamericana vislumbra un alto potencial a escala regional para procesar etano. A entender de Dwight Tozer, vicepresidente de Adherencias de ExxonMobil Chemical Company, por sus recursos de shale gas la Argentina podría ser una sede atractiva para un proyecto de ese tipo.

El boom del shale gas está revitalizando la industria del plástico, cuya demanda seguirá en alza en el futuro. Así lo proyecta Dwight Tozer, vicepresidente de Adherencias de ExxonMobil Chemical Company, quien participó de la 33° Reunión Anual de la Asociación Petroquímica y Química Latinoamericana (APLA).
Según sus palabras, cada vez más personas están pasando a la clase media en todo el mundo, en general, y en Sudamérica, en particular, lo que claramente empuja a la suba la demanda de energía. “Hasta 2040, se estima que la población mundial se elevará en 2.000 millones de seres humanos, desde 7.000 millones hasta 9.000 millones. En ese contexto, es seguro que la clase media tendrá un mayor impacto en las economías”, expresó el especialista en el marco de la cumbre sectorial, desarrollada entre los días 16 y 19 de noviembre en Cartagena de Indias (Colombia).
En cuanto a la demanda energética, indicó que el segmento que más crecerá será el del gas natural. “En ese sentido, los ojos de todos están puestos casi exclusivamente en el gas no convencional. Gracias a la revolución del shale, las reservas gasíferas del planeta se incrementaron en un 50%”, resaltó.
A su criterio, lo que posibilitó esta revolución no fue otra cosa que la combinación de dos tecnologías ya existentes: las fracturas hidráulicas y las horizontales. “En función de dicha integración, hoy hay 28.000 trillones de pies cúbicos (TCF, según sus siglas en inglés) disponibles globalmente. Puede decirse, de hecho, que Norteamérica tiene más gas que el volumen equivalente de petróleo en manos de Arabia Saudita”, comparó.

Núcleo de la industria

En la actualidad, afirmó Tozer, Latinoamérica está avanzando significativamente en la integración de la cadena de valor entre el upstream, el dowsntream y los químicos. No obstante, aseveró que aún queda mucho camino por recorrer.
“El núcleo de la industria petroquímica es el etano, recurso que a través de un proceso de cracking con vapor se utiliza para obtener etileno y luego polietileno, materia prima de múltiples productos de uso cotidiano. En Sudamérica, aún no tenemos una planta que nos permita realizar esa producción, pero estamos analizando proyectos de esa índole, porque el potencial existente es muy grande”, anticipó.
Desde su perspectiva, la disponibilidad de cuantiosos recursos de shale gas en países como la Argentina –donde Exxon maneja una central de olefinas y productos aromáticos– representa una ventaja competitiva que no puede dejarse de lado a la hora de pensar en nuevas inversiones productivas. En esa dirección, manifestó que la compañía posee una certeza orientadora: que la clave del negocio pasa por la innovación permanente, dado que la industria cambia de manera constante.
“Es cierto que los gases no convencionales recién se encuentran dando sus primeros pasos en la región. Pero, tal como se está viendo en China, algunas geologías tendrán muy buenos resultados en hidrocarburos secos o húmedos, mientras que otras no tanto”, advirtió.
Lo que parece indudable, remarcó, es que en los próximos años el sector químico seguirá creciendo. “No hay discusión acerca de que la demanda de sus productos será cada vez mayor. Por eso considero que éste es un momento verdaderamente fascinante para la industria”, completó.

Gigante estadounidense

Fundada como Standard Oil Company en 1889, hoy ExxonMobil es una de las compañías con más ingresos y mayor capitalización bursátil del mundo. Con sede en Texas (Estados Unidos), sus actividades se extienden en más de 40 países e incluyen la explotación, elaboración y comercialización de productos petroleros y gas natural, así como la fabricación de productos químicos, plásticos y fertilizantes. Posee alrededor de 80.000 empleados.
A través de su división de negocios ExxonMobil Chemical Company, la firma se posiciona como uno de los jugadores líderes en el mercado petroquímico global. Produce polietileno, polipropileno, butanol, polímeros modificados, resinas adhesivas, químicos y fluidos, plásticos y nuevas tecnologías. Provee a industrias como la agrícola, la automotriz, la sanitaria y la de bienes de consumo básicos, entre otras.
Opera en tres grandes regiones: las Américas, Europa y Medio Oriente y el Pacífico asiático. Dentro del continente americano dispone de 13 plantas productivas (ocho en Estados Unidos, dos en Canadá, una en México, una en Brasil y una en la Argentina, más precisamente en la localidad bonaerense de Campana, donde elabora olefinas, aromáticos y otros químicos).
En Europa y Medio Oriente, posee siete complejos (en Alemania, Bélgica, Francia, Gran Bretaña, Holanda, Italia y Arabia Saudita). Y en la región del Pacífico asiático, en tanto, cuenta con cinco instalaciones (en China, India, Japón, Singapur y Tailandia). ℗

Compartir