Según el titular del Instituto Argentino de la Energía, Jorge Lapeña

“Está todo dado para que en 2017 haya grandes mejoras en el sector energético”

Se acaba un año de inequívocos avances en el campo de la energía, de acuerdo con Jorge Lapeña. La exitosa apuesta por las fuentes renovables, la normalización de los entes reguladores y el proceso de revisión tarifaria figuran, para el referente sectorial, entre los principales hitos energéticos de 2016.

Aunque culmina una temporada difícil, el panorama energético a nivel nacional se avizora con entusiasmo, según la visión del presidente del Instituto Argentino de la Energía (IAE) “General Mosconi”, Jorge Lapeña.
“Sin temor a equivocarme, puedo afirmar que la situación de la energía ha mejorado significativamente este año en la Argentina”, afirmó el directivo durante el “Cóctel de la Energía 2016”, encuentro celebrado a principios de noviembre en la sede del centro Argentino de Ingenieros (CAI).
Según sus palabras, el nuevo Gobierno no ha corregido todos los errores del anterior, pero ha registrado avances promisorios en diversos aspectos. “Hay signos inequívocos de realizaciones concretas que nos anticipan que 2017 puede traer aparejadas grandes mejoras en la performance energética de nuestro país”, proyectó.
A su entender, el cambio más destacable pasa por la eliminación de la corrupción sistémica que distorsionaba todos los procesos de toma de decisión en el sector. “Esto es lo primero a resaltar, porque sin decencia y con corrupción no hay República posible”, enfatizó.
En segundo término, apuntó, debe ponderarse la incorporación de la planificación energética estratégica para la toma de decisiones del Estado en el segmento. “Adicionalmente debe mencionarse la fuerte apuesta por las energías renovables con el exitoso Plan RenovAr, que incluyó la reglamentación de la Ley 27.191, la redacción de los pliegos licitatorios y la licitación de 1.000 megawatts (Mw) de potencia eólica, solar y por otras vías alternativas a precios altamente competitivos”, enumeró.
Otro hito, agregó, tiene que ver con la normalización en curso de los entes reguladores después de 15 años de intervención gubernamental. “A eso debe sumarse la realización de los procesos de revisión tarifaria para las empresas de servicios públicos energéticos, gracias a los cuales comenzó a ordenarse la desquiciada economía energética argentina, condición sine qua non para la recuperación de la actividad”, manifestó.
Lapeña:
“El cambio más destacable pasa por la eliminación de la corrupción sistémica que distorsionaba todos los procesos de toma de decisión en el sector. Esto es lo primero a resaltar, porque sin decencia y con corrupción no hay República posible”

 

No menos relevantes, acotó, son las mejoras en el proceso de importación de gas natural en aras de una mayor transparencia y competencia con el mercado interno. “También debe reivindicarse la eliminación gradual de los subsidios energéticos socialmente innecesarios, los cuales afectaban de manera negativa la producción y el consumo de energía, y la redefinición técnica, económica e institucional del aprovechamiento hidroeléctrico del río Santa Cruz”, completó.

Nuevos paradigmas

De cara al futuro cercano, Lapeña se mostró confiado en que el país podrá sortear los desafíos que tiene por delante y aprovechar las oportunidades que ofrecerá la coyuntura. “Francamente vislumbro razones para ser optimistas. Gracias a las importantísimas decisiones tomadas durante esta temporada en el plano energético, se cimentaron las bases para que 2017 sea el año en el que Argentina adopte un set de medidas estratégicas en función de nuevos paradigmas, tal como no lo ha hecho en el último cuarto de siglo”, adelantó.
En ese sentido, el directivo subrayó el aporte en beneficio del sector que viene haciendo el IAE “General Mosconi”, que acaba de cumplir 33 años de existencia. “Su fundación fue el 22 de octubre de 1983, una semana antes del triunfo electoral de Raúl Alfonsín, por lo que se trata claramente de una institución de la democracia”, recordó.
Asimismo, Lapeña agradeció a todos los actores que respaldan el organismo, incluyendo a las entidades con las cuales el IAE tiene convenios de cooperación, tales como la Asociación de Profesionales Universitarios del Agua y Energía Eléctrica (APUAYE), el Consejo Profesional de Ingeniería Mecánica y Electricista (COPIME), la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales (UCES), el Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales y la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP), entre otras organizaciones. “En especial quiero saludar a todos los que colaboran en sus diversos niveles con nuestro trabajo en la sede central y en las sedes regionales del interior del país. Su esfuerzo invaluable le permite al Instituto ser lo que es”, concluyó.

Desarrollo energético

El IAE “General Mosconi” que conduce Lapeña es una asociación civil sin fines de lucro, con más de tres décadas de trayectoria, que apunta fundamentalmente a promover un aprovechamiento racional de los recursos energéticos y un coherente desarrollo de sus actividades conexas que satisfagan los intereses de la población argentina, destinataria final de los bienes y servicios que éstas generan.
Para el cumplimiento de este objetivo general, el Instituto lleva a cabo tareas de investigación y estudios; difusión y extensión; asistencia y asesoramiento a organismos públicos, empresas e instituciones acerca de los hidrocarburos, la energía eléctrica, la energía nuclear, las energías no convencionales y alternativas, y la conservación y el uso racional de la energía; análisis de los aspectos tecnológico, económico-financiero, jurídico-legal, institucional y regulatorio, ambiental y social, en el marco de una adecuada planificación sectorial; y capacitación y especialización de recursos humanos. ©

Compartir