Según Paloma Alonso, vicepresidenta comercial de Plásticos en Dow

“El potencial de materias primas de la Argentina reduce los riesgos de inversión”

Al igual que en México, Dow ve en el país la posibilidad de contar con insumos abundantes y a valores competitivos para garantizar el crecimiento de la actividad petroquímica. A decir de Paloma Alonso, vicepresidenta comercial para Latinoamérica de la división Plásticos, el crecimiento del sector debe ir de la mano de la sustentabilidad.

La industria petroquímica se destaca, entre otras particularidades, por su enorme
capacidad de adaptación a escala global. Así lo cree Paloma Alonso, vicepresidenta comercial para Latinoamérica del negocio de Plásticos en Dow, quien participó de la 36⁰ Reunión Anual Latinoamericana de Petroquímica. “Servimos de nexo entre materias primas muy básicas que se rigen por tendencias energéticas mundiales y diversas industrias que sirven al consumidor final. Estamos acostumbrados a los cambios”, describió.
Lo que sucede, a su entender, es que los últimos cambios en el mercado energético fueron muy drásticos. “La caída en el valor internacional del petróleo significó un fuerte impulso para las energías renovables. En un primer momento parecía que Medio Oriente iba a hegemonizar el mercado, lo cual hoy es relativo. Estados Unidos, en tanto, disfruta de un renacimiento hasta hace poco tiempo impensado, el cual se basa en la explotación de sus recursos no convencionales”, explicó durante su disertación en el encuentro que la Asociación de Petroquímica y Química Latinoamericana (APLA) celebró –entre el 21 y el 22 de noviembre– en el hotel Sheraton Retiro.
Europa, añadió la especialista, fue una gran víctima del sorpresivo vuelco del mercado mundial, ya que su competitividad decreció mucho. “Y todo indica que los altos costos con los que se maneja el bloque persistirán en el futuro”, estimó.
El gigantesco mercado de China, por su parte, continúa creciendo fuertemente. “Aunque su acceso a materia prima barata no se vislumbra para el corto plazo”, acotó.
En suma, expresó, todas las regiones tienen por delante una serie de retos y afrontan sus propios riesgos de inversión. “Sin embargo, el mundo sigue adelante y la demanda no se detiene. Se deduce, por lo tanto, que nuestra industria deberá seguir expandiéndose para satisfacer los mayores requerimientos”, proyectó.

Alonso:
“El éxito de El Orejano, en Neuquén, ha superado nuestras expectativas, ya que las reservas identificadas son superiores a las previstas. Asimismo, estamos expandiendo nuestra planta de Bahía Blanca”

 

Según sus palabras, el mercado del polietileno está ineludiblemente enlazado con la industria de los envases, la cual viene lidiando con el impulso de las clases medias y con la necesidad de adaptarse a nuevos patrones de consumo. “En este contexto, desde Dow creemos esencial enfocarnos en nuestros clientes y desplegar una estrategia sostenible de inversiones con proyectos flexibles. Estamos capeando la incertidumbre justamente sobre la base de nuestra diversificación de riesgos y nuestra apuesta productiva”, resaltó.

Mirada local

Más allá de las dificultades económicas o políticas que puedan presentarse, Latinoamérica sigue siendo un mercado atractivo para Dow. “El consumo per cápita de polietileno para envases es aún bajo dentro de la región, por lo que las oportunidades de expansión están latentes”, manifestó Alonso.
Desde su óptica, el potencial de materias primas que ofrecen la Argentina y México, junto con la agenda de reformas de varios gobiernos, ayuda a reducir los riesgos de invertir en el mercado regional. “Por eso nos asociamos con YPF para llevar a cabo el primer proyecto piloto de shale en Latinoamérica. El éxito de El Orejano, en Neuquén, ha superado nuestras expectativas, ya que las reservas identificadas son superiores a las previstas. Asimismo, estamos expandiendo nuestra planta de Bahía Blanca”, destacó.
A su criterio, en líneas generales hay cuatro grandes áreas de trabajo que resultarán claves para que la región continúe avanzando. “Hará falta una política energética fuerte que comprenda los diferentes ámbitos (no puede ser, por caso, que la industria compita con el suministro de la población), junto con una infraestructura sólida, una mayor productividad y una estabilización económica y normativa”, enumeró.
Estos cuatro pilares, indicó, también sostendrán el desarrollo puntual de la actividad petroquímica. “Todo está dado para que así sea: hay mercado, recursos, gobiernos favorables al crecimiento del sector y flujos de capitales buscando nuevos destinos. Pero este proceso deberá ir de la mano de la sustentabilidad. No puedo imaginar una empresa ganadora en el futuro que no haya apostado realmente por el desarrollo sustentable”, completó.

Especialista en el rubro

Alonso ingresó a Dow hace más de dos décadas, en 1994, como representante de ventas en la división de Plásticos de Ingeniería. Desde entonces, ha ocupado distintos puestos de liderazgo en diversas áreas de la compañía, tanto en Europa como en Estados Unidos.
En 2014, la ejecutiva de origen español asumió la dirección del negocio de Infraestructura de Dow para Latinoamérica, unidad en la que se desempeñó hasta este año. Desde enero llegó a la Vicepresidencia Comercial para Latinoamérica de la división de Plásticos, al reemplazar a Fabián Gil, quien asumió el cargo de presidente de Dow para la región.
Paloma es licenciada en Ingeniería Minera de la Universidad Politécnica de Madrid. Posee, asimismo, una maestría en Tecnología Avanzada en Petroquímica, Polímeros y Plásticos del Instituto de Petróleo Francés (IFP School), en asociación con la Universidad McGill, de Montreal, Canadá.

Alonso:
“Latinoamérica sigue siendo un mercado atractivo para Dow. El consumo per cápita de polietileno para envases es aún bajo dentro de la región, por lo que las oportunidades de expansión están latentes”
Compartir