Definiciones de Paolo Rocca, presidente del grupo Techint

“El desarrollo de Vaca Muerta requiere un precio del gas de u$s 7,50 por cinco años”

El máximo exponente del sector industrial argentino advirtió sobre la necesidad de establecer un precio fijo para el gas proveniente de Vaca Muerta a lo largo de cinco años. Un valor en el orden de u$s 7,50 por millón de BTU para el shale gas, proyectó, permitiría traccionar inversiones por alrededor de u$s 10.000 millones anuales.

Paolo Rocca elige los momentos para hablar. Son apenas un par de ocasiones por año en las que el presidente del grupo Techint, el empresario con mayor peso propio a nivel nacional, explicita su pensamiento sobre algún tema de agenda pública. Esta vez optó por analizar el futuro energético de la Argentina, con hincapié en la política que debería aplicar el Gobierno para lograr el desarrollo de Vaca Muerta, una de las formaciones de roca generadora de hidrocarburos de la cuenca Neuquina, que es sindicada en la industria como un ingente reservorio no convencional de hidrocarburos.
“El desafío que tenemos enfrente para mí es el desafío del crecimiento del país. En energía necesitamos crecer y crear empleo para poder consolidar efectivamente también la gobernabilidad del país. La energía puede ser un elemento esencial del crecimiento. La Argentina tiene hoy un componente de inversión de su PBI del orden del 16%, muy bajo. Hay que llevar ese porcentaje al 22, 23 o 24% para que el país realmente pueda sostener un crecimiento a largo plazo”, expresó el directivo en el marco del seminario “La energía como motor del crecimiento”, organizada por la Asociación Empresaria Argentina (AEA) en noviembre en Buenos Aires. Revista Petroquímica, Petróleo, Gas, Química & Energía estuvo presente en el evento.
¿Cuáles son los motores que todavía falta poner en marcha?, interrogó el empresario, que lidera el ranking entre las personalidades más ricas del país. “La infraestructura, que en los años 90 estaba en alrededor del 5,7% del PBI, y en la década pasada bajó al 2,7%, puede volver a incrementar su participación y aportar 2 o 3 puntos adicionales del PBI. Pero eso va a tomar tiempo, porque el Estado ya ha agotado su capacidad de estímulo; entre el nivel de déficit, la carga tributaria y la inflación que está bajando pero sigue existiendo, no hay espacio para inversiones públicas. Frente a ese escenario, es necesario traer capitales privados en infraestructura, pero eso va a demorar”, analizó Rocca.

Rocca:
“Debería ser una política de Estado perforar 1.000 pozos en Vaca Muerta por año. Eso permitiría alcanzar una inversión de u$s 10.000 millones. Es decir, 2 puntos del PBI sólo en la región de la cuenca Neuquina”

 

 
La energía como puntal

A entender del ejecutivo, la energía permite, en cambio, dinamizar la inversión de forma veloz. “Si actuamos con rapidez y con política incisiva, se puede contribuir en 2 puntos del PBI directamente con el desarrollo de Vaca Muerta y posiblemente sostener toda una infraestructura necesaria para el desarrollo”, se ilusionó.
¿Cuál es la dimensión de Vaca Muerta? Es el segundo reservorio más importante de recursos de shale fuera de Estados Unidos. Según números presentados por el titular del Techint, en la Argentina se perforan menos de 200 pozos de gas por año. Los recursos existentes permitirían a la Argentina, en el largo plazo y mediano plazo, disponer de energía abundante y en condiciones muy competitivas en el mundo. El potencial de Vaca Muerta es muy importante. Pero hoy este motor está funcionando al mínimo”, lamentó.
“Debería ser una política de Estado perforar 1.000 pozos en Vaca Muerta por año. Eso permitiría alcanzar una inversión de u$s 10.000 millones; es decir, 2 puntos del PBI sólo en la región de la cuenca Neuquina. Eso traccionaría el desarrollo de infraestructura, ferrocarriles, arenas de fractura y de todas las inversiones en conexiones, plantas de separación, oleoductos y gasoductos”, agregó.

Tres pilares

Desde la óptica de Rocca, la política que potencia el desarrollo de Vaca Muerta debe estar apuntalada sobre tres pilares. En primer lugar, hay que fijar un precio de referencia para el gas de Vaca Muerta en el orden de u$s 7 a u$s 7,50 por millón de BTU. “En la Argentina, la importación de gas llegó a estar en u$s 14, hoy está en el orden de u$s 6,50.  Necesitamos una referencia en el orden de los u$s 7,50. Cinco años es el mínimo para dar impulso al sistema y permitir alcanzar economías de escala”, especificó.
El segundo punto está orientado en cómo defender a la industria argentina y al campo, que –según destacó– necesitan energía competitiva. “Esto implica mantener un mercado del gas regulado. La forma de hacerlo, a mi juicio, es asegurar un precio a boca de pozo en línea con el precio de Estados Unidos, hoy en el orden de los u$s 3 por millón de BTU, una vez terminados los Plan Gas 1, 2 y 3, entre diciembre 2017 y diciembre 2018. El mix entre gas desarrollado y gas a desarrollar permitiría tener un precio promedio del gas a boca de pozo para el país en un nivel aceptable, en el orden de los u$s 4 por millón de BTU”, propuso Rocca.
El timonel de Techint dejó en claro su posición: el Estado debe seguir interviniendo en la fijación del precio interno del gas. “El precio del gas en la Argentina tiene que ser regulado. No podemos pensar en un esquema de precios de oferta y demanda porque esto no da seguridad y previsibilidad a la industria en un momento inicial de inversión”, enfatizó.
El tercer punto está vinculado con el manejo de la situación gremial, los contratos y la productividad laboral. “En el país operamos un equipo de perforación con 27 personas, en Norteamérica lo hacemos con 10. El costo de un obrero de equipo torre está en alrededor de u$s 80.000 al año. En Estados Unidos se ubica en el orden de los u$s 30.000. Del costo local, el 40% son horas taxi, es decir, tiempo de transporte hacia instalaciones pagadas en horas extras”, cuestionó el empresario. “Debemos renegociar con los gremios una política de mayor empleo pero en condiciones de productividad razonables. Pasar de 15 equipos de perforación a 80 o 90 sería trabajo para todos. Es una apuesta al desarrollo, una apuesta positiva para todos”,  concluyó. ©

 

Compartir