Un análisis de los factores que afectan su rentabilidad

Diagnóstico de la Industria Química y Petroquímica en Argentina

Por pedido de un importante Fondo de Inversión de origen europeo, el ingeniero José María Fumagalli (FVS y Asociados) realizó un análisis y diagnóstico de los factores y problemáticas que afectan la rentabilidad de nuestra industria. De relevancia trascendente para el desarrollo del sector, Revista Petroquímica, Petróleo, Gas, Química & Energía lo publica en forma exclusiva. Para su confección se utilizaron datos del Estimador Industrial Mensual (EMI) elaborado por el INDEC y el infome de la CIQyP.

Previamente, y a modo de marco de referencia, resulta útil considerar la evolución reciente de la industria; recurrimos para ello al informe sobre la actividad sectorial general y la actividad del sector Pyme elaborado por la Cámara de la Industria Química y Petroquímica; el informe CIQyP se realiza sobre la base de datos de 18 grandes empresas y 12 PyMIQs que comprenden 43 sustancias y familias de productos. Los resultados correspondientes a agosto de 2016 se sintetizan en los cuadros 1 y 2.

Otro marco de referencia es el Estimador Industrial Mensual (EMI) elaborado por el INDEC, que con carácter cualitativo señala la evolución de las cantidades producidas por la industria. Los resultados del EMI para el total de la actividad industrial muestran, para el
acumulado hasta agosto, una caída del 4,2% y una caída respecto a agosto de 2015 del 5,7%.

CUADROS 1 Y 2

cuadros-1-y-2
Los valores específicos del EMI para sustancias y productos químicos muestran las variaciones que se detallan en el cuadro 3.
Cabe consignar que las disimilitudes respecto de los indicadores de la CIQyP pueden atribuirse a las diferencias entre los universos de empresas y de productos relevados por cada estudio. En efecto, el informe CIQyP no comprende el sector de jabones, detergentes y productos de cuidado personal, ni los productos farmacéuticos, ni las fibras sintéticas y artificiales, que sí están incluidas en la muestra del EMI.
Consideramos que tanto los indicadores de CIQyP como el EMI no alcanzan a describir las razones de las evoluciones reportadas, situación que también se verifica en las estadísticas sectoriales disponibles en otros países, incluyendo las de varias naciones desarrolladas.
Concluimos que, en todos los casos, esas estadísticas e informes muestran la evolución de los niveles físicos de producción, de las ventas, tanto en los mercados domésticos como de exportación y, en algunos pocos casos, la evolución de las horas trabajadas. También concluimos que la publicación de esos indicadores y su comparación con períodos anteriores muestra fotografías sobre la evolución de la industria, pero no alcanza para analizar las razones de esos desempeños.
Frente a la inutilidad de este tipo de indicadores, desarrollamos una metodología específica para diagnosticar las razones de la evolución de la industria. En apretada síntesis y con expreso compromiso de confidencialidad, durante el mes de septiembre realizamos 24 entrevistas personales a presidentes y CEOs de empresas químicas, petroquímicas, grandes y pequeñas y medianas; en esas entrevistas, pedimos la evaluación sobre el impacto de 67 factores con posible efecto sobre la rentabilidad empresaria que agrupamos en 5 driversprincipales: mercado; manufactura; finanzas; tecnología y know-how; y regulaciones, dejando abierta la posibilidad de incluir factores no previstos.

CUADRO 3

cuadro-3Para establecer el impacto de cada factor sobre la rentabilidad, tuvimos en cuenta la cantidad de menciones, así como la gravedad promedio ponderada que se atribuyó a cada uno de ellos.
El porcentaje de menciones totales recibidas por cada driver fue de 35,8% para mercado; 41,1% para manufactura; 13,7% finanzas; 2,1% para tecnología y know-how; y 7,4% para regulaciones. Sin embargo, esos porcentajes demuestran comportamientos diferenciados según se trate de empresas químicas o petroquímicas, o de empresas grandes o Pymes, tal como se muestra en la figura 1.

figura-1Para analizar la gravedad de cada factor, se estableció una valoración de 5 para muy grave; 4 para grave; 3 para regular; 2 para baja gravedad; 1 para muy baja y 0 para factores que no influyen sobre los resultados. Como también es lógico, las evaluaciones sobre la gravedad de cada factor fueron diferentes para químicas y petroquímicas y para grandes y Pymes. Los valores ponderados en función de las menciones recibidas se muestran en la figura 2.
Por último, el impacto agregado para cada driver de los distintos factores que afectan la rentabilidad de la industria se midió como producto de la cantidad de menciones recibidas y de la gravedad asignada a cada factor. Nuevamente el impacto resultó notoriamente distinto para cada franja de empresas consideradas, según se muestra en la figura 3.
Resulta de mayor utilidad el análisis del impacto individual sobre la rentabilidad empresaria de los distintos factores considerados que, como en los casos agregados, varían con mucha mayor nitidez según se trate de empresas químicas o petroquímicas, o de empresas grandes o Pymes. Los resultados por factor se muestran a continuación en las figuras 4 y 5.figura-2

Estimamos que resulta de interés mostrar las diferencias en los impactos según distintos tipos de empresas, así como algunas observaciones que no se reflejan adecuadamente en los impactos medidos para diferentes factores, que resumimos a continuación:
– Baja demanda del mercado doméstico: los valores señalados promedian situaciones muy disímiles; en particular la demanda de fertilizantes y en menor medida de agroquímicos mostró una fuerte recuperación; los valores correspondientes a demandas inelásticas, como es el caso de gases medicinales y productos para los servicios públicos de tratamiento de aguas, experimentaron muy pequeñas reducciones; la reducción de la demanda adquirió valores intermedios para productos destinados a la elaboración de bienes para consumo masivo (por ejemplo, alimentos); las reducciones más graves se produjeron para los productos destinados a la construcción o bienes de consumo durable (como electrodomésticos, automóviles, etc.).

figura-3


– Baja de precios: afectó con mayor severidad a los commodities y a los productos más expuestos a la competencia internacional (por ejemplo, polímeros, fertilizantes y principios activos para agroquímicos); el impacto para productos con alta incidencia del costo de fletes y las especialidades químicas fue más reducido.
– Competencia de las importaciones: demostró mayor impacto sobre las empresas químicas y las grandes empresas, y menor para las petroquímicas y las PyMIQs.
– Alargamiento de plazos de pago: muestra muchísimo mayor impacto sobre químicas y PyMIQs; en ningún caso se detectaron problemas de cesación de pagos.
– Proteccionismo y competitividad en mercados de exportación: el elevado proteccionismo afecta en mayor grado a las empresas petroquímicas y en modo similar a las PyMIQs y grandes empresas; la falta de competitividad impacta por igual a petroquímicas y químicas, y en mayor grado a las grandes empresas.

– Demanda de mercados de exportación: la baja demanda muestra ser un problema exclusivo de las petroquímicas y grandes empresas.
– Precio y suministro de materias primas: el mayor impacto por el costo de las materias se demostró en el caso de la petroquímica y de las grandes empresas, aunque algunas PyMIQs dependientes de materias primas provistas por monopolios también fueron gravemente afectadas; respecto a la interrupción del suministro, aunque se notan mejoras, demostró impacto exclusivo para petroquímicas y consecuentemente para grandes empresas.
– Precio y suministro de energía: la falta de disponibilidad afectó exclusivamente a empresas químicas y grandes, mientras que su costo afectó en mayor medida a químicas y PyMIQs;figura-4
– Costo de la mano de obra, productividad y ausentismo: los tres factores impactan con mayor dureza a grandes empresas y en menor medida a las PyMIQs; por su parte, la productividad y el ausentismo tienen mayor impacto para las petroquímicas y menor para las químicas; la situación es inversa con respecto al costo de la mano de obra, con mucho mayor impacto para las químicas.
– Costo y calidad de los servicios logísticos: el costo presenta mayor impacto para empresas químicas y PyMIQs; la calidad afecta en mayor medida a petroquímicas y grandes empresas mientras ese factor no es mencionado por químicas y PyMIQs.
– Costo del financiamiento del capital de trabajo: resulta uno de los factores con mayores diferencias: el impacto resulta 5 veces superior para químicas respecto de petroquímicas y 10 veces superior para PyMIQs respecto de grandes empresas.
– Falta de escala de producción: el impacto sólo fue mencionado por empresas petroquímicas
– Regulaciones comerciales: sólo se mencionó la lentitud e ineficacia en la administración de las medidas antidumping.
– Regulaciones impositivas: existió prácticamente unanimidad en señalar el alto costo de la administración de impuestos que hace recaer sobre las empresas, con mayor impacto sobre químicas y PyMIQs.
– Regulaciones ambientales: sólo se mencionó por parte de las PyMIQs el impacto de la aplicación del SGA.figura-5

A modo de conclusión, SGA considera que este análisis resultará de utilidad para inversionistas y para las propias empresas, en tanto permite tener una cierta medida del impacto de los diversos factores que afectan la rentabilidad empresarial y además permite distinguir entre problemas de carácter más o menos generalizado, que ameritan una acción colectiva, y los problemas específicos de una empresa, que requerirán que ésta los solucione.
Respecto de la eventual continuidad de este tipo de informe, consideramos que a futuro sería necesario tomar en consideración, además de los problemas, los impactos positivos sobre la rentabilidad de los diversos factores. ©

Compartir