Una innovación que reduce costos operativos y mejora estándares ambientales

Desarrollan equipos de estimulación hidráulica accionados por turbinas a gas

La empresa EcoStim Energy Solutions trajo al país unidades de bombeo doble para fractura alimentadas por turbinas a gas. Es la primera vez que esta tecnología se incorpora a la Argentina. Entre sus principales ventajas figuran la reducción de los costos de combustible en la etapa de completación de pozos y la mejora de los estándares ambientales en los yacimientos.  

Edición impresa № 323 | Septiembre 2016

La estimulación hidráulica con agentes sostén se transformó en la última década en una práctica habitual en el upstream de hidrocarburos, no sólo para la explotación de formaciones shale, sino también para optimizar la producción de campos convencionales. En ese escenario, EcoStim, una empresa de servicios y tecnología de origen norteamericano que concentra sus operaciones en la Argentina, terminó de

desarrollar este año las primeras unidades de bombeo doble para fractura accionadas por turbinas a gas. La potencia de los equipos asciende hasta los 4.500 HHP por tráiler, el doble que los equipos de fractura convencionales.

turbine2back
Fernández: “El escenario en el que se pueden aprovechar al máximo las ventajas económicas de esta tecnología se alinea con los pasos que está dando nuestra industria, que apunta al desarrollo de gas en pozos shale y tight, y más aun en locaciones multi-pad y con mayor cantidad de etapas de fractura por pozo”

La utilización de esta tecnología en yacimientos locales es innovadora, dado que no existen demasiados antecedentes a nivel mundial sobre su uso. Su desarrollo electrónico y en el sistema de control es novedoso. En lugar de recurrir a motores diesel a combustión, los equipos de EcoStim Energy Solutions, Inc. –una empresa listada en Nasdaq– están impulsados mediante turbinas a gas. Se trata de un factor diferenciador que permite operar las unidades con el gas natural disponible en los yacimientos, lo que genera un impacto positivo directo sobre los costos de combustible para las operaciones de estimulación. En la misma línea, habilita una baja de los costos de movilización. Estos equipos de fractura se destacan por su versatilidad: pueden funcionar 100% con gas natural, GNC, GNL y también con gasoil.
Al mismo tiempo, su utilización conlleva a una disminución en el impacto ambiental, porque las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) están un 50% por debajo de los estándares más exigentes de la EPA (Tier IV) aun funcionando con diesel. Además, se genera una menor huella en la locación por el diseño compacto de los equipos.
EcoStim –una empresa que apuntala su porfolio de servicios desde un enfoque ambiental– firmó en 2015 un acuerdo de colaboración y desarrollo tecnológico con la firma QM Equipment, con el objetivo de contar con un soporte local para construir en el país este tipo de equipamiento y, a la vez, explorar otras aplicaciones con la tecnología de turbinas a gas. Bajo ese paraguas, se realizaron mejoras y adecuaciones a los equipos en la planta que QM –principal fabricante nacional de equipos para la industria– posee en Mar del Plata.

fibraop Ventajas

“Si bien la tecnología es flexible porque puede operar con cualquier tipo de combustible, el escenario en el que se pueden aprovechar al máximo sus ventajas económicas se alinea con los pasos que está dando nuestra industria, que apunta al desarrollo de gas en pozos shale y tight, y más aun en locaciones multi-pad y con mayor cantidad de etapas de fractura por pozo”, explicó Carlos Fernández, fundador y director de EcoStim Argentina. Si bien la tecnología de equipos de bombeo alimentados con turbinas a gas no es nueva, EcoStim realizó una mejora de los sistemas de control y mantenimiento para elevar sus niveles de eficiencia y seguridad. La compañía invirtió cerca de u$s 4 millones para realizar un upgrade de los equipos a fin de alinear sus estándares con los de la industria de aviación. Para eso, llevó adelante múltiples innovaciones en Tucson (Arizona).
En concreto, los aspectos de seguridad de los equipos están ahora automatizados; la interface entre la turbina y la caja de transmisión está 100% controlada por una computadora (por lo que el error humano se ha eliminado); el sistema de control computarizado optimiza la secuencia de acoplamiento, lo que resulta en menores necesidades de mantenimiento; la automatización de los procesos de purga de combustible y enfriamiento previene sobrecalentamiento y limita la carbonización en las turbinas; y los desarrollos en los modelos de control sobre distintos parámetros de las bombas y las turbinas permiten ahora regular caudales de bombeo y realizar pruebas de presión, comparables con los fracturados diesel tradicionales.
Al mismo tiempo, los sistemas diseñados reducen al máximo la posibilidad de fallas y daños. Y se desarrolló un sistema de gestión de mantenimiento para monitorear en real time parámetros operativos y programar mantenimientos preventivos.

Apuesta local

EcoStim, una start up que inició sus operaciones en 2014, se ha enfocado en apostar por el crecimiento de la industria local de servicios petroleros, para lo cual ha incorporado al país tecnologías que mejoren los niveles de eficiencia en la operación de campos. Con su base operativa localizada en Neuquén, la empresa emplea directamente a más de 75 personas. Cuenta con tres líneas de negocios: estimulación hidráulica y coiled tubing; field management y monitoreo de pozos con fibra óptica; y tecnologías multi-stage de completación de pozos.
A la fecha, EcoStim ha logrado un buen posicionamiento y trabajado con los mayores productores de hidrocarburos de la industria petrolera argentina. ©

Compartir