De Zavaleta: “Hay que diversificar la matriz energética para quitarle presión al gas”

Entrevista con el presidente del Instituto Petroquímico Argentino

El ejecutivo señaló que el Gobierno debería poner en marcha una serie de medidas para ‘oxigenar’ la participación del fluido -principal insumo de la industria petroquímica- en la producción de energía primaria del país (representa un 50% del total). Indicó, además, que durante el invierno el sector trabajó, en promedio, al 50% de la capacidad máxima de producción.

A pesar de las pérdidas económicas provocadas por la menor producción  registrada durante los meses de frío, más complicado para la industria fue asumir que tendrá problemas energéticos durante los próximos años.

Las razones de la falta de gas ya no se pueden explicar por fenómenos coyunturales sino que hay que buscarlas en la estructura del sistema energético.

Con esa premisa en mano, Jorge De Zavaleta, presidente del Instituto Petroquímico Argentino (IPA), sugiere una batería de propuestas para fortalecer la oferta local de gas, petróleo y electricidad, un requisito esencial para fomentar el desarrollo de una industria de capital intensivo como la petroquímica.

“Para garantizar un mediano-largo plazo sustentable del sector petroquímico el Gobierno debería trabajar en varios frentes. A saber: tratar de diversificar la matriz energética para quitarle presión al gas natural fundamentalmente y concientizar a la población sobre la importancia de usar eficientemente los recursos energéticos”, comentó el ejecutivo a Revista Petroquímica, Petróleo, Gas & Química.

A su entender, además es necesario que el Estado “defina un proceso de sinceramiento de tarifas energéticas tomando especial cuidado de proteger aquellos sectores de menores recursos que no podrían soportar un aumento de las facturas”.

¿Qué conclusiones saca del año que está terminando para la industria petroquímica?, preguntamos al directivo.

Si hablamos de la demanda de productos podemos decir que fue buena, en consonancia con la evolución de la economía en general de la Argentina. Todas las empresas petroquímicas sufrieron en mayor o menor medida los cortes de suministro de gas natural y de insumos petroquímicos prevenientes del fluido que afectaron la producción de productos de mayo a setiembre.

El ejercicio que termina en diciembre arroja como positivo que la demanda de productos químicos-petroquímicos continúa muy bien. Como saldo negativo sobresalen los recurrentes cortes de gas natural que afectan en forma muy importante al sector. Ya he dicho en otras oportunidades que una industria intensiva en capital como la petroquímica necesita trabajar a buen ritmo los 12 meses del año.

¿Cuáles son las principales preocupaciones de la industria en la Argentina y a nivel internacional? 

A nivel internacional la demanda de productos petroquímicos continúa muy fuerte, empujada por los crecimientos muy altos de los PIB de China e India. En el mercado global preocupan la evolución del precio del petróleo (aunque parece estabilizado en la franja de los u$s 70-80 por barril) y las producciones a venir de los países árabes, especialmente Iran y Arabia Saudita, que con precios de materias primas muy bajas pueden influir en los precios que se transan los productos petroquímicos en el mundo.

A nivel local, la gran preocupación es el suministro confiable de energéticos.

¿Qué medidas deberían instrumentarse para apuntalar el mediano y largo plazo?

Para garantizar un mediano-largo plazo sustentable del sector petroquímico el Gobierno debería trabajar en varios frentes. A saber: tratar de diversificar la matriz energética para quitarle presión al gas natural fundamentalmente; trabajar con la población para que se entienda que se debe tener un uso eficiente de los recursos energéticos; tratar de definir un proceso de sinceramiento de tarifas energéticas tomando especial cuidado de proteger aquellos sectores de menores recursos que no podrían soportar un aumento de las facturas; impulsar los proyectos de Refinación Plus, Petróleo Plus, Energía Plus y Gas Plus que permitan las inversiones necesarias para incrementar la oferta de energéticos al mercado; y dar certeza jurídica a los contratos firmados.

¿Cuánto afectaron a la producción petroquímica los cortes de gas registrados en el invierno? 

Durante el invierno se trabajó en promedio al 50% de los valores máximos de producción. De ahí que estamos incursionando en algunos proyectos para minimizar el impacto de los cortes de gas natural.

¿Qué evaluación realiza del escenario energético?

El país necesita una política energética a largo plazo. Estamos atrasados porque tendríamos que haberla definido hace 30 años. Precisamos construir plantas nucleares, represas como Garabí, y con un suministro menos dependiente del gas y del petróleo. Después del descubrimiento de Loma La Lata la Argentina creyó que era Qatar o Arabia Saudita y exportó gas a Chile sin suficientes reservas. El Estado tiene que planificar a largo plazo.

¿Cuál es su análisis de la situación de precios del sector energético? 

Es un problema serio porque lo que produce el sistema energético no es remunerado. Es decir, si el costo de generación eléctrica es $ 100 y el residencial paga $ 15 estamos en un aprieto. No sólo estamos cortos en lo físico (porque falta oferta) sino que también nos preocupa que el sistema no sea sustentable a largo plazo porque no es rentable. Por tarifas se recauda un 50% de los costos, ya que  el Estado debe pagar la otra mitad. Así, por la falta de atractivos la inversión recae en el Estado.

Compartir