Gracias a una innovación en el rubro de la nanotecnología

Crean en Bariloche un sistema más limpio y eficiente para separar hidrocarburos

El nuevo método eleva los niveles de seguridad en el proceso de separación, además de tornarlo más amigable con el medio ambiente. Ideado por la empresa LiZys, del físico Roberto Zysler, se desarrollará comercialmente a partir de una unión transitoria entre esa firma y la proveedora de servicios ambientales BC.

Edición impresa № 321| Junio - Julio 2016

 

La empresa barilochense LiZys diseñó un sistema para mejorar los estándares de eficiencia, seguridad y cuidado ambiental dentro de la industria petrolera. El desarrollo se basa en la creación de un compuesto capaz de fijar los hidrocarburos para que sean retirados magnéticamente durante su proceso de separación del agua.
Este avance nanotecnológico no sólo permite separar el petróleo de manera más rápida, sino que también brinda la posibilidad de reutilizar el agua, ya sea para devolverla a su destino de procedencia, emplearla en otras actividades o incluso destinarla al consumo humano.
Convencionalmente, la separación hidrocarburífera se lleva a cabo mediante un proceso de decantación a través de piletones que puede demandar un tiempo considerable. “La idea es agilizar y hacer mucho más eficiente este método en función del uso de nanopartículas. Así, en lugar de esperar largas horas (o incluso días), la tarea puede resolverse en cuestión de minutos”, explicó el físico Roberto Zysler, presidente de LiZys.

Zysler: “La separación hidrocarburífera se lleva a cabo mediante un proceso de decantación a través de piletones que puede demorar un tiempo considerable. Con este nuevo sistema, en lugar de demandar largas horas (o incluso días) la tarea puede resolverse en minutos”

 

El agua que se separa del petróleo suele reinyectarse a las formaciones para realizar una recuperación secundaria de los hidrocarburos o para su disposición final. Gracias al nuevo sistema, el recurso hídrico podrá reutilizarse en una amplia gama de aplicaciones.
A fin de llevar el proyecto a su etapa comercial, LiZys se asoció con BC, una firma especializada en trabajos de remediación ambiental (entre los que figura la limpieza de las piletas utilizadas para la decantación).
Según Zysler, fue el secretario de Ciencia y Tecnología de Río Negro, Hugo Josserme, quien actuó de nexo entre las dos empresas. “Puede decirse que unió dos propuestas que, a priori, parecían lejanas”, aseguró.
En efecto, ambas organizaciones hoy conforman una unión transitoria que tiene como principales objetivos atraer inversores, consolidar una cartera de clientes y ampliar sus conocimientos técnicos.

De Bariloche al mundo

Fundada en 2014, en Bariloche, LiZys es una empresa de nanotecnología que desarrolla y fabrica nanopartículas magnéticas funcionalizadas con un enfoque estratégico para su utilización en empresas de bio-nanotecnología y centros de investigación.
Según la organización, los altos estándares de calidad de sus productos le permiten ofrecer nanopartículas de tamaño controlado y de muy baja dispersión en la distribución de tamaño. La firma se especializa en recubrimientos tanto hidrofílicos como hidrofóbicos que pueden cubrir las necesidades de distintos clientes en el ámbito del desarrollo biotecnológico y la investigación.
Además de comprometerse a proporcionar productos de nanopartículas con la más alta calidad y el precio más competitivo, LiZys vela por el cuidado del medio ambiente a partir de un sistema de trabajo “eco-friendly” y de la instrumentación de tecnología apta para reducir significativamente la contaminación.
Proveedora de servicios de saneamiento de ambientes contaminados y recuperación de suelos impactados por la actividad hidrocarburífera, BC también tiene su sede en la ciudad rionegrina de San Carlos de Bariloche. La empresa realiza labores de remediación in situ y ex situ, control y limpieza de derrames de productos derivados de la industria petrolera, entre otras prestaciones.

A fin de llevar el proyecto a su etapa comercial, LiZys se asoció con BC. Ambas organizaciones hoy conforman una unión transitoria que tiene como principales objetivos atraer inversores, consolidar una cartera de clientes y ampliar sus conocimientos técnicos.

 

Apoyo estatal

A fines del año pasado, LiZys fue una de las firmas participantes en el cierre de la “Plataforma Nanopymes”, programa de fortalecimiento competitivo y creación de empleos que coordina la Dirección Nacional de Relaciones Internacionales del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva.
La iniciativa, que financian el Estado nacional y la Unión Europea (UE), se sustenta en el valor de la nanotecnología para la producción económica por su doble capacidad de optimizar las formas de producción existentes, por un lado, y crear nuevas industrias y productos con potencial para afrontar diversos retos sociales, por otro. La cosmética, las terapias médicas, los biocombustibles, los productos descontaminantes, los envases inteligentes y el desarrollo de superficies inteligentes figuran entre sus principales áreas de interés.
La “Plataforma Nano-pymes” cuenta con una financiación de 19,6 millones de euros. De ese monto total, la UE aporta 9,8 millones, mientras que la Argentina desembolsa los 9,8 millones restantes.
Entre 2011 y 2015, el programa significó la creación de 18 proyectos regionales integrados (es decir, de modelo público-privado) y orientados a desarrollar aplicaciones micro y nanotecnológicas. Vale destacar que LiZys estuvo a cargo de uno de ellos.
Estos 18 emprendimientos regionales recibieron fondos por 2.229.700 de euros. En promedio, éstos incrementaron sus exportaciones en un 88% (en términos reales), lo que posibilitó –a la vez– su internacionalización.
Adicionalmente, este apoyo estatal permitió la incorporación de 44 organizaciones empresariales de pequeña y mediana envergadura al sector de micro y nanotecnología. Estas Pymes locales se dedican exclusivamente al desarrollo de nuevos productos y servicios productivos. ©

 

Compartir