“Con este tipo de cambio la petroquímica local aún tiene una buena competitividad”

Entrevista con Jorge De Zavaleta, presidente del Instituto Petroquímico Argentino

Más allá de la devaluación que en los últimos tiempos vienen experimentando el dólar y el real, Jorge De Zavaleta, titular del Instituto Petroquímico Argentino, considera que las empresas del segmento atraviesan un buen momento. Las dificultades, en cambio, son el abastecimiento energético y de materias primas en general.

A pesar de los inconvenientes relacionados con el tipo de cambio y el suministro energético, en líneas generales las empresas petroquímicas que operan en el país se encuentran atravesando un buen momento. Así lo cree Jorge De Zavaleta, presidente del Instituto Petroquímico Argentino (IPA). “El mercado local está bastante bien. El sector está produciendo al tope de su capacidad”, aseguró el directivo en diálogo con Revista Petroquímica, Petróleo, Gas & Química.

En materia de productos químicos y petroquímicos, Brasil presenta un déficit en su balanza comercial muy significativo, que el mes pasado rondó los 4.000 millones de dólares. “En la Argentina, en cambio, el déficit es bajo y manejable: oscila en torno a los u$s 1.000 millones, pero en todo el año. A diferencia de lo que ocurre aquí, el desfasaje entre oferta y demanda en el mercado brasileño es muy grande, ya que compran mucho más de lo que producen”, comparó.

En ese sentido, y teniendo en cuenta la devaluación que experimentó el real en los últimos días, afirmó que antes que la petroquímica hay otras industrias locales que deberían preocuparse al respecto. “Nosotros todavía contamos con una buena competitividad con este tipo de cambio”, manifestó.

Es cierto que, a su entender, hay algunos desafíos importantes por delante. “Pero eso ocurre en todos los segmentos y en todas las economías. En nuestro caso, lo esencial será encontrarle la vuelta al tema energético”, comentó.

En los picos de demanda el gas no alcanza para todos. “El consumo domiciliario tiene prioridad por sobre los otros y sólo queda administrar los volúmenes disponibles para la actividad industrial. Pero noto una buena predisposición por parte de las autoridades de la Secretaría de Energía y del Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) para hallarle una solución a esta limitación en lo inmediato”, señaló.

Antes y después

De acuerdo con De Zavaleta, la industria petroquímica no puede quedar desabastecida porque multiplica el valor de la energía. “Si se compara lo que cuestan el petróleo y el gas con lo que termina costando el producto petroquímico no quedan dudas de que el añadido de valor es muy grande”, destacó.

En su opinión, de cara al futuro la gran esperanza reside en el incipiente negocio del shale gas y el tight gas. “El gas no convencional, en cuyo desarrollo tenemos que trabajar mancomunadamente todas las industrias, significará un antes y un después en la historia del mercado petroquímico argentino. Y la idea es que las enormes posibilidades que ofrecen estos recursos, que el país tendría en cantidad, se conviertan en una realidad lo más pronto posible”, sentenció.

A decir del directivo, en su gran mayoría las firmas del sector avizoran con confianza el futuro. “Lógicamente, la posibilidad de que se interrumpa el servicio genera algunas dudas. Nadie quiere pagar más por un abastecimiento inseguro. Por eso creo que despejar esa incertidumbre, tal como se prometió desde la Secretaría de Energía, será un paso adelante fundamental”, apuntó.

Según sus palabras, el IPA coincide con la visión que tiene el Ministerio de Industria, encabezado por Débora Giorgi, para el año 2020. “Deben volver las inversiones y hay que producir cada vez más. El gran desafío es revertir el balance comercial del rubro, que hoy es negativo, y elevar marcadamente la actual tasa de producción”, proyectó.

Blindaje gasífero

Para De Zavaleta, es probable que el sector petroquímico pueda multiplicar por dos o por tres su capacidad de oferta, pero la llave para lograr esa expansión la tienen los recursos hidrocarburíferos no convencionales. “Si los explotamos inteligentemente tendremos crudo y gas natural para rato. Sólo es cuestión de organizarnos y no estamos muy lejos de ello. No es que falta todo por hacer ni mucho menos”, afirmó.

En esa dirección, resaltó que los mecanismos para favorecer su extracción ya existen, como es el caso de los programas Gas Plus y Petróleo Plus. “Y estamos esperando que se concreten las promesas del secretario de Energía, Daniel Cameron, acerca de blindar el mercado gasífero para que no se produzcan interrupciones en el suministro. Nosotros adherimos a esa propuesta, que en estos momentos se encuentra en etapa de diseño, y sabemos que no tiene una fácil instrumentación por delante, por lo que seremos pacientes. De ese modo podremos catalizar un montón de esfuerzos de la industria”,
se ilusionó.

Compartir