Completan fracturas hidráulicas en tiempo récord

Con el propósito de hacer rentable un antiguo yacimiento en Río Negro

La petrolera Madalena Energy completó en menos de ocho horas una docena de etapas de fracturación en un pozo horizontal de más de 1.000 metros, dentro del yacimiento rionegrino Puesto Morales. Se trata de la operación de fracking más velozmente ejecutada a nivel local.

Madalena Energy Argentina acaba de ejecutar con éxito una perforación que sienta un favorable precedente a la hora de optimizar los tiempos de trabajo en un segmento obsesionado por reducir sus costos operativos.

Gracias a la instrumentación de una innovación tecnológica conocida como “sistema de packers”, la petrolera de origen canadiense completó en un lapso de menos de ocho horas unas 12 etapas de fracturas en “PMS-1135(h)”, un pozo horizontal de 1.095 metros de extensión que se localiza dentro del yacimiento Puesto Morales, en Río Negro.

A decir de Ruy Riavitz, Country Manager de la firma en el país, la tecnología utilizada ya había sido eficientemente probada en Canadá con el fin de promover la viabilidad económica de formaciones de baja permeabilidad. “Realmente fue todo un desafío llevar a cabo esta operación a nivel local. Debe destacarse, en ese sentido, la optimización de su entubación, efectuada en 5,5″, y la consecuente eliminación de la cañería intermedia”, subrayó el directivo.

Por estos días, detalló, el pozo está ensayando por surgencia natural un caudal de 860 barriles de petróleo equivalente por día (unos 460 de crudo y los 400 restantes de gas) a través de un orificio de 16 milímetros y 530 libras por pulgada (psi, por sus siglas en inglés) en boca por casing de 5,5″.

“De todos modos, todavía se encuentra en proceso de limpieza del agua vertida durante la etapa de fracturación, y los caudales y presiones aún no están estabilizados, por lo que estos datos son provisorios”, aclaró.

En cuanto a la profundidad total alcanzada, indicó que se sitúa en unos 2.600 metros. “La extensión horizontal llega aproximadamente a los 1.095 metros en la formación Loma Montosa, que fue terminada con tecnología de ‘packers’ a pozo abierto”, remarcó.

Riavitz //
“La tecnología utilizada por Madalena en Río Negro ya había sido eficientemente probada en Canadá con el fin de promover la viabilidad económica de formaciones de baja permeabilidad”
Pozo neuquino

Además de completar  en tiempo récord la perforación “PMS-1135(h)” en Río Negro, Madalena también terminó el pozo horizontal “CAN-16(h)”, ubicado en el yacimiento Coirón Amargo Norte, en la provincia de Neuquén. La compañía cuenta con un 35% de participación en la explotación del bloque, a través de la Unión Transitoria de Empresas (UTE) que la vincula con Roch (que oficia de operadora), Apco Argentina y la provincial Gas y Petróleo del Neuquén (GyP Nqn).

Según informó Riavitz, el pozo tiene una profundidad total de 4.214 metros, con una sección horizontal de 1.011 metros dentro de la formación Sierras Blancas.

“Los ensayos de producción, iniciados a mediados de marzo, arrojaron inicialmente caudales surgentes de 600 barriles equivalentes de petróleo por día, de los cuales 480 barriles corresponden a crudo y 120 a gas, con una presión en boca actual de 1.400 psi y un corte de agua del 15%”, puntualizó.
En la actualidad, Madalena Energy Argentina dispone de derechos de exploración y explotación sobre 950.000 acres a lo largo de cinco provincias argentinas y tiene en su foco la delineación de los recursos no convencionales en formaciones como Vaca Muerta, Agrio Inferior, Loma Montosa y Mulichinco, al mismo tiempo que continúa consolidando su producción de base convencional.

“Somos una organización que, a pesar de su tamaño, mantiene una actitud agresiva en materia de exploración. Tenemos que afrontar el enorme reto de poner en valor todo lo que estamos estudiando, y para ello deberemos ser altamente eficientes. Contamos con un equipo técnico de mucha experiencia en el desarrollo de los recursos no convencionales en Canadá y conocemos la tecnología necesaria”, aseveró Riavitz.

Enfoque novedoso

Presente en Vaca Muerta desde 2007, Madalena identificó dos grandes tipos de emprendimientos a lo largo de su extensa superficie. Por un lado, el importante shale no convencional. Por otro, la posibilidad de desarrollar proyectos en los que la formación se halla naturalmente fracturada (los cuales serían entendidos como convencionales, a pesar de estar entrampados en un shale).

“Al decir Vaca Muerta, por lo general se piensa automáticamente en el shale. De hecho, la formación es conocida en todo el mundo como un gigantesco reservorio no convencional, generalmente comparado con las extensiones productivas de shale de Eagleford y Bakken en América del Norte. Pero nuestros especialistas técnicos y de operaciones van más allá, y destacan la oportunidad de extraer petróleo tanto por métodos convencionales como no convencionales”, sostuvo Riavitz.

Según su enfoque, el shale regional en Vaca Muerta del que todos hablan tendrá que ser desarrollado mediante pozos horizontales con tecnología de fracturas de múltiples etapas, o mediante fracturas de múltiples etapas en pozos verticales. “Pero también hay otros proyectos –que podrían darse en toda su extensión– que albergan petróleo en fisuras naturales, de fácil extracción y mayor rentabilidad”, agregó.

En definitiva, el shale en Vaca Muerta sería un premio masivo dentro de la cuenca Neuquina, pero la llave a él estribará en tener la superficie correcta dentro de las ventanas de maduración. “Y la economicidad de los diferentes proyectos no convencionales dependerá de la ventana de maduración en la que se encuentren, además del contenido orgánico, las profundidades, los costos para ejecutar y los precios de productos básicos disponibles”, completó. ℗

Compartir