Renuevan la concesión de un histórico yacimiento en Chubut

Capsa prorrogó su control sobre Diadema

Con el visto bueno del gobernador Mario Das Neves, Capsa prorrogó su control sobre Diadema, al norte de Comodoro Rivadavia. La idea de la firma es sostener los 1.200 puestos de trabajo y producir unos 1.900 metros cúbicos diarios de crudo.

Capsa llegó a un acuerdo con el Gobierno de Chubut para renovar su contrato de concesión en Diadema, donde está presente desde hace un siglo. En el histórico yacimiento, ubicado al norte de Comodoro Rivadavia, efectivizará un plan de inversión destinado a sostener el empleo y la producción.
En un reciente encuentro del que participaron el gobernador, Mario Das Neves; el vicegobernador, Mariano Arcioni; el viceintendente de Comodoro Rivadavia, Juan Pablo Luque; el secretario general del Sindicato del Petróleo y Gas Privado del Chubut, Jorge Ávila, y el secretario adjunto del Sindicato del Personal Jerárquico y Profesional del Petróleo y Gas Privados de la Patagonia Austral, Luis Villegas, las autoridades de Capsa se comprometieron a mantener la totalidad de los 1.200 trabajadores que se desempeñan en el área y a generar un promedio de 1.900 metros cúbicos (m³) diarios de crudo durante esta temporada.
La empresa, que viene de aumentar su producción anual un 5% y tiene a su cargo unos 490 pozos productores, recibió las felicitaciones del mandatario provincial. “En un año duro, la firma siguió trabajando y conservando sus fuentes de trabajo. Así como hay operadoras que no pueden estar más en Chubut, porque no les creemos nada de sus propuestas, hay otras, como Capsa, en la que confiamos y reconocemos todo su esfuerzo”, resaltó Das Neves.
En la misma frecuencia se manifestó el ministro de Hidrocarburos, Sergio Bohe. “La renovación del contrato de Capsa implica la ratificación de los compromisos de inversión por parte de la petrolera y el sostenimiento de la paz social. Asimismo, por parte del Gobierno provincial y el municipio significa un reconocimiento a este grupo nacional, considerado uno de los más eficientes de toda la cuenca del Golfo San Jorge”, destacó el funcionario.

Búsqueda de consenso

Hasta hace dos años, Capsa tributaba en Chubut bajo el Código Minero, ya que se había hecho cargo de Diadema medio siglo antes de la sanción de la vieja Ley Nacional de Hidrocarburos.
Bajo la gobernación de Martín Buzzi, en 2015, la empresa aceptó adecuarse a la Ley Provincial de Hidrocarburos sancionada en diciembre de 2012 y así elevar sustancialmente su pago de regalías.
Desde la compañía explicaron que una de las características de Capsa es justamente su búsqueda de consenso con las autoridades, las firmas contratistas y los trabajadores. “El acuerdo con la provincia es fruto de un trabajo basado en el diálogo y la honestidad, defendiendo nuestra posición, pero buscando un punto que nos acerque al objetivo en común”, señalaron.
Para los directivos de Capsa, Diadema es un yacimiento cuyo desarrollo requiere el respaldo de fuertes inversiones y la implementación de tecnología de punta en materia de recuperación secundaria y terciara. “Pero también sabemos que por encima de eso están el trabajo y el reconocimiento de nuestros contratistas y empleados”, señalaron. ©


Una larga historia

El nacimiento de Diadema como localidad data de 1912, cuando se inauguró la estación de tren homónima. Las primeras labores de
desarrollo petrolero en el área se registraron en 1921, de la mano de Royal Dutch Shell, que al año siguiente adquirió la denominación de Shell Argentina Oil Company (SOC Argentina). Las perforaciones iniciales se realizaron mediante el sistema de percusión.
A fines de 1927 trabajaban en el yacimiento unos 443 operarios. Paulatinamente, el campamento se volvió un pequeño pueblo organizado, con instalaciones administrativas, comerciales y sanitarias de relativa envergadura. En la década del 30, la infraestructura creció a partir de una escuela y un club deportivo.
Un gran hito hidrocarburífero se dio en 1955, cuando el área fue sede de un pozo exploratorio de 3.872 metros, el más profundo que se había practicado hasta entonces en la cuenca del Golfo San Jorge.
En la actualidad, Capsa no sólo controla la extracción petrolera de Diadema, sino que también posee una planta experimental de hidrógeno y oxígeno, y un parque eólico en la localidad. Por estos días, además, la compañía está avanzando en la obtención de los permisos necesarios para montar un segundo complejo aerogenerador.


Compartir